La celosa de sí misma: 153

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 153 de 153
La celosa de sí misma Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Don Sebastián, pues lo ordena
               el cielo ansí, ¿qué remedio?

SEBASTIÁN:

               Tener envidia y paciencia...

LUIS:

               Ya que yo no merecí
               ser su esposo, pues se emplea
               en mi primo, consolado
               con vos, mis amores cesan.

SEBASTIÁN:

               Don Jerónimo ha de ser,
               Ángela, tu esposo.

ÁNGELA:

               Sea,
               pues no puede don Melchor.

SANTILLANA:

               Y Santillana se queda
               por escudero de casa.

VENTURA:

               Quiñones, tus tocas vengan
               a ser manteles de boda;
               pondráte mi amor la mesa.

MELCHOR:

               Daréos los dos mil escudos,
               si os casáis.

QUIÑONES:

               ¡Enhorabuena!

VENTURA:

               Sacaréte de pecado
               cuando te saque de dueña.

MAGDALENA:

               Ya, señores, no seré
               la celosa de mí mesma.

MELCHOR:

               Ni Tirso estará quejoso,
               si os agrada esta comedia.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<