La de los ojos color de uva: 04

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
III
La de los ojos color de uva de Felipe Trigo
IV
V
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


IV


Bajó y se sentó en el comedor a la mesita donde ya le aguardaba el joven de Palencia.

— ¡Hola, Ricardito!

— ¡Hola, Román!

Se repartieron la tortilla.

— Ya, ya le vi a usted esta mañana muy amartelado con Ladi, ¿eh?... ¡Sea enhorabuena!

— ¡Cómo enhorabuena! ¿Por qué? — preguntó Ricardo alarmado por su secreto tan pronto descubierto.

— ¡Toma! ¡Por qué!... Pues... por la niña. ¡Paréceme que va a haber boda este invierno en la corte!

Ricardo se puso pálido, un poco de temor, un mucho de alegría.

— ¡Hombre, no, Román! — cortó—. Esa señorita y yo..., no somos más que amigos... ¡buenos amigos!

Román soltó la carcajada.

— ¡Y tan amigos, lo creo! ¡Nadie le dice a usted que fuesen enemigos!... Sólo que apostaría yo a que desde hoy..., han pasado a más. ¡No!, ¿sabe? ¡No se inquiete!...; ella lo niega también, ¡qué caramba!...; pero cuando usted la dejó viniéndose a casa sin saber que ellas desde la suya volvieron al nada a Suiza..., ¿o es que le prohibió a usted concurrir por Lorenza?... Cuando volvió...

— Pero..., ¿qué Lorenza ni qué diablo de visiones cuenta usted?...

— ¡Caracoles, amigo Ricardo, que se las trae usted... y nada es tran extraño que le haya hecho tener celos a la chica..., o a las chicas!... Bueno, pues decía que se volvieron a Suiza y que allí tuvo Ladi un aparte con León..., tan triste, el aparte, ¡vive Dios!... que más triste León, todavía, se nos larga esta misma tarde a Madrid o al infierno!

Ricardo se quedó suspenso, con los ojos muy abiertos, la cuchara en el aire.

— ¿Se va León?

— ¡Se va! Mejor dicho, se habrá ido a estas horas... ¡León vencido y... con la cola entre las piernas!

Estuvo Ricardo a punto de confidenciarse plenamente con Román. Aquella fuga del aparatoso y elegante pretendiente chasqueado dábale la gran medida del cariño de su Ladi. León Rivalta, que usaba a todo trapo coronas de vizconde en los gemelos, en el medallón del reloj, decíase aquí que estaba arruinado...; pero Ricardo sabía a qué atenerse con respecto a las ruinas de los grandes — y más arruinado en todo caso estaba él... con sus cuarenta duretes mensuales... Si todo esto no era un triunfo...

Sino que se contuvo; supo recobrar la pose de importancia que desde que llegó a Salinas le prestaba El Liberal, y se tragó la alegría, preguntando en variación displicente:

— Bravo, amigo Román... y ¿usted se marcha pronto a Palencia?

Tuvo que sonreír. Había pronunciado a Palencia con un aire de superioridad, de protección, como si él, en vez de haber nacido en Miajadas, hubiese nacido en Londres, o al menos en El Liberal... como le dijo por feliz aturdimiento a Rivalta.