La devoción de la Cruz: 025

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 025 de 142
La devoción de la Cruz Jornada I Pedro Calderón de la Barca


JULIA

Como aqueso contra mí
hará mi estrella cruel.
Yo, (¡ay de mí!), cuando le vía
el cuidado con que andaba,
pensé que lo sospechaba,
pero no que lo sabía.
Llegó a mí descolorido,
y entre apacible y airado,
me dijo que había jugado,
Arminda, y que había perdido,
que una joya le prestase
para volver a jugar:
por presto que la iba a dar,
no aguardó a que la sacase.
Tomó él la llave, y abrió
con una cólera inquieta,
y en la primera naveta
con los papeles topó.
Miróme y volvió a cerrar,
y sin decir nada, ¡ay Dios!,
buscó a mi padre, y los dos
(¿quién duda para tratar
mi muerte?) gran rato hablaron
cerrados en su aposento.
Salieron, y hacia el convento
los dos sus pasos guiaron,
según Octavio me dijo.
Y si lo que está tratado,
ya mi padre ha efetuado,
con justa causa me aflijo;
porque si de aquesta suerte,
que olvide a Eusebio desea,
antes que monja me vea,
yo misma me daré muerte.


La devoción de la Cruz de Calderón

Elenco - Acto I - Acto II - Acto III