La discordia en los casados: 023

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 023 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


y salgan OTÓN y PINABELO
OTÓN:

               A mí no me parece tan seguro,
               por ser fuerte remedio, Pinabelo.

PINABELO:

               Los que han de ser para tan graves males,
               ¿cómo podrán curarlos sin ser fuertes?
               Duélete de la sangre que engendraste,
               porque si goza el rey a la duquesa,
               no tienes hijo que amanezca vivo.

OTÓN:

               Yo quiero hacer tu gusto.

PINABELO:

               Y yo procuro
               remedio a nuestra vida el más seguro.

OTÓN:

               Cuéntame, pues, el modo de esta muerte.

PINABELO:

               Yo lo tengo trazado de esta suerte.
               Fabricaré en la plaza de palacio
               un arco insigne que en madera y lienzo
               imita la pintura al bronce y mármol,
               engañando la vista desde lejos.
               Levántanse en cuadrados pedestales
               seis columnas hermosas, de a cincuenta
               pies desde el zoco de la basa a lo alto
               de la cornisa, atando el arquitrabe,
               triso y triglifo el orden, que se arrima
               a los extremos de las dos paredes
               por donde se entra en la famosa plaza.
               Encima de los claros de los arcos,
               en unos vanos forma de ventanas,
               se ven varios retratos de los duques
               que gobernaron la dichosa Cleves.


La discordia en los casados de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III