La discordia en los casados: 024

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 024 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


PINABELO:

               Tras el orden que digo se levanta
               otro con no menor gracia y belleza
               adonde se relievan seis pilastras
               con sus ventanas a nivel, que tienen
               los reyes felicísimos de Frisia,
               todos con sus laureles y epigramas.
               En medio está la singular Elena,
               de quien el alma de tu hijo es Troya,
               y a su lado ¡ay de mí!, como su esposo,
               el rey Albano con doradas armas,
               y entre los pies, por bélicos despojos,
               cabezas turcas y pendones varios
               de lisonjeros más que de contrarios.
               Aquí Leonido tiene tres mil hombres
               que, cubiertos de plumas y de galas,
               han de hacer salva al rey al tiempo que entre
               los arcabuces juntos disparando,
               en que el remedio de mi vida estriba,
               para que muera entonces y yo viva.

OTÓN:

               Pues ¿cómo piensas tan seguramente
               quitar la vida a Albano?

PINABELO:

               Si en la salva,
               entre el humo confuso de la pólvora,
               vuela una bala que le apunta al pecho,
               ¿quién podrá conocer al que lo ha hecho?

OTÓN:

               Bien dices; no será la vez primera
               que se hayan muerto ilustres capitanes
               que la Fortuna perdono en la guerra
               y en la paz de la salva hallo la envidia
               lugar para rendir su gloria al suelo.


La discordia en los casados de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III