La discordia en los casados (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La discordia en los casados.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 133
La discordia en los casados Félix Lope de Vega y Carpio


La discordia en los casados

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 


ALBERTO
LEONIDO
OTÓN
PINABELO
AURELIO


ROSELO (Rosabelo)
ENRICO
El REY de Frisia, Albano
ROSABERTO, su hijo
ELENA, duquesa


OTAVIA, dama
CELIA, villana
AURORA, villana
PEROL, villano
SIRALBO, villano


CLENARDO
PÁNFILO
MÚSICOS
FABIO
SOLDADOS



|}


>>>

Escena I
Pág. 002 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen ALBERTO y LEONIDO
ALBERTO:

               Casaráse la Duquesa,
               Leonido, como es razón,
               que pese o no pese a Otón.

LEONIDO:

               Todos dicen que le pesa,
               y está a impedirlo dispuesto.

ALBERTO:

               ¿De qué le puede pesar
               a un hombre particular
               desinteresado en esto?

LEONIDO:

               El se debe de entender.

ALBERTO:

               Pues entenderáse mal;
               porque si ha de ser su igual,
               el rey de Frisia ha de ser.
               Esto conviene a su Estado
               y a nosotros un señor
               de real sangre y valor,
               y tan gallardo soldado,
               que no ha de salir Otón
               con desatinos tan grandes,
               si Alemania, Francia y Flandes
               ayudan su pretensión.

LEONIDO:

               No pienso yo que camina
               por darla a otro rey, pues creo
               que a diferente deseo
               los pensamientos inclina.
               Y es tan feo y desigual,
               que a decirle no me atrevo.


<<<
>>>

Pág. 003 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALBERTO:

               La ambición, Leonido, es cebo
               dulce, engañoso y mortal.
               ¿Qué quiere en Cleves Otón?

LEONIDO:

               Ser duque.

ALBERTO:

               Ni aun lo imagines.

LEONIDO:

               Pues, ¿a qué blancos o fines
               mirará su pretensión,
               si tiene un hijo mancebo,
               de la Duquesa galán?

ALBERTO:

               Si ellos de concierto están,
               yo cumpliré lo que debo
               al duque muerto y a mí
               con aventurar la vida.
Salen la Duquesa ELENA
y OTAVIA, dama

ELENA:

               De vuestro engaño advertida
               al desengaño salí.
               ¿Qué modo de hablar es ése,
               Leonido, en mis propios ojos?

LEONIDO:

               Tu daño y nuestros enojos,
               de que es razón que nos pese.
               ¿Al rey de Frisia es razón
               que se anteponga un vasallo
               y que después de llamallo
               su venida impida Otón?
               ¿Qué respuesta se ha de dar
               a un rey soldado y mancebo?


<<<
>>>

Pág. 004 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ELENA:

               Para mí, Leonido, es nuevo
               que Otón me quiera casar.
               Y si más lejos lo mira
               como en Francia, juzga mal.

LEONIDO:

               Sujeto más desigual
               murmuran; pero es mentira
               y odio que tienen a Otón
               de verle tan poderoso,
               que él es hombre generoso
               y envidias civiles son.
               Tú eres prudente y altiva;
               tu padre es muerto; esta tierra
               teme ocasiones de guerra,
               que en dueño vasallo estriba.
               Admite al rey, y harás cosa
               digna de tu nombre claro;
               que debajo de su amparo
               quedas segura y dichosa.
               Vuelve los ojos a ver
               cuántos daños al honor
               nacieron de un loco amor
               y un gobierno de mujer.
               Yo he dicho más que pensaba:
               a mi lealtad lo perdona.
               La condición, la persona
               del rey todo el mundo alaba.
               Él está cerca: yo voy,
               señora, a besar su mano.


Vase


<<<
>>>

Pág. 005 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ALBERTO:

               Ya parece intento vano,
               si en el mismo engaño estoy,
               despedir, duquesa, un rey.
               Tus grandes, con justo acuerdo
               de un voto prudente y cuerdo,
               siguiendo la antigua ley,
               guardada por la memoria
               de tiempo inmortal en Cleves,
               a quien dar crédito debes
               para conservar la gloria
               de tus heroicos pasados,
               un rey te dan por marido.
               Si algún vasallo atrevido
               quiere alterar tus estados
               con desigual ambición,
               no me tendrás de tu parte
               mientras Amor no te aparte
               de los consejos de Otón.
               Al rey de Frisia te han dado
               por marido; ése obedezco
               por señor, y así le ofrezco
               mi espada, deudos y Estado.
               Esto es seguir lo que es justo.
               Yo voy a besar su mano.

Vase


<<<
>>>

Pág. 006 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ELENA:

               ¿Qué es esto?

OTAVIA:

               Que algún villano
               quiere intentar tu disgusto,
               pensando en esta ocasión
               descomponer tu quietud.

ELENA:

               Creo lo de la virtud
               y de la lealtad de Otón;
               mas cuanto mi casamiento
               se va dilatando, Otavia,
               tanto el vulgo necio agravia
               su honor y mi pensamiento.
               Muriendo el duque me dijo
               que por padre me dejaba
               a Otón.

OTAVIA:

               ¡Bien seguro estaba
               de la ambición de su hijo!
               Pero suspende, señora,
               la plática.

ELENA:

               ¿Viene?
Salen OTÓN y PINABELO, su hijo.
Los dos hablan aparte

OTAVIA:

               Sí.

OTÓN:

               Otavia sola está aquí.

PINABELO:

               Bien puedes hablarla agora.


<<<
>>>

Pág. 007 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTÓN:

               Las nuevas te vengo a dar
               de que el rey viene y se acerca.

ELENA:

               ¿Qué dicen de verle cerca?

OTÓN:

               Que tú le has hecho llamar.

ELENA:

               No te pregunto si yo
               le he llamado, pues si él viene
               alguna licencia tiene,
               y quien pudo se la dió.
               Lo que se dice pregunto
               de venir el rey aquí.

OTÓN:

               Que viene a casarse.

ELENA:

               ¿Ansí?

OTÓN:

               Y yo lo sé en este punto,
               de que formo justo agravio,
               pues sin Otón no es razón
               que te hayas casado.

ELENA:

               Otón,
               tú eres hombre viejo y sabio:
               ya conoces las mujeres.
               Con serlo, es opinión mía
               que la más cuerda en un día
               tiene diez mil pareceres.
               A mí, con esta disculpa
               no tienes de qué culparme.

OTÓN:

               Debo, Señora, quejarme,
               si ya el quejarme no es culpa,
               del agravio que me has hecho.

ELENA:

               No estoy yo casada, Otón,
               sino puesta en la ocasión.


<<<
>>>

Pág. 008 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTÓN:

               Agora me has satisfecho.
               No diré yo que has negado.

ELENA:

               ¿Qué sacas de esta razón?

OTÓN:

               Que mujer y en la ocasión,
               haz cuenta que te has casado.
               ¡Y cuán mejor te estuviera
               casarte en tu tierra!

ELENA:

               ¿Aquí?
               Pues, ¿quién se igualara a mí
               ni a decirlo se atreviera?

OTÓN:

               ¿Quién? Yo, que tu sangre soy.

ELENA:

               Es de muy lejos.

OTÓN:

               No es,
               y más si el espejo ves
               en que imitándome estoy.
               ¿No pudiera Pinabelo,
               mi hijo, ser tu marido?
               ¿No es, como el rey, bien nacido
               y en quien deposita el cielo
               las virtudes que se ven?
               ¿No era mejor que un extraño
               que, por interés y engaño,
               te escribe y te quiere bien?
               ¿No era mejor que tuvieras
               un esclavo, y no marido?


<<<
>>>

Pág. 009 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ELENA:

               Calla, Otón, que vas perdido;
               ni pienso que hablas de veras.
               El dueño que he de tener
               no ha de ser menos que yo,
               que nunca se sujetó
               a su inferior la mujer.
               No quiero esclavo rendido,
               como a tu hijo has pintado,
               sino a quien pueda mi estado
               llamar señor; yo, marido.
               Si bien se ha de gobernar
               la mujer ha de tener,
               no quien sepa obedecer,
               sino quien sepa mandar.
               Si con dueños de valor
               somos terribles, quien tiene
               dueño que a mandarle viene
               ¿cómo guardará su honor?
               La cabeza es el marido;
               subir a lugar tan alto
               los pies era dar un salto
               muy loco y desvanecido.
               Mi cabeza más grandeza
               requiere, y pies no me des,
               porque nunca de los pies
               se hizo buena cabeza.

Vanse ELENA y OTAVIA


<<<
>>>

Pág. 010 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTÓN:

               ¿Qué te parece?

PINABELO:

               Que ha sido
               justo que así te haya hablado,
               que este desprecio ha causado
               la sombra de su marido.
               En virtud de que ya viene
               porque tú te descuidaste
               a la humildad que mostraste
               este atrevimiento tiene.
               ¿Acuerdas cuando casada
               con el rey de Frisia está
               y que por la posta ya
               anticipa su embajada,
               y te admiras que se atreva
               al respeto de tus canas?

OTÓN:

               De mis esperanzas vanas
               no quise intentar la prueba.
               Tarde hablé ya; mejor fuera,
               Pinabelo, haber callado.
               Un pecho determinado
               ¿qué respetos considera?
               Envidias nuestras han sido
               las que han tratado en sujeto
               que tenga tan breve efeto
               el dar a Elena marido.
               Pero venga en tan mal punto
               como yo se lo deseo,
               que de mi venganza creo
               que todo le viene junto.
               O me ha de costar la vida
               o no han de vivir en paz.


<<<
>>>

Pág. 011 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PINABELO:

               No hay cosa más pertinaz
               que una esperanza perdida.
               ¿De qué sirve que sustentes
               lo que no puede durar?

OTÓN:

               Los dos se podrán casar...

PINABELO:

               Pues, ¿qué te queda que intentes?

OTÓN:

               Eso déjamelo a mí,
               que si un año se gozaren,
               ni a la sucesión llegaren
               que pensé tener de ti,
               yo quedaré sin honor
               y sin vida quedaré.
Vase

PINABELO:

               Y yo, entre tanto, ¿qué haré,
               lleno de envidia y de amor?
               Que aunque mi padre prometa
               la venganza que procura,
               ¿qué importa a mi desventura
               si la duquesa le aceta?
               Que llegue la ejecución
               es lo que debo sentir,
               que no he menester vivir
               si toma el rey posesión.
               El estorbar que se casen
               es lo que me causa pena;
               que, una vez robada Elena,
               mas que mil Troyas se abrasen.


<<<
>>>

Pág. 012 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen el REY de Frisia y AURELIO,
ROSELO y ENRICO, caballeros galanes,
de plumas y bandas, botas y espuelas
REY:

               ¡Bravas postas!

AURELIO:

               No has corrido
               mejores caballos.

REY:

               Creo
               que he venido en mi deseo,
               con tanta furia he venido.
               Aquí es forzoso parar,
               aunque mi deseo no,
               porque adelante pasó
               luego que me vió llegar.

ROSELO:

               No porque faltan caballos
               paramos en esta aldea,
               mas porque más dulce sea
               tu presencia a tus vasallos.
               Que es bien que sepan que vienes,
               porque el esperar el bien
               suele aumentarle también.

REY:

               Ni amor ni cuidado tienes,
               ¡pesi a tal!, Roselo amigo:
               ¿qué rienda, aunque sea de honor,
               cuando va corriendo Amor
               tendrá su furia?

ROSELO:

               No digo
               que dilates la jornada;
               pero que sepan que llegas.
               No digan, señor, que ruegas.


<<<
>>>

Pág. 013 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



REY:

               Amor no repara en nada.
               A Elena vi, disfrazado,
               con aquel luto que hacía
               sombra al más hermoso día,
               eclipse al sol más dorado.
               Si la muerte da tal fruto
               entonces tuve por cierto
               que fuera bien ser el muerto
               por ser causa de aquel luto.
               Aunque luego me resiste
               de perderla con morir,
               el ver que es mejor vivir
               por gozar de quien le viste.
               ¿No has visto el sol, que la cara
               por algún nublado asoma,
               que lo negro el torno toma
               claridad de su luz clara?
               ¿No has visto una imagen bella
               que el ébano en la moldura
               hace mayor su blancura
               y que resplandece en ella?
               ¿No has visto un diamante fino
               que en el oro brilla y salta
               cuando de negro se esmalta
               con su resplandor divino?
               ¿No has visto luna menguante
               salir tarde a esclarecer
               la noche, o irse a poner,
               Venus hermosa, al Levante?
               ¿No has visto perla oriental
               en negro abalorio puesta
               o en lazos de saya honesta
               puntas de blanco cristal?
               Pues tal la duquesa hermosa
               con el luto parecía:
               imagen, diamante, día,
               sol, luna y perla preciosa.


<<<
>>>

Pág. 014 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ENRICO:

               ¿Verla una vez, gran señor,
               de seso te tiene ajeno?

REY:

               Sí, porque es la del veneno
               la condición del amor.
               Hay venenos dilatados
               que dan un mes de sosiego,
               y otros hay que matan luego
               sin poder ser reparados.
               Amor suele dar un mes
               y un año de dilación
               y, a veces, alma y razón
               pone en un punto a los pies.
               Yo estoy tal, que no encarezco
               lo que siento, porque sé
               que sin morir no podré.
Salen PEROL, CELIA, AURORA, SIRALBO,
y otros villanos y villanas y MÚSICOS
que traen un baile al REY

PEROL:

               Digo que a hablarle me ofrezco,
               aunque fuera el rey Herodes,
               cuantísimas que él nos avisa
               que es rey de bayeta o frisa.

CELIA:

               ¡Pardiez!, como tú le apodes
               con tu donaire, Perol,
               que esto bien sabes hacello,
               que no es mucho que por ello
               te mande poner al sol.


<<<
>>>

Pág. 015 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PEROL:

               ¿Traéis estudiada bien
               la danza?

AURORA:

               Si, por ventura,
               no nos turba la luz pura
               que en el rey los ojos ven.
               Son los reyes y el valor
               de sus partes siempre hermosas
               imágenes milagrosas
               que a solas causan temor.

SIRALBO:

               Bien dice Aurora, y yo digo
               que quien al rey ha de hablar
               primero lo ha de estudiar,
               so pena de su castigo.
{{Pt|PEROL:|
               La misma razón os ciega,
               y de que se huelga hay fama
               cualquier rey y cualquier dama
               que se turbe el que los ruega.
               Los dichos de vuestra danza
               es lo que habéis de historiar.

CELIA:

               ¿Mas que te manda azotar
               en el revés de la panza?

PEROL:

               Mande o no mande, yo voy.

REY:

               ¿Quién son éstos?

AURORA:

               Los villanos
               de esta aldea.

REY:

               Cortesanos
               son para mí desde hoy.
               Basta ser de la duquesa.


<<<
>>>

Pág. 016 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ROSELO:

               Una danza te han traído.

REY:

               Alegres me han recibido.

ROSELO:

               Es agüero.

REY:

               No me pesa.

PEROL:

               Sabiendo mueso lugar
               que es mueso rey su mercé
               entró en concejo, a la fe
               para alegrarle al pasar.
               Después de una buena bota
               hubo deferentes votos,
               y aun algunos alborotos,
               que el vino presto alborota,
               sobre qué fiesta se haría.
               Que le jugasen la chueca
               los mozos, Sancho Babieca,
               emberriñado, decía.
               Una soíza de moros,
               dijo el cura, y Juan Redondo
               le replicó muy orondo
               que le corriésemos toros.
               Blas de Pocasangre dijo
               que danza de espadas fuese
               y que el lugar la vistiese,
               porque es danante su hijo.
               Porfió Sancho de Cos
               que a su mercé presentasen
               el mayor puerco que hallasen,
               que hay hartos, gracias a Dios.


<<<
>>>

Pág. 017 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PEROL:

               "Baile ha de ser," dijo Bras,
               aunque tien barbas tan pocas,
               "todo de viejas sin tocas,
               que es baile de Satanás."
               Pero Juan Gil replicaba,
               y aun apostaba su buey,
               que se espantaría el rey
               si sin tocas las miraba.
               Mas dijo Antón de las Viñas
               que saliesen afeitadas,
               que sin tocas y enrubiadas
               pensaría que eran niñas.
               Sobre esto hubo tanta voz,
               que quedó determinado
               enviarle un ganso asado
               en una artesa de arroz.
               Mas, enojándose el Cura,
               una danza se estudió
               de estos zagales, que yo
               presento a su catadura.
               Oiga los dichos, que son
               de un hombre asaz sabio y cuerdo,
               Y si no diere atención
               lanzada de moro izquierdo
               le rebane el corazón.


<<<
>>>

Pág. 018 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



REY:

               Vos habéis muy bien propuesto
               la fiesta de este lugar.

PEROL:

               ¿Comenzarán a danzar?

REY:

               Sí.

PEROL:

               Pues, tocad, Pero Cesto.
Los MÚSICOS canten así,
y dos villanas o tres
bailan con otros tantos villanos

MÚSICOS:

                "Salen los albores
               del sole del día;
               huyen las estrellas;
               la noche se iba;
               esmalta las flores
               blanca argentería;
               lágrimas del alba
               como prata fina.
               Júntanse las aves
               en las fuentes fridas;
               canciones que cantan
               el rey las oía.
Baile
               Si te casas, zagala del prado,
               con los ojos del alma le mira,
               porque a veces las buenas caras
               encubren la alevosía."


<<<
>>>

Pág. 019 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Párense, y represente así CELIA
CELIA:

               Oíd los que estáis presentes:
               la Paz soy del casamiento.
               Al rey, que viene a casarse,
               parabién a darle vengo.
               Goce mi paz muchos años,
               como lo espero del cielo,
               con próspera sucesión
               que dure siglos eternos.
Bailen

MÚSICOS:

               "Bendiciones le daban al novio
               las zagalas de su pueblo;
               él será, si le alcanzan todas,
               el más dichoso del suelo."
Diga así un PASTOR

PASTOR:

               Advierte, Paz, que yo soy
               la Envidia del casamiento,
               porque de su posesión
               y mi desdicha la tengo.
               Lo que gana me fatiga,
               desháceme lo que pierdo,
               porque es mi definición
               pesarme del bien ajeno.


<<<
>>>

Pág. 020 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



SIRALBO:

               Contigo voy, que yo soy
               del casamiento los Celos.

CELIA:

               Pues ¿tú vienes a estas bodas?

SIRALBO:

               Sí, Paz, a estorbarte vengo.

AURORA:

               Pues, quedo, que también soy
               la Discordia, y hacer pienso
               más daño que todos juntos.

CELIA:

               Salido habéis del infierno,
               rompido habéis las prisiones,
               Envidia, Discordia y Celos;
               pero entre tales casados
               sacaréis poco provecho.

PASTOR:

               Yo haré que pueda mi envidia
               turbar la paz de su reino.

AURORA:

               Y yo haré con mi discordia
               su amor aborrecimiento.

SIRALBO:

               Y mis celos, ¿dormirán?
               no sabe el mundo mi fuego,
               si no soy de los casados,
               de su Troya son incendio.

CELIA:

               No alcanzaréis a esta Elena,
               pues con mi paz la defiendo,
               que yo, con estos listones,
               pondré en prisión vuestros cuellos,
               y así, atados con sus lazos,
               haré que este casamiento,
               aunque os pese por los ojos,
               dure en su paz y sosiego.


<<<
>>>

Pág. 021 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Con tres listones de color los enlace,
y baile así con ellos
MÚSICOS:

               "Quien sujeta con su cordura
               la Discordia, la Envidia y los Celos,
               gozará por largos años
               su dichoso casamiento."

REY:

               No pensé que labradores
               sabían cosas morales.

PEROL:

               Hay acá muchos zagales
               que tratan cosas mayores.

REY:

               ¿Quién esta danza compuso?
               que le quiero yo premiar.

PEROL:

               Vive fuera del lugar
               por no vivir con el uso.
               Es hombre que por no ver
               un hablador asentado;
               en el hacer licenciado
               y en el decir bachiller,
               vive dos leguas de aquí,
               y sólo viene a comprar
               mordazas para callar,
               que diz que le comple así.

REY:

               Pues, ¿no sabremos su nombre?

PEROL:

               Ya el nombre se le perdió.

REY:

               Llamalde, que quiero yo
               conocer y hablar ese hombre.


<<<
>>>

Pág. 022 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PEROL:

               No querrá venir, señor,
               que más quiere, por callar,
               andar fuera del lugar
               que dentro por hablador.

ROSELO:

               Los caballos han llegado.

REY:

               Llevadme esta fiesta allá.

PEROL:

               Zagales, el rey se va.

CELIA:

               ¿Qué os dió?

PEROL:

               Esperanza me ha dado,
               y diz que a la corte vamos,
               con la danza del aldea
               porque la reina la vea.

CELIA:

               Pardiez, que erremos no hagamos.

PEROL:

               Porque no han de danzar otros
               y danzas menos discretas.

CELIA:

               Hay allá muchos poetas
               y se reirán de nosotros.

AURORA:

               Mira que tu ingenio ofendes.

PEROL:

               Antes no quiero creer
               que haya quien pueda temer
               gozques, poetas y duendes.

CELIA:

               Causas me animan secretas.

AURORA:

               Yo lo tengo por muy llano.

PEROL:

               Más temo yo un cortesano
               que setecientos poetas.

Vanse todos,


<<<
>>>

Pág. 023 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



y salgan OTÓN y PINABELO
OTÓN:

               A mí no me parece tan seguro,
               por ser fuerte remedio, Pinabelo.

PINABELO:

               Los que han de ser para tan graves males,
               ¿cómo podrán curarlos sin ser fuertes?
               Duélete de la sangre que engendraste,
               porque si goza el rey a la duquesa,
               no tienes hijo que amanezca vivo.

OTÓN:

               Yo quiero hacer tu gusto.

PINABELO:

               Y yo procuro
               remedio a nuestra vida el más seguro.

OTÓN:

               Cuéntame, pues, el modo de esta muerte.

PINABELO:

               Yo lo tengo trazado de esta suerte.
               Fabricaré en la plaza de palacio
               un arco insigne que en madera y lienzo
               imita la pintura al bronce y mármol,
               engañando la vista desde lejos.
               Levántanse en cuadrados pedestales
               seis columnas hermosas, de a cincuenta
               pies desde el zoco de la basa a lo alto
               de la cornisa, atando el arquitrabe,
               triso y triglifo el orden, que se arrima
               a los extremos de las dos paredes
               por donde se entra en la famosa plaza.
               Encima de los claros de los arcos,
               en unos vanos forma de ventanas,
               se ven varios retratos de los duques
               que gobernaron la dichosa Cleves.


<<<
>>>

Pág. 024 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PINABELO:

               Tras el orden que digo se levanta
               otro con no menor gracia y belleza
               adonde se relievan seis pilastras
               con sus ventanas a nivel, que tienen
               los reyes felicísimos de Frisia,
               todos con sus laureles y epigramas.
               En medio está la singular Elena,
               de quien el alma de tu hijo es Troya,
               y a su lado ¡ay de mí!, como su esposo,
               el rey Albano con doradas armas,
               y entre los pies, por bélicos despojos,
               cabezas turcas y pendones varios
               de lisonjeros más que de contrarios.
               Aquí Leonido tiene tres mil hombres
               que, cubiertos de plumas y de galas,
               han de hacer salva al rey al tiempo que entre
               los arcabuces juntos disparando,
               en que el remedio de mi vida estriba,
               para que muera entonces y yo viva.

OTÓN:

               Pues ¿cómo piensas tan seguramente
               quitar la vida a Albano?

PINABELO:

               Si en la salva,
               entre el humo confuso de la pólvora,
               vuela una bala que le apunta al pecho,
               ¿quién podrá conocer al que lo ha hecho?

OTÓN:

               Bien dices; no será la vez primera
               que se hayan muerto ilustres capitanes
               que la Fortuna perdono en la guerra
               y en la paz de la salva hallo la envidia
               lugar para rendir su gloria al suelo.


<<<
>>>

Pág. 025 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PINABELO:

               En esto vengo yo determinado

OTÓN:

               Advierte que te pongas donde seas
               visto de todos.

PINABELO:

               Éstas son las cajas
               con que Leonido sale a recibirle.

OTÓN:

               ¿Y de quién te has fiado?

PINABELO:

               De un criado
               que entre ellos viene en forma de soldado.
Salen con cajas y banderas,
SOLDADOS con arcabuces
y LEONIDO, capitán, detrás

LEONIDO:

               Vayan, señores soldados,
               con aqueste advertimiento
               prevenidos y enseñados.

SOLDADO:

               A solo un recibimiento
               nos hacen venir cargados.

OTRO:

               Lleve el diablo la bandera
               y quien seguirla quisiera.

SOLDADO:

               Propia guerra de mujer.

OTRO:

               Si casarse lo ha de ser,
               no poca batalla espera.

SOLDADO:

               Arcabuces ha querido.


<<<
>>>

Pág. 026 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTRO:

               Téngolo por mal agüero
               para el señor su marido.

SOLDADO:

               Si es ruido lo primero,
               no le faltará rüido.

PINABELO:

               Escucha, Fabio.

FABIO:

               Aquí estoy
               con el cuidado que sabes.

LEONIDO:

               Marchen con buen orden hoy,
               lindos cuerpos, pasos graves.

SOLDADO:

               Sed llevo.

OTRO:

               Muriendo voy.

SOLDADO:

               Yo llevo aquí de lo fino
               con un güeso de tocino.

OTRO:

               Esos portafrascos haz,
               que los frascos de la paz
               han de ser frascos de vino.
Vanse marchando con las cajas,
y quede allí FABIO con PINABELO y OTÓN

FABIO:

               Córrome de que me avises,
               habiéndome el cielo hecho
               con más astucias que a Ulises.
               Yo haré blanco de su pecho
               entre las doradas lises.
               La bala echaré secreta
               a este rayo, que la meta
               por el alma que le mandes.
               Será cometa, que grandes
               nunca mueren sin cometa.


<<<
>>>

Pág. 027 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



PINABELO:

               Ten cuenta, Fabio, que estés
               donde ninguno te vea;
               que al arcabuz plomo des;
               la bala esconde, no sea
               nuestra desdicha después.

FABIO:

               Al echarla, es cosa clara,
               que no han de ver lo que tomo;
               del arcabuz no fïara
               si, cuando le echara el plomo,
               la boca no le tapara,
               y aunque después ha de hablar,
               no será voz que se entienda.

PINABELO:

               Advierte que has de apuntar
               de suerte que a nadie ofenda.

FABIO:

               Déjame, señor, marchar,
               y está seguro de mí.

PINABELO:

               ¡Oh padre, si la duquesa
               queda del rey libre ansí!

OTÓN:

               Segura llevas la empresa.

PINABELO:

               ¡Mueran mis celos aquí!
               Ni sea mía ni ajena.

OTÓN:

               Bien puedes por él decir
               que esta salva le condena.

PINABELO:

               De amores quiero morir
               y no de celos de Elena.

Suenen atabales y música.


<<<
>>>

Pág. 028 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Salen LEONIDO, ALBERTO, AURELIO,
ENRICO, ROSELO y todos los que puedan
acompañar, y detrás el REY de Frisia
y la duquesa ELENA, muy gallardos
REY:

               Estoy muy agradecido
               a la fiesta y alegría
               que Cleves muestra en el día
               que a tanta dicha he venido,
               porque en los recibimientos
               suelen mostrarse las almas.

ELENA:

               Cortos laureles y palmas
               a tantos merecimientos.
               Con el arco de Trajano
               os quisiera recibir.

REY:

               Su laurel puede rendir
               la palma de vuestra mano;
               y si aquésta recibí,
               aunque no la he merecido,
               el arco es de amor, que ha sido
               por donde entré cuando os vi.
               No quiero yo más despojos
               que darle envidiosas quejas,
               ni más arcos que las cejas
               de vuestros hermosos ojos.
               Eran los arcos triunfales,
               señora, para premiar
               los que por tierra o por mar
               vencían empresas tales.


<<<
>>>

Pág. 029 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



REY:

               Y así mayor le he tenido
               que le puedo merecer,
               pues no vengo de vencer
               si vengo de vos vencido.
Descúbrase la cortina y véase una
portada y encima los retratos del
REY y de la duquesa ELENA
               ¡Oh, hermosa arquitectura!
               Pero a tal extremo viene
               si el último cuerpo tiene
               de vuestra rara hermosura.
               Este arco no es del suelo;
               no a reyes, al sol reciba,
               que, con el ángel de arriba,
               puede ser arco del cielo.
               Pasaban, siendo vencidos,
               por un yugo los romanos
               sus contrarios, si a las manos
               los entregaban rendidos.
               Yo, rendido a la victoria
               vuestra, pasaré dichoso
               por un yugo tan hermoso,
               que da a los vencidos gloria,
               y aprobara mi verdad
               vuestro mismo pensamiento,
               pues yugo de casamiento
               sujeta la voluntad.


<<<
>>>

Pág. 030 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ELENA:

               Cuanto más mostráis rendido
               ese pecho generoso,
               tanto entráis más victorioso
               y de más laurel ceñido.
               Entrad el arco, que ya
               os dice aquella inscripción
               que tomáis la posesión
               de quien hasta el alma os da.

REY:

               ¿Qué gente es ésta?

ELENA:

               Alemanes
               que se rinden a esos pies.

REY:

               ¿Y estas voces?

ELENA:

               Salva es
               que os hacen los capitanes.
Disparen dentro algunos arcabuces
a un tiempo y alborótese el REY

REY:

               ¡Traición hay en vuestra casa!

ELENA:

               ¿Traición?

REY:

               O celos de vos.
               Bala es ésta ¡vive Dios!
               que por el rostro me pasa.

OTÓN:

               ¿Bala aquí? Ni aun lo presumas.

ELENA:

               Bisoños arcabuceros.

REY:

               ¿Cómo que no, caballeros,
               si me ha cortado las plumas?


<<<
>>>

Pág. 031 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



AURORA:

               Bien dice su alteza, y digo
               que en su retrato paró.

PINABELO:

               Si bala alguno tiró,
               Descuido fué, no enemigo.

ROSELO:

               Descuido o no, desde aquí
               se ve bien la batería.

ELENA:

               Descuido, señor, sería.

REY:

               Digo que lo creo ansí;
               pero con descuidos tales
               no se burlen los traidores,
               que permite el cielo errores
               para castigos iguales.
               Yo he venido en confianza
               de vuestra virtud, Duquesa.

ELENA:

               Que de mi tengáis, me pesa,
               Albano, desconfianza.
               Si yo mataros quisiera,
               ¿para qué con este engaño?

OTÓN:

               Algún bisoño o extraño,
               mezclado en alguna hilera,
               al retrato tiraría
               y por las plumas pasó
               la bala con que pensó
               hacer una bizarría.
               No hay, señor, de qué temáis;
               no os llaman para mataros,
               sino sólo para daros
               la posesión que gozáis,
               y por muchos años sea.
               ¡Viva el rey!


<<<
>>>

Pág. 032 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



TODOS:

               ¡Mil años viva!

ELENA:

               No hay hombre que no reciba
               contento, su alteza crea.

REY:

               Llevar tal ángel al lado
               de la bala me guardó.

ELENA:

               Y si el que está arriba no,
               fué porque estaba pintado.

REY:

               Yo pienso que envidias son.

ELENA:

               Y yo, que no os matarán,
               que vais donde no podrán.

REY:

               ¿Adónde?

ELENA:

               En mi corazón.

REY:

               A vuestra defensa apelo
               de este engaño y de esta ofensa,
               porque con esa defensa
               diré que me guarda el cielo.
Vanse todos, y queden OTÓN y PINABELO

OTÓN:

               Erró el tiro.

PINABELO:

               Erró mi dicha,
               que mis dichas nunca aciertan,
               porque siempre se conciertan
               mi esperanza y mi desdicha.
               Y no menos dicha alcanza,
               ni a mejor fortuna viene,
               quien tan concertadas tiene
               la desdicha y la esperanza.
               Entra, acompaña los reyes,
               no te echen menos, señor.


<<<
>>>

Pág. 033 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTÓN:

               Son las del paterno amor
               fuertes, aunque injustas, leyes.
               Él a tu gusto me guía,
               mejor dijera me fuerza;
               mas cuanto tu amor me esfuerza,
               mi suerte me desconfía.
               Ten paciencia que de Elena
               goce Menalao agora,
               aunque el alma que la adora
               viva en tan celosa pena,
               que serás Paris troyano
               o me costará la vida.
Vase OTÓN

PINABELO:

               ¡Ay, esperanza perdida!
               ¿Qué seguís al viento en vano
               si queda en la posesión
               de mi bien Albano agora
               y ella dice que le adora?
               ¿Qué os esforzáis, corazón?
               ¡Desmayad y no esperéis,
               que no hay cosa de más daño
               que sustentar un engaño
               como el que vos pretendéis!
               Los que están de engaños llenos
               viven más atormentados,
               porque los desengañados
               son los que padecen menos.


<<<
>>>

Pág. 034 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



Sale FABIO, soldado
FABIO:

               Luego que pude salir
               del escuadrón vine a verte.

PINABELO:

               Errando hallaste mi muerte.
               Nunca yo acierto a vivir.

FABIO:

               Pues, ¿puédesme tú culpar
               si las plumas le pasé?
               Que su movimiento fué
               el que le pudo guardar.

PINABELO:

               ¿Cómo en el retrato has dado?
               Si no fué desdicha mía.

FABIO:

               Porque de un tiro quería
               matar lo vivo y pintado.

PINABELO:

               Como mi esperanza es pluma
               que anda, Fabio, por el viento,
               y porque mi pensamiento
               volar más bajo presuma,
               cortaste pluma y no vida,
               y así mi esperanza queda
               sin alas, porque no pueda
               subir más del viento asida.
               No es codicia de reinar,
               como mi padre ha pensado,
               sino amor desatinado,
               el que me puede obligar.
               Casado el rey con Elena,
               hizo fin mi pretensión.


<<<
>>>

Pág. 035 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



FABIO:

               Que no faltará ocasión,
               y por ventura más buena.
               Ten ánimo, que es bajeza
               el rendirse a la Fortuna.

PINABELO:

               Si hubiere ocasión alguna,
               de tu valor y nobleza
               y de tu lealtad, ¡oh, Fabio!
               haré justa confianza.

FABIO:

               Pues no pierdas la esperanza
               de satisfacer tu agravio.

PINABELO:

               ¿Cómo la puedo tener
               en mi pena tan extraña,
               si en mujeres siempre engaña
               y es la esperanza mujer?
Vanse todos y entren el REY,
ALBERTO, ROSELA, LEONIDO y OTÓN,
caballeros, y la reina ELENA

ELENA:

               Justo es que vos hagáis,
               pues ya son vuestros vasallos,
               mercedes de lo que es vuestro.

REY:

               Todos son vuestros crïados
               los que yo traigo conmigo,
               y así vos podéis honrarlos
               con el premio que merecen,
               por lo que saben amaros..


<<<
>>>

Pág. 036 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



ELENA:

               Sólo yo puedo, señor,
               daros mi pecho y mi estado.
               Dueño os hago de mi pecho
               y de Cleves dueño os hago.

REY:

               Yo os hago reina de Frisia,
               aunque esto no es obligaros,
               si dejáis por mí otros reinos
               y otros estados más altos.

ELENA:

               Tenga Aurelio, pues le amáis,
               si yo a pedíroslo valgo,
               oficio de camarero,
               y Enrico, de secretario.

REY:

               Sea, de esa suerte, Alberto,
               pues vos mostráis estimarlo,
               mi mayordomo mayor.

ELENA:

               Roselo, como soldado,
               tendrá la guarda a su cuenta.

REY:

               Y Leonido en mi palacio,
               la tenencia y alcaidía.

ELENA:

               Dios os guarde muchos años.


<<<
>>>

Pág. 037 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTÓN:

               No pienso yo que sirvieron
               a tus padres mis pasados,
               Reina de Frisia, tan mal,
               cuando en la paz gobernaron.
               Y en las guerras que tuvieron
               con propios y con extraños,
               esta sangre que me dieron
               tantas veces derramaron,
               ni tengo tan poca tuya
               que merezca olvido tanto,
               ni verme en tanto desprecio
               que me dejes olvidado
               donde has honrado otros hombres,
               que algunos de ellos se honraron
               de servir... Pero no quiero,
               si los honras, deshonrarlos.
               Basta decir que este día
               mis canas que te han crïado,
               y que tu padre mandó
               que las respetases tanto,
               baña el agua de los ojos
               que miran tantos agravios.
               Que si yo, por ser viejo,
               ni a paces ni a guerras valgo,
               hijo tengo que conoces
               que sabe regir un campo
               y hablar sabe en un consejo
               de soldados o letrados.


<<<
>>>

Pág. 038 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



REY:

               ¿Quién es este caballero?

ELENA:

               Otón, señor, de mis claros
               padres, como pienso, deudo,
               y de los buenos vasallos
               que esta corona ha tenido.

REY:

               Otón, yo no soy culpado
               en la queja que tenéis;
               que no os conozco es muy llano,
               con que disculpado quedo.

OTÓN:

               Aunque yo hubiera tirado
               la bala del arcabuz
               que ha pasado tu retrato,
               como alguno que está aquí,
               no me hubiera despreciado
               la reina con más cautela.

ALBERTO:

               Habla, Otón, con más recato,
               que ningún hombre hay aquí
               que trate al rey con engaño
               si no tiene sangre tuya.

OTÓN:

               ¿Yo al rey?

REY:

               Caballeros, paso,
               que éste es día de ganar
               las voluntades a entrambos,
               y no de hacer, con agüeros,
               casamientos desdichados.
               Dense las manos.

ALBERTO:

               Señor,
               yo soy su amigo.


<<<
>>>

Pág. 039 de 133
La discordia en los casados Acto I Félix Lope de Vega y Carpio



OTÓN:

               Los pasos
               que he dado por tu servicio
               no merecen este pago.

REY:

               Almirante de la mar
               hago a Otón.

OTÓN:

               Tú me has honrado
               cuando quien llamarme puede
               padre me ha olvidado tanto.

REY:

               Vamos, señora.

ELENA:

               Yo voy
               triste de ver que os han dado
               los de mi casa este enojo.

REY:

               Hoy hacéis el tiempo claro,
               como cuando sale el sol
               de resplandor coronado
               después de la tempestad.

ELENA:

               De vuestra luz son los rayos.

OTÓN:

               No importa que agora os deis
               en amor y paz las manos;
               presto veréis lo que puede
               la discordia en los casados.

Vanse con su orden

FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 040 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen PINABELO y FABIO
PINABELO:

                 Luego que el rey se casó,
                 Fabio, me ausenté de aquí.

FABIO:

                 Bien habrá tres años.

PINABELO:

                 Sí.

FABIO:

                 ¿Y vienes mudado?

PINABELO:

                 No,
                 que así quiero a la duquesa
                 como la quise al partir,
                 conservando hasta morir
                 aquella imposible impresa.
                 Traigo la misma afición,
                 porque no vencen los años
                 lo que con los desengaños
                 no ha podido la razón.
                 En mi destierro he vivido,
                 porque en aquella cuestión
                 de Alberto, mi padre Otón
                 fue de mi amor defendido.
                 Así se va conservando
                 del mundo el curso y creciendo;
                 los humillados subiendo,
                 los levantados bajando.
                 ¿Qué nuevas hay por acá?


<<<
>>>

Pág. 041 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FABIO:

                 Que a Frisia el rey este día
                 a su mayorazgo envía.

PINABELO:

                 ¿Por qué?

FABIO:

                 Pídensele allá,
                 que como la bella Elena
                 jamás le ha dejado ir,
                 no puede el reino sufrir
                 su ausencia sin mucha pena,
                 y así, para su consuelo,
                 al príncipe les ha enviado.

PINABELO:

                 ¿Es hermoso?

FABIO:

                 No ha crïado
                 más bello Narciso el cielo.

PINABELO:

                 Todo aumenta mi dolor.
Sale OTÓN

FABIO:

                 Tu padre.

OTÓN:

                 ¿Cómo has entrado
                 antes de haberte avisado?

PINABELO:

                 Sin avisos parte Amor.

OTÓN:

                 Pudiera venirnos daño
                 del haberte conocido.

PINABELO:

                 Nadie me ha visto.


<<<
>>>

Pág. 042 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


OTÓN:

                 Hoy ha sido
                 el primero de mi engaño,
                 y por eso te avisé,
                 porque esta noche sospecho
                 que ha de tener fin mi pecho
                 a lo que ayer comencé.

PINABELO:

                 ¿Cómo, señor?

OTÓN:

                 No he podido,
                 por discordias que he sembrado,
                 vencer este amor casado
                 que está a dos almas asido;
                 pero agora que intenté
                 decir que a su amor traidora
                 es la duquesa, que adora,
                 más puerta a su enojo hallé.

PINABELO:

                 Pues, ¿a qué efeto?

OTÓN:

                 En razón
                 de que llevándole a ver
                 la traición de su mujer,
                 aunque fingida traición,
                 saldrás tú con tus crïados
                 diciendo que la defiendes
                 porque su inocencia entiendes.
                 Y los nobles, convocados
                 a voz de que el rey la mata
                 por casarse en Francio luego,
                 verás que se enciende un fuego
                 que hasta incendio se dilata.
                 Porque el pueblo, defendiendo
                 a su natural señora,
                 que, como sabes, la adora,
                 le ha de ir buscando y siguiendo
                 con las armas en las manos.


<<<
>>>

Pág. 043 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PINABELO:

                 Discordia se ha de sembrar
                 que venga a resucitar
                 los griegos y los troyanos,
                 porque Elena, aborreciendo
                 por el testimonio al rey,
                 romperá de amor la ley
                 vida y honra defendiendo,
                 y el rey, por verse ofendido,
                 tanto la ha de aborrecer,
                 que no se vuelvan a ver.

OTÓN:

                 Advierte que prevenido
                 con gente a mi aviso estés.

PINABELO:

                 El rey viene. Adiós te queda.

OTÓN:

                 Como esto bien nos suceda,
                 tuya la duquesa es.
Vase PINABELO

OTÓN:

                 Fabio, silencio.

FABIO:

                 Ya sabes
                 que sé callar como hacer.

OTÓN:

                 Cierra el alma.

FABIO:

                 Desde ayer
                 le di al peligro las llaves.


<<<
>>>

Pág. 044 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el REY y AURELIO
REY:

                 Como si hubiera mil años
                 que el príncipe se partió,
                 vivo, Aurelio, y muero yo
                 haciendo a su ausencia engaños.

AURELIO:

                 No me espanta, que él merece
                 ese cuidado en que estás.

REY:

                 No puedo quererle más,
                 y el ausencia el amor crece.
                 Quien tiene amor que en rigor
                 no puede aumentarse ya,
                 ausente el bien y verá
                 cómo se aumenta el amor.

AURELIO:

                 Yo te he visto aquestos días
                 con extraño sentimiento.
                 ¿Era de este pensamiento,
                 o por ventura tenías
                 alguna oculta tristeza?

REY:

                 ¡Ay, Aurelio! ¡Qué rigor
                 del mundo dar del honor
                 las llaves a la flaqueza!

AURELIO:

                 No lo entiendo.

REY:

                 En la mujer,
                 que es la flaqueza mayor,
                 ¿no está del hombre el honor?
                 Pues, qué mayor puede ser?


<<<
>>>

Pág. 045 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 Eso, ¿qué te toca a ti?

REY:

                 No digo que me ha tocado,
                 mas que un hombre me ha contado
                 que puede tocarme a mí.

AURELIO:

                 ¿Hombre fue tan atrevido
                 ni de burlas ni de veras?

REY:

                 Si su autoridad supieras,
                 casi lo hubieras creído.

AURELIO:

                 Sin sentido me has dejado.
                 Mas ¿puede su autoridad
                 ser más que la calidad
                 de la que tienes al lado?

REY:

                 Conozco que Elena es buena;
                 pero el testigo es con canas.

AURELIO:

                 Bien puede haber dos Susanas
                 y sólo una falsa Elena.
                 Porque canas no son ya
                 del mundo en tanto tenidas
                 que merezcan ser creídos.

REY:

                 ¿Canas no?

AURELIO:

                 Muy claro está;
                 pues ya los más de los hombres
                 las disimulan y cubren.

REY:

                 La edad a la vista encubren,
                 no la verdad ni los nombres,
                 y a quien las muestra tan bien,
                 darla crédito es razón.


<<<
>>>

Pág. 046 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 Aquí, señor, está Otón.

REY:

                 Pues ése lo sabe bien.
                 Vete, Aurelio, que sin duda
                 en esto me viene a hablar.

AURELIO:

                 No te acierto a aconsejar,
                 que hasta el alma tengo muda.

REY:

                 Bien puedes llegar, Otón.

OTÓN:

                 Deseo tengo de hablarte,
                 porque ya he visto la parte
                 y el dueño de la traición.
 

REY:

                 Otón, en duda que mentirme puedes,
                 y que puedes decir verdad, en duda,
                 a Frisia envío al príncipe con lágrimas
                 de la duquesa, que su ausencia siento,
                 temiendo que no es fuerza, sino engaños,
                 llevar a Frisia a un niño de tres años.
                 No te he creído, porque no era justo,
                 ni tampoco he dejado de creerte,
                 ya por tu autoridad, ya por tus canas.
                 ¿Qué es lo que agora dices, que me tienes
                 sin alma, con más penas y cuidados,
                 que el que colgada de un cabello tuvo
                 la espada del tirano de Sicilia?

OTÓN:

                 ¿Has dado cuenta a Aurelio de este caso?

REY:

                 No te quiero engañar. Ya sabe Aurelio
                 que tú me has dicho mal de la duquesa.

OTÓN:

                 Y ¿qué te ha dicho?


<<<
>>>

Pág. 047 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Que mentir podrás.
                 Yo te aboné, si la verdad te digo,
                 con esas canas.

OTÓN:

                 ¿Qué te dio en respuesta?

REY:

                 Que las tenían otros que a Susana
                 levantaron el falso testimonio.

OTÓN:

                 Si fuera el persuadirte con historias;
                 más efectiva persuasión bien creo
                 que hallara algunas en la historia sacra.
                 Mas dime solamente: ¿Eres más noble,
                 más capitán, más sabio que fue César?
                 Pues mira si a Pompeya, mujer suya,
                 repudió por adúltera con Clodio.
                 ¿Zoé no era emperatriz? Pues mira
                 lo que por Michael hizo hasta darle
                 la muerte a su marido Argiropilo.

REY:

                 No digo que yo la flaqueza humana
                 no se atreva a laureles y azadones,
                 sino que muchas veces hemos visto
                 la envidia enloquecerse a testimonios.
                 Tal vez a un hombre noble, por que es rico,
                 que es mal nacido esclavo le levantan;
                 tal vez detiene un hábito una envidia;
                 tal vez llama ignorante al hombre docto
                 y tal a la mujer, que es casta y santa,
                 que es lasciva y adúltera levanta.


<<<
>>>

Pág. 048 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


OTÓN:

                 Si yo te enseño el hombre, y con tus ojos
                 le ves, señor, en sus indignos brazos,
                 ¿creerás que son envidias o verdades?

REY:

                 ¡Qué fuertemente, Otón, me persuades!
                 ¿Tú el adúltero?

OTÓN:

                 Sí.

REY:

                 ¿Cuándo?

OTÓN:

                 Esta noche.

REY:

                 ¿Esta noche?

OTÓN:

                 ¡Pues no!

REY:

                 Vete y avísame.

OTÓN:

                 Pues yo vendré a llamarte.

REY:

                 Corto plazo;
                 pero ¿cuándo fue largo en las desdichas?

OTÓN:

                 Si no fuere verdad lo que te digo,
                 córtame la cabeza.

REY:

                 ¿Es, por ventura,
                 quien me mataba con aquella bala?

OTÓN:

                 Como eso has de saber, si a verle llegas,
                 y confesar, aunque de amor te ciegas.

Vase OTÓN


<<<
>>>

Pág. 049 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Las máquinas que tienen más grandeza
                 con ímpetu mayor vienen al suelo;
                 en el más superior y último cielo
                 vino el planeta de mayor tristeza
                 Los edificios de mayor alteza
                 hiere más presto el rayo y cubre el hielo;
                 el ave más cobarde es de más vuelo;
                 su misma carga oprime a la flaqueza.
                 Elena, reina en Grecia, fue centella
                 del incendio troyano que deshonra.
                 ¿Cuántos laureles abrasó por ella?
                 ¿Que pueda mi valor perder la honra?
                 Mas si pudo caber traición en ella,
                 en mí pudo también caber deshonra.
Sale ELENA

ELENA:

                 A las fuentes del jardín
                 vengo, Albano, a convidaros,
                 que allá tengo que contaros.

REY:

                 (Presto contarás tu fin.) (-Aparte-)

ELENA:

                 Entre las flores que viste
                 flora este esmaltado mes,
                 aunque para tristes es
                 el agua música triste.
                 En sus márgenes lustrosas
                 sentados, habéis de oír
                 lo que os ha de divertir
                 de estas penas amorosas,
                 que bien sé que el hijo mío
                 con su ausencia os trata mal.


<<<
>>>

Pág. 050 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 (¡Que quepa en belleza igual (-Aparte-)
                 tan infame desvarío!)

ELENA:

                 ¿Qué decís?

REY:

                 Que es tarde ya,
                 y que tengo que escribir.
                 Licencia os quiero pedir,
                 que Aurelio esperando está,
                 que va por la posta a ver
                 cómo va el príncipe.

ELENA:

                 Es justo.

REY:

                 Perdonad si en ese gusto
                 parte no puedo tener,
                 que no faltará ocasión
                 en que, a la fuente sentados,
                 oigáis mayores cuidados
                 de mi honor y obligación.

Vase el REY


<<<
>>>

Pág. 051 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 No sé qué tiene Albano, que estos días
                 mira mis ojos con suspiros tales,
                 que, de oculto dolor dando señales,
                 tienen por blanco las entrañas mías.
                 El alma, que congojan fantasías
                 por no dar a la lengua los mortales
                 avisos tristes de secretos males,
                 despacha indicos por diversas vías.
                 Unos llegan cansados y otros mudos;
                 todos dicen la pena y no la causa;
                 dan fuego al alma y a la lengua nudos.
                 Y, entre las ansias que la muerte causa,
                 mejor es que los filos sean agudos,
                 que el dolor del morir está en la pausa.
Salen PINABELO con FABIO y
dos CRIADOS y hablan aparte

PINABELO:

                 Aquí os habéis de esconder,
                 a lo que digo advertidos.

FABIO:

                 Ya venimos prevenidos
                 de los que habemos de hacer.

ELENA:

                 ¡Ay, cielo! ¿Qué gente es ésta?

PINABELO:

                 ¿De un hombre invocas al cielo?

ELENA:

                 Pues, ¿quién eres?


<<<
>>>

Pág. 052 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PINABELO:

                 Pinabelo.

ELENA:

                 En más cuidado estoy puesta.
                 ¿Tú en la corte?

PINABELO:

                 Elena, sí,
                 que el peligro de tu vida
                 no hay destierro que no impida.

ELENA:

                 ¿De mi vida? ¿Cómo ansí?

PINABELO:

                 El rey te quiere matar;
                 yo te vengo a defender.

ELENA:

                 ¿Por qué?

PINABELO:

                 Porque otra mujer
                 se lo debe de mandar,
                 que, como tiene heredero,
                 aspira a reinos mayores.

ELENA:

                 ¿Son de tus locos amores
                 estas industrias?

PINABELO:

                 No quiero
                 venir a pruebas contigo,
                 sino sólo defenderte;
                 que aunque me piden tu muerte
                 mi venganza y tu castigo,
                 debo a quien soy lo que hago,
                 que a ti no.

ELENA:

                 ¡Miedo me pones!

PINABELO:

                 Con obras, no con razones,
                 mis lealtades satisfago.
                 Para matarte mejor,
                 tu hijo envía de aquí.


<<<
>>>

Pág. 053 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¿Qué tiene el rey contra mí?

PINABELO:

                 Un pensamiento traidor:
                 que a voz de adúltera quiere
                 matarte.

ELENA:

                 ¡Tú desvarías!

PINABELO:

                 Descúidate, que podrías
                 ver si cuidado requiere.

ELENA:

                 ¿Yo, adúltera?

PINABELO:

                 Quiere dar
                 con esa fama color
                 a tu muerte.
Salen OTON y el REY

OTÓN:

                 Ya, señor,
                 no tengo más que mostrar.

REY:

                 Pues, ¿quién es éste?

OTÓN:

                 No sé;
                 sé que tiene gente armada.

REY:

                 Luego, ¿sacaré la espada?

OTÓN:

                 ¿Pues, no, señor?

REY:

                 Verdad fue.

PINABELO:

                 ¡El rey te viene a matar!
                 ¡Huye!


<<<
>>>

Pág. 054 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¿Qué es esto, señor?

REY:

                 ¡Villana Elena! ¡Ah mi honor!

PINABELO:

                 ¿Ves si te vengo a engañar?
                 ¡Nobles de Cleves aquí,
                 que matan vuestra señora!
Salen ALBERTO y LEONIDO

ALBERTO:

                 ¿A la duquesa?

REY:

                 Yo soy;
                 que me ha quitado la honra.

ELENA:

                 ¿Yo, vasallos? Miente Albano,
                 que estoy inocente agora
                 como primero que viere
                 la luz del mundo.

LEONIDO:

                 ¿Y no sobra
                 ser tú quien todos sabemos,
                 tan noble y tan virtüosa?

PINABELO:

                 ¡Muera Albano, caballeros,
                 que, por casarse con otra,
                 dice que la casta Elena
                 es fementida y traidora!


<<<
>>>

Pág. 055 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen AURELIO y ENRICO
AURELIO:

                 ¿Qué es esto, nobles de Cleves?
                 ¿Quién os mueve y alborota
                 para que saquéis las armas
                 contra la real persona?

ALBERTO:

                 ¡Quiere matar la duquesa!

REY:

                 Yo tengo causa.

ENRICO:

                 Reporta,
                 señor, la furia y la espada.

ELENA:

                 ¿Yo te he ofendido?

OTÓN:

                 No pongas,
                 señor, la mano en la reina.

REY:

                 ¿Tú me aconsejas agora?

PINABELO:

                 ¡Viva la duquesa, y muera
                 Albano!

AURELIO:

                 Ya el pueblo toma
                 las armas. ¡Huye, señor,
                 que defienden su señora!

REY:

                 ¡Yo me vengaré de ti!

ELENA:

                 No es príncipe el que deshonra
                 una mujer inocente
                 tan desamparada y sola.

Vase el REY defendiéndose,
y todos tras él.


<<<
>>>

Pág. 056 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen PEROL y CELIA
PEROL:

                 No huyas de mi rudeza,
                 que, aunque pobre labrador,
                 a un alma llena de amor
                 le sobra inmortal riqueza.
                 No tiene el monte que miras,
                 Celia, mi igual en quererte.

CELIA:

                 ¡Que me sigas de esta suerte!

PEROL:

                 ¿De que te siga te admiras?
                 Si con ser más bello el sol
                 la sombra le va siguiendo.

CELIA:

                 De que me sigas me ofendo.
                 No quiero sombra, Perol.

PEROL:

                 Pues Dios te ha dado hermosura
                 de sol, sombra has de tener,
                 y si alguna la ha de ser,
                 ¿qué más triste y escura?
                 Déjame, Celia, seguir
                 los rayos de tu belleza,
                 mira que es mucha aspereza
                 dejar un hombre morir.
                 ¿Tú no ves que son piadosas
                 las mujeres cortesanas?


<<<
>>>

Pág. 057 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

                 Pues, hermano, las villanas
                 somos tercas y enfadosas.

PEROL:

                 Tan piadosas son allá,
                 que lo que no dan al gusto
                 tienen por caso muy justo
                 el darlo a la vista ya.
                 Saben que un pobre, un indino,
                 no ha de comer de aquel plato;
                 pero danle de barato
                 lo que coge de camino.
                 Hacen del traje invenciones
                 para el más vil ganapán,
                 que a quien el ave no dan
                 le dan las patas y alones.

CELIA:

                 ¿Cómo?

PEROL:

                 La manga al jubón
                 acortan ya de manera,
                 que no hay mano de ternera
                 que muestre más zancarrón.
                 De suerte que no hay picaño
                 que el medio brazo no vea.

CELIA:

                 No es traje honesto.

PEROL:

                 No sea;
                 ellas lo ahorran del paño.
                 Descubren en los pescuezos,
                 las gordas, asentaderas;
                 las flacas, dos pesebreras
                 con dobleces y arrapiezos.
                 Si hay lodos, fingen limpieza,
                 y el chapín, no digo el pie,
                 como en la tienda se ve,
                 bajos son, pero es bajeza.
                 Luego dan, si a tu memoria
                 vuelves todas mis razones,
                 pescuezos, patas y alones,
                 que es toda la pepitoria.


<<<
>>>

Pág. 058 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

                 ¿Y eso es piedad?

PEROL:

                 Ya lo ves;
                 el que pasa por la calle,
                 feo, pobre y de mal talle,
                 lo goza sin interés.

CELIA:

                 No lo creo.

PEROL:

                 De mil modos
                 las damas allá deleitan,
                 porque se lavan y afeitan
                 y se visten para todos.
                 Dios me libre del rigor
                 de una mujer aldeana,
                 que pide a un torrezno grana
                 y al vino afeite y color.
                 Mira, Celia, que condenas
                 el uso que has de imitar.

CELIA:

                 Ejemplos se han de tomar
                 sólo de las cosas buenas.
                 De muchas que hay en la corte
                 santas y honestas, es justo,
                 imitar vestido y gusto
                 y que a su traza se corte;
                 y pues las más son las buenas,
                 yo quiero imitar las más.

PEROL:

                 En lo cierto, Celia, estás.

CELIA:

                 Pues, ¿para qué me condenas?


<<<
>>>

Pág. 059 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale AURORA
AURORA:

                 Ve, Perol, que Dios te guarde,
                 ayuda a dos caballeros
                 que al pie de vuestra cabaña,
                 entre esos verdes enebros,
                 se apean de dos caballos
                 ya, más que cansados, muertos,
                 pues la sangre de los lados
                 tiñe las hierbas del suelo.

PEROL:

                 Ellos me impiden el paso,
                 porque sin duda son éstos.
Salen el REY y AURELIO
en cuerpo con botas y espuelas

REY:

                 Sin entrar en el aldea
                 dos caballos procuremos.

AURELIO:

                 Aquí, señor, hay pastores.

REY:

                 ¿La gente sois de este pueblo?

PEROL:

                 Somos a vueso servicio
                 y aun todos vasallos vuestros;
                 que ya os conocen, señor,
                 estas montañas y puertos,
                 que honrastes cuando a casaros,
                 galán, pasastes por ellos.


<<<
>>>

Pág. 060 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Hablan en REY y AURELIO aparte
REY:

                 ¿Qué haré, que me han conocido?
                 ¿Negaré quien soy, Aurelio?

AURELIO:

                 No, señor; que éstos no saben
                 que vas de la reina huyendo.

REY:

                 No la llames reina ya,
                 sino Elena, incendio y fuego
                 de mi vida y de mi alma,
                 de mi honra y de mi reino.

CELIA:

                 ¡Ah, señor! ¿No se le acuerda
                 de la danza?

REY:

                 Bien me acuerdo.
                 ¿No era el alma de la danza
                 mudanzas del casamiento?

CELIA:

                 Sí, señor. Yo era la Paz.

PEROL:

                 Yo también era los Celos,
                 discordia de los casados.

AURORA:

                 Yo la Envidia.

REY:

                 Triste agüero!
                 Parece, Aurelio, que entonces
                 hablaban en mi suceso.

PEROL:

                 ¡Pardiez! Ruin gente le sirve.

REY:

                 ¿Cómo así?


<<<
>>>

Pág. 061 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 Fuimos siguiendo
                 a su merced a la corte
                 seis bien vestidos mancebos
                 y cuatro bellas zagalas,
                 un tamboril, un salterio
                 y éstas que escudos parecen
                 y suenan como instrumentos,
                 y unos que unos picos traen
                 asidos en unos fresnos.
                 No nos dejaron entrar.

REY:

                 ¿No hablasteis con los porteros?

PEROL:

                 ¿Qué porteros ni qué puertas?
                 Allí estaban otros ciento,
                 de ellos sanos, de ellos cojos,
                 de ellos mozos, de ellos viejos;
                 pero no podían hablaros.
                 Donde vi cuánto más presto
                 negocia un hombre con Dios
                 que con los hombres del suelo.

REY:

                 ¿Tenéis acá, por ventura,
                 dos caballos? Pagarélos
                 a fe del rey.

PEROL:

                 ¿Dos caballos?
                 Dos hay, mas no son muy buenos.

REY:

                 ¿Son fuertes?

PEROL:

                 Bien fuertes son,
                 aunque no son muy ligeros.

REY:

                 Ven a dármelos.


<<<
>>>

Pág. 062 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 Seguidme,
                 que esto y más a quien sois debo.

REY:

                 Ven, Aurelio.

AURELIO:

                 Dicha ha sido.

CELIA:

                 ¿Qué tiene el rey?

AURORA:

                 No lo entiendo.

CELIA:

                 ¿Si se han perdido en el monte?
Váyanse el REY y AURELIO,
y PEROL con ellos

AURORA:

                 No vi cazador ni perro,
                 y para venir a caza
                 está la corte muy lejos.
                 ¿Qué has pasado con Perol?

CELIA:

                 Persígueme con ejemplos
                 de las damas cortesanas,
                 que, porque traen descubiertos
                 los cuellos y las muñecas,
                 traje ni galán ni honesto,
                 dice que son más piadosas
                 porque, en fin, gozan de verlo
                 hasta los hombres más viles.

AURORA:

                 Perol es robusto y necio;
                 porque más le enamorara,
                 si acaso fuera discreto,
                 que la lengua y el vestido,
                 los honestos pensamientos.


<<<
>>>

Pág. 063 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale PEROL
PEROL:

                 ¿Hay dicha como la mía?

CELIA:

                 ¿Qué te han dado?

PEROL:

                 Extraño cuento.
                 Este famoso diamante
                 y esta bolsa de dinero,
                 y yo les di dos rocines
                 que el uno ha sido camello
                 y el otro sabe danzar
                 el canario y saltarelo.

CELIA:

                 ¿No llevan espuelas?

PEROL:

                 Sí;
                 pero hay rocines de aquéstos
                 que, como un truhán agravios,
                 sienten la espuela y el freno.
Salen ALBERTO y LEONIDO

ALBERTO:

                 Grande ventaja nos llevan.

LEONIDO:

                 En el instante salieron.

ALBERTO:

                 Allí he visto unos pastores.

LEONIDO:

                 Preguntémosles por ellos.


<<<
>>>

Pág. 064 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 (Sin duda buscan al rey.) (-Aparte-)
                 ¡Ah, señores caballeros!
                 Aquí el rey, con un criado,
                 dejó dos caballos muertos,
                 y yo les di dos rocines
                 y este dinero me dieron.
                 Bien le podrán alcanzar.

ALBERTO:

                 ¿Hay tan extraño suceso?
                 ¡Maldito seas, villano,
                 que si no le das tan presto
                 en que pudiese partir,
                 no escapa de muerto o preso!

CELIA:

                 ¿Preso o muerto?

PEROL:

                 Pues, ¿por qué?

LEONIDO:

                 Es un traidor, que va huyendo
                 porque ha querido matar,
                 con mentiras, con enredos,
                 a vuestra honesta señora.

AURORA:

                 ¡Malos años!

PEROL:

                 Si el suceso
                 supiera entonces le paso
                 con una aguijada el pecho.

ALBERTO:

                 Vamos, Leonido, tras él.

PEROL:

                 No habrán llegado a lo espeso
                 del monte.


<<<
>>>

Pág. 065 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LEONIDO:

                Será imposible.

ALBERTO:

                No hay imposible al deseo.

AURORA:

                ¿Qué os parece?

CELIA:

                Estoy turbada.

PEROL:

                ¡Que le di mi rocín tuerto!

CELIA:

                ¿No dices que era pesado?

PEROL:

                 Mal talle, yo lo confieso;
                 pero en volar treinta millas
                 no diera ventaja al viento.

CELIA:

                 ¡Matar la duquesa quiso!
                 ¿No se adoraban, y el cielo
                 un hijo les había dado?

AURORA:

                 ¡Quién sabe si algunos celos
                 en ese amor y esa paz
                 discordia y guerra pusieron!

PEROL:

                 Yo me voy al campanario
                 a ver los que van tras ellos,
                 que hasta el monte se descubre.

CELIA:

                 Vamos, Aurora, que creo
                 que alguna causa le han dado.

AURORA:

                 Bastan celos.

CELIA:

                 Sobra el miedo.


<<<
>>>

Pág. 066 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ELENA y PINABELO
PINABELO:

                 Levanta los divinos ojos bellos
                 y deja la tristeza que los cubre,
                 pues no te ofenden, no te vengues de ellos.

ELENA:

                 Quien las tristezas del honor encubre
                 más efectos de mármol que de humano
                 en acciones tan ásperas descubre.

PINABELO:

                 ¿En qué se diferencia del villano
                 el generoso pecho? En que resiste
                 de la Fortuna al proceder tirano.
                 Y tú, divina Elena, que perdiste
                 un bárbaro que al fin te daba muerte...

ELENA:

                 No todos saben consolar a un triste.
                 En tratando a mi esposo de esa suerte,
                 mi pecho a tu defensa desobligo.

PINABELO:

                 Que es tu enemigo y no tu esposo advierte.

ELENA:

                 Conozco que fue bárbaro conmigo;
                 yo lo quiero decir, mas no escucharlo
                 del más privado o del mayor amigo.
                 Fue mi primero amor, y debo amarlo
                 por marido y por dueño eternamente,
                 y aunque me diera muerte perdonarlo.


<<<
>>>

Pág. 067 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PINABELO:

                 Bastaba ser mujer, que tiernamente
                 adoran quien las tiene aborrecidas,
                 monstruo que obliga el mal y el bien no siente.
                 A mí, duquesa, que te di dos vidas,
                 la que el rey te quitaba y que defiendo
                 y ésta que vivo y sin razón olvidas.
                 Estás con pecho ingrato aborreciendo
                 y adoras en un hombre que te mata.

ELENA:

                 Esto me manda Amor.

PINABELO:

                 ¡Qué furia emprendo!
                 ¿De qué fiero volcán naciste ¡ingrata!
                 que vomitando fuego a las estrellas
                 escupe nubes a su eterna plata?
                 Las tigres fieras son, que no son bellas
                 como tienes el cuerpo hermoso humano
                 o como el alma te influyeron ellas.
                 Pues primero del lazo soberano
                 desatada la máquina del cielo
                 se hará pedazos en el aire vano;
                 las flores nacerán dentro del hielo,
                 y la nieve dará sangre a la rosa,
                 y al tierno lirio azul dorado pelo,
                 y dejarás de ser ingrata hermosa,
                 que es mayor imposible que te olvide
                 el alma a quien te muestras rigurosa.


<<<
>>>

Pág. 068 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Detente, Pinabel, refrena y mide
                 con mi decoro tus palabras locas
                 como tu estado y mi grandeza pide,
                 que si en las cosas del honor me tocas,
                 aún tengo en Cleves yo quien me defienda;
                 porque primero las excelsas rocas
                 que bate el mar por su salada senda
                 irán en forma de ligeras naves
                 sin que su peso descansar pretenda,
                 y los dos elementos, que son graves,
                 oprimirán el aire al fuego activo,
                 trocando peces con ligeras aves,
                 que olvide al rey ni de mi pecho altivo
                 se alabe la bajeza de un vasallo.

PINABELO:

                 (¡Que aquesto escucho y permanezco vivo!) (-Aparte-)


<<<
>>>

Pág. 069 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale OTÓN
OTÓN:

                 Si lo mandaste tú, puedes mandallo,
                 señora, y me parece justa cosa,
                 y así no he pretendido castigallo.
                 Alterada la turba populosa
                 de todos los más públicos lugares
                 con armas libres y venganza honrosa
                 del rey las armas, tanto que en altares
                 no ha valido el respeto religioso:
                 perdón merece y que en su amor repares.
                 Corre el vulgar estrépito furioso
                 diciendo, "¡Viva la duquesa Elena!"
                 y "¡Muera Albano, bárbaro ambicioso!"
                 Tanto, que si por dicha te condena
                 alguno de crüel o sospechoso,
                 el más cercano el cuello le cercena.
                 Paréceme, señora, justa cosa
                 que los retratos que en palacio tienes
                 mandes dar a la llama licenciosa,
                 para que vean que en su intento vienes
                 y que sientes de honor y de venganza.


<<<
>>>

Pág. 070 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¡Con qué viles consuelos me entretienes!
                 Déjame, Otón, vivir sin esperanza
                 de ver al rey, y deja que me engañe
                 siquiera en tanto mal su semejanza.
                 No le agradezco al pueblo que acompañe
                 vuestro consejo en el furor presente
                 y de que adoro al rey se desengañe.

OTÓN:

                 Ya no es tiempo, señora: el rey, ausente;
                 tú, sin honra; yo, vivo; los estados,
                 quejosos, y con armas tanta gente
                 de finezas de amor ni de cuidados.
                 Hombre es el rey, y en Cleves nacen hombres.

ELENA:

                 ¡Sí, nacerán para guardar ganados!

OTÓN:

                 No, son hombres también y gentilhombres.

ELENA:

                 ¡Yo adoro al rey, villanos! ¿Qué es aquesto?

OTÓN:

                 Bien merecemos esos viles nombres.

PINABELO:

                 Déjala, padre; que ella verá presto
                 sin consejo y sin armas, si es decoro
                 guardar con un traidor término honesto.


<<<
>>>

Pág. 071 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¿No puedo yo decir que al rey adoro?

OTÓN:

                 No, si la honra y vida te ha quitado.

ELENA:

                 Mientras más le culpáis más me enamoro.
                 ¡Perros! ¡Vosotros me la habéis quitado!

PINABELO:

                 Loca la tiene el amor.
Salen ALBERTO y LEONIDO

LEONIDO:

                 Basta, señora;
                 que se escapó de nuestro brazo airado.
                 En la raya de Frisia queda agora
                 el rey con grueso ejército.

ALBERTO:

                 Y jurando,
                 no menos que llamándote traidora,
                 entrar por tus estados abrasando
                 las ciudades, los campos y la gente,
                 y agora quedará furioso entrando.

OTÓN:

                 Fuera mejor un capitán valiente
                 y un consejero viejo que afrentados
                 dónde hallarás quien defenderte intente.
                 Abrasa el rey de Frisia tus estados
                 y a mi hijo y a mí nos llamas viles,
                 de quien temblara en la campaña armados.
                 ¿No fuera Néstor yo y él fuera Aquiles?


<<<
>>>

Pág. 072 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¿Luego faltó valor a las mujers
                 en letras y armas fuertes y sutiles?
                 ¿Amenazarme con las tuyas quieres?
                 Pues hoy saldré con un bastón rigiendo
                 la guerra de quien tú bisoño eres.
                 Tú verás el caballo en ira ardiendo,
                 sujeto a las espuelas y a las varas,
                 la mano femenil obedeciendo.
                 Tú verás cómo corre y cómo para,
                 formando diestramente las hileras
                 una mujer. ¿Mujer? Sólo en la cara.
                 Tú verás dónde pone las banderas
                 y ordena los infantes y caballos
                 y que saben ser fuertes y ser fieras
                 adonde son traidores los vasallos.
Vase ELENA

OTÓN:

                 ¿Qué os parece de aquesto?

LEONIDO:

                 Que la sigo,
                 por no ver con sus quejas infamallos.
Vase

ALBERTO:

                 Yo sé que soy leal, lo mismo digo.

Vase


<<<
>>>

Pág. 073 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PINABELO:

                 Ya todos éstos hablan con sospecha.

OTÓN:

                 Nunca te fíes del fingido amigo.

PINABELO:

                 ¿Qué hemos de hacer?

OTÓN:

                 Al campo va derecha;
                 seguirla, su rigor disimulando;
                 que en últimas fortunas aprovecha.
                 A la mira estaremos, esperando
                 quién vence de los dos.

PINABELO:

                 ¡Terrible suerte!
                 querer morir sin esperanza amando
                 y no vivir por esperar la muerte.
Vanse todos y salen el REY,
con caja, bandera y soldados,
y ALBERTO, ENRICO, y ROSELO

REY:

                 Vaya Enrico con la gente
                 y hagan alto en ese llano.

ENRICO:

                 Iré a servirte obediente.

REY:

                 ¡Oh, si estuviera en mi mano
                 hacer de Jerjes la puente!

AURELIO:

                 ¿Quién duda que atravesaras
                 el mar, cuanto más a Cleves?

REY:

                 Si en mis enojos reparas,
                 todas son venganzas breves.

AURELIO:

                 Las del honor son muy caras.
                 ¿Es posible, gran señor,
                 que trataba la duquesa
                 de hacer ofensa a tu honor?


<<<
>>>

Pág. 074 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 De hablar en esto me pesa,
                 que aún no está muerto el amor.
                 ¿No has visto golpe de llano
                 que sólo quita el sentido
                 y que el filo quedó en vano?
                 Pues tal en mi amor ha sido
                 el golpe de aquella mano;
                 que, aunque dando en el honor,
                 no hay filo más delicado.
                 Fue el gusto tal defensor,
                 que parece que le han dado
                 golpe de llano al amor.
                 Que como yo le acomodo
                 tan varias disculpas ya,
                 el amor del propio modo
                 como desmayado está;
                 mas no está muerto del todo.

AURELIO:

                 Pésame que estés ansí,
                 si dices que con tus ojos
                 viste un hombre.

REY:

                 Un hombre vi;
                 mas vile con los antojos
                 de los celos que creí.
                 Suceden muchos errores
                 de llevar estos desvelos,
                 que ofenden tantos honores,
                 que siempre antojos de celos
                 hacen las cosas mayores.
                 Yo te juro que fui loco
                 en no detenerme un poco
                 y consultar la prudencia.
                 ¡Qué presto di la sentencia
                 y qué tarde la revoco!


<<<
>>>

Pág. 075 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 Ya te dije que pensaras
                 primero lo que era justo.

REY:

                 Aurelio, ¿en eso reparas?
                 Tú vieras lo que un disgusto
                 puede en el amor, si amaras.
                 Mayormente que el honor
                 pocas firmezas ofrece,
                 porque es un vidrio traidor
                 que con quebrarse agradece
                 querer limpiarle mejor.

AURELIO:

                 Límpiele poco quien ama.

REY:

                 No es buena satisfación,
                 que si vidrio, en fin, se llama,
                 que esté muy limpio es razón,
                 porque bebe en él la fama.

AURELIO:

                 No me puedo persuadir
                 que tengas amor a quien
                 otro amor pudo admitir.

REY:

                 Ni yo puedo querer bien
                 a quien voy a perseguir.
                 Lo que digo es que sospecho
                 que puedo ser engañado
                 de algún envidioso pecho,
                 porque no está averiguado
                 el agravio que me han hecho.
                 Y que por donde el honor
                 no muestra ofensa en rigor,
                 el amor se suele entrar,
                 porque por poco lugar
                 entra cuando quiere amor.
                 Mas está cierto que en tanto
                 que con esta duda estoy,
                 seré una fiera, un espanto
                 del mundo.


<<<
>>>

Pág. 076 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 Dudoso voy
                 de quien se enternece tanto.

REY:

                 No hayas miedo, Aurelio, amigo,
                 que no hay mayor enemigo
                 que aquél que teniendo amor
                 da por ofensas de honor
                 a su mismo amor castigo.
                 Abrasaré las ciudades
                 de esta fiera, ingrata hembra,
                 porque no hay enemistades
                 como cuando el odio siembra
                 discordia en dos voluntades.
                 Sígueme y verá a Atila,
                 a Mercurio, a Mitridates,
                 a Clodomiro, a Totila,
                 a Egelberto y a Amurates,
                 a Maximino y a Sila.
                 Mal conoces el furor
                 que amor ofendido alcanza;
                 quédese atrás el honor,
                 porque no hay mayor venganza
                 que por ofensas de amor.

Vanse y


<<<
>>>

Pág. 077 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


salen por otra parte LEONIDO, ALBERTO,
PINABELO, OTÓN, SOLDADOS y ELENA
en hábito corto, con espada y daga y
bastón y sombrero con una pluma grande revuelta
ELENA:

                 Ya creo que has visto, Otón,
                 de qué suerte en la campaña
                 me dio la mano el arzón
                 y que a mujer acompaña
                 tal vez viril corazón.
                 Con estas botas y espuelas
                 viste las ijadas rotas
                 de algún frisón, ¿qué recelas?

OTÓN:

                 Ya con espuelas y botas
                 vi que por el viento vuelas.

ELENA:

                 ¿Viste de qué forma en cuadro
                 aquel escuadrón se ordena,
                 cómo le compongo y cuadro,
                 y que al que se desordena
                 de un bote el pecho taladro?
                 ¿Viste aquella guarnición
                 con que se defiende agora
                 de cualquier oposición?

OTÓN:

                 Ya vi que sabes, señora,
                 formar un fuerte escuadrón.


<<<
>>>

Pág. 078 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Pues yo soy, si no lo entiende
                 de tu amor la poca ley,
                 que tanto mi amor ofende,
                 la misma que adora al rey
                 y la que su honor defiende.
                 Yo puedo al rey adorar
                 y le puedo detener
                 que venga a hacerme pesar;
                 porque una cosa es amar
                 y otra cosa defender;
                 y aunque no hubieras venido
                 con tu hijo, hay capitán
                 que ha de ser obedecido.

PINABELO:

                 Y tan gallardo y galán
                 que es adorado y temido.

OTÓN:

                 Provócante los enojos,
                 que a veces son necesarios.

PINABELO:

                 Y ganarás mil despojos,
                 pues rendirás los contrarios
                 con sólo volver los ojos.

ELENA:

                 No haya tenuras aquí;
                 el que no fuere soldado
                 no me ha de servir a mí.

PINABELO:

                 Todos hemos profesado
                 serlo y servirte.


<<<
>>>

Pág. 079 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


OTÓN:

                 Es ansí.

ELENA:

                 Llevad, Alberto, esa gente.
                 Quede aquí sólo Leonido.

ALBERTO:

                 Vamos, soldados.

PINABELO:

                 Que intente
                 mi esperanza un bien perdido,
                 bien parece que no siente.
Vanse todos; quédanse ELENA y LEONIDO

ELENA:

                 ¿Leonido?

LEONIDO:

                 ¿Señora mía?

ELENA:

                 ¿Está cerca el rey?

LEONIDO:

                 Tan cerca,
                 que no hay jornada de un día,
                 y si es verdad que se acerca,
                 mucho mejor ser podría.

ELENA:

                 Muero por el rey, Leonido,
                 y voy, ¡ay, Dios! contra el rey;
                 que en el honor me ha ofendido,
                 que defendiendo su ley
                 es al honor permitido.
                 Traigo ciertos pensamientos
                 que creo que han de romper
                 en grandes atrevimientos.

LEONIDO:

                 ¿Qué intentas?


<<<
>>>

Pág. 080 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Quisiera ver
                 al dueño de mis tormentos.

LEONIDO:

                 ¿Cómo?

ELENA:

                 Con algún disfraz
                 y de la noche ayudada.

LEONIDO:

                 ¡Bravo amor!

ELENA:

                 Es pertinaz.
                 La guerra me ciñe espada
                 y el alma me pide paz.

LEONIDO:

                 ¿Sería de tu consuelo
                 ver al rey?

ELENA:

                 Sábelo el cielo.

LEONIDO:

                 Pues yo buscaré invención.

ELENA:

                 Si es dentro del escuadrón
                 nuestro peligro recelo.

LEONIDO:

                 Pierde, señora, el temor.

ELENA:

                 Las esperanzas perdidas
                 acobardan mi valor;
                 que yo perderé mil vidas
                 por ver al rey mi señor.

LEONIDO:

                 Deja que un poco anochezca,
                 que yo haré con engañarle,
                 que al paso se nos ofrezca.

ELENA:

                 No hay cosa que por hablarle
                 peligrosa me parezca.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 081 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Entre PEROL, de soldadillo, con CELIA
CELIA:

                 A fe, Perol, que muy presto
                 tú vuelvas arrepentido.

PEROL:

                 Quien tan desdichado ha sido
                 justo fue que pare en esto.
                 De puro desesperado,
                 Celia, a la guerra me voy.

CELIA:

                 Dirás que la culpa soy.

PEROL:

                 Por ti voy a ser soldado.

CELIA:

                 ¿Por mí? Testimonio es.
                 Así Dios me dé ventura.

PEROL:

                 No, que desdenes del cura
                 me llevan como me ves.


<<<
>>>

Pág. 082 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

                 ¡Ay, Perol; si tú supieses
                 lo que es ir a pelear
                 y el ver luego granizar
                 las balas en los arneses.
                 Si vieses, cuando la vida
                 escapes de tantos daños,
                 traer entre rotos paños
                 una esperanza perdida,
                 a pretender a la corte
                 y con seis rotos papeles
                 andarte por los canceles
                 sin hallar cosa que importe,
                 sufriendo de la comida
                 del cortesano el olor
                 de los platos el rumor
                 y de la fresca bebida,
                 y tú de hambre muriendo
                 pagándote el viento allí
                 y cuando repare en ti,
                 acaso el coche saliendo,
                 decirte que bien está
                 estando tan mal tu panza,
                 que el viento de la esperanza
                 se te viene y se te va.
                 Deja para nobles eso,
                 que están bien emparentados,
                 que nunca en pobres soldados
                 halló pies el buen suceso.
                 ¿Estaráte bien o mal,
                 después de muchos balazos,
                 dar a la guerra los brazos
                 y los pies al hospital?
                 Vuelve en ti, que vas perdido.


<<<
>>>

Pág. 083 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 La duquesa va en persona
                 y a los soldados pregona
                 linda paga y buen partido.
                 O me voy o has de quererme.

CELIA:

                 Dado que venciere Elena,
                 ¿qué has de hacer?

PEROL:

                 Huir tu pena
                 y a tu rigor esconderme.}}

CELIA:

                 ¿No has de volver a la corte?

PEROL:

                 Es verdad.

CELIA:

                 Pues, ¿qué te engríe,
                 si no has de hallar quien te guíe
                 más que una carta sin porte?
                 Hallarás mil sabandijas
                 que te chupen el humor,
                 porque no sube el favor
                 en faltando las clavijas.
                 Hallarás en la ciudad
                 unos grandes habladores
                 preciados de historiadores
                 y de no decir verdad,
                 y estos libros de secretos
                 y sabios y extravagantes
                 favoreciendo ignorantes
                 para derribar discretos.
                 Hallarás...

PEROL:

                 No digás más,
                 ya sé que la bobería
                 ha de ser desdicha mía
                 de hoy para siempre jamás.
                 Pero quererme o dejarme.

CELIA:

                 Vete con Dios.


<<<
>>>

Pág. 084 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen AURELIO y el REY
AURELIO:

                 Aquí hay gente.

REY:

                 Aquí más seguramente
                 pienso esta noche alojarme.

CELIA:

                 Huye, Perol.

REY:

                 ¡Ay de mí!,
                 que son soldados frisones.
                 No ha un hora que los calzones
                 y la cuera me vestí;
                 señores, a serlo voy,
                 y aunque la guerra procuro
                 no soy soldado maduro,
                 que en verdad en cierne estoy.
                 Esta espada me prestaron,
                 la pluma a un gallo quité,
                 que porque le desrabé
                 mil gallinas me picaron;
                 suplico a sus pertenecias
                 me dejen ir.

REY:

                 No des voces.

AURELIO:

                 Huésped, ¿al rey no conoces?

PEROL:

                 Ya conozco sus presencias,
                 y de eso tengo temor.

REY:

                 ¿Qué hay de la duquesa Elena?

PEROL:

                 Que en esos valles ordena
                 gente contra vos, señor.


<<<
>>>

Pág. 085 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 ¿Es mucha?

PEROL:

                 No me han dejado
                 viña, ciruela ni pera;
                 en mi pueblo una bandera
                 para hacer gente han colgado;
                 y yo, que no sé latín,
                 quise echar por los porrazos.
                 pero, dejando embarazos:
                 ¿cómo os fue con el rocín?

REY:

                 Caminó famosamente.

PEROL:

                 Era hablador de los pies.

REY:

                 Luego murió.

PEROL:

                 Justo es,
                 por bestia y por diligente.

AURELIO:

                 ¿Qué piensas hacer aquí?

REY:

                 Ir con esta información
                 de la reina al escuadrón.

AURELIO:

                 ¿Cuándo y cómo?

REY:

                 Escucha.

AURELIO:

                 Di.


<<<
>>>

Pág. 086 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen ELENA y LEONIDO
LEONIDO:

                 No pases de estas cabañas
                 primero que estos villanos
                 te informen si el rey se acerca
                 y dónde aloja su campo.

ELENA:

                 La escuridad de la noche,
                 Leonido, ocasión me ha dado.
                 Amor, mi temor esfuerza,
                 que él me lleva y yo le traigo.

AURELIO:

                 Gente viene aquí, señor.

REY:

                 ¿Labradores o soldados?

AURELIO:

                 Soldados pienso que son.

REY:

                 ¿Qué gente?

ELENA:

                 Gente de paso.

REY:

                 ¿Soldados?

ELENA:

                 Si se ofreciere.
                 Y ellos, ¿qué son?


<<<
>>>

Pág. 087 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Otro tanto.

ELENA:

                 ¿De qué parte?

REY:

                 De quien tiene
                 justicia en aqueste caso.

ELENA:

                 ¿Luego son de la duquesa?

REY:

                 De que eso digáis me espanto,
                 que la duquesa es traidora.

ELENA:

                 ¡Miente cualquiera villano
                 treinta veces que eso diga!

REY:

                 ¡Plugiera al cielo, soldado!;
                 porque yo sé de mi rey
                 que su riqueza y palacio
                 y todo su reino os diera
                 porque le hubieran burlado;
                 pero violo con sus ojos,
                 no puede haber desengaño.

ELENA:

                 ¿Qué vio el bárbaro crüel,
                 que porque tiene tratado
                 casarse en Francia o Bohemia
                 a tanta lealtad ingrato
                 trató de darle la muerte?

REY:

                 Buena disculpa buscaron.


<<<
>>>

Pág. 088 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¿Para qué viene, si tiene
                 justicia, con tanto daño
                 de la inocente duquesa
                 abrasando sus estados?
                 Póngale en Roma este pleito,
                 y, si pudiere probarlo
                 con libelo de repudio,
                 castigue su pecho falso,
                 o nombre algún caballero
                 que salga en campaña armado;
                 que ella saldrá con él
                 para defender su agravio;
                 que pues que tiene valor
                 para conducir un campo,
                 le tendrá para salir
                 cuerpo a cuerpo.

REY:

                 Paso, hidalgo.

PEROL:

                 Paso, señores, por Dios;
                 que está en medio un hombre honrado
                 aunque pobre labrador.

REY:

                 Guárdate afuera, villano.

PEROL:

                 Villano y cristiano viejo
                 hasta los perniles rancio;
                 testigos en esta aldea,
                 el olmo y el campanario.

REY:

                 Ahora, hidalgo, vos decís
                 que nombre el rey un vasallo
                 y que vos haréis que Elena
                 salga en desafío al campo.
                 Con mujer no ha de querer
                 ninguno salvo un crïado
                 de los que a su lado tiene;
                 que el rey, sin pleito y letrados,
                 holgará del desafío.


<<<
>>>

Pág. 089 de 133
La discordia en los casados Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¿Quién sois, que podrá tanto?

REY:

                 ¿Y vos quién sois?

ELENA:

                 Deudo soy
                 de la duquesa.

REY:

                 Yo hermano
                 del almirante del rey,
                 y parto luego a tratarlo.

ELENA:

                 Yo lo mismo.

REY:

                 Pues, adiós.

PEROL:

                 Y yo, toquen esas manos,
                 aunque ninguno conozco,
                 salgo por fiador de entrambos.
Hablan aparte el REY y AURELIO

REY:

                 Ésta, Aurelio, es la duquesa,
                 y en grande peligro estamos,
                 que alguna celada tiene
                 entre esos álamos altos.
Hablan aparte ELENA y LEONIDO

ELENA:

                 Leonido, aquéste es el rey,
                 bien le habemos engañado;
                 gran gente tiene escondida,
                 por este arroyo nos vamos.

REY:

                 Ven, Aurelio, por aquí.

AURELIO:

                 Lindamente la burlamos.

LEONIDO:

                 ¿Qué dicha habemos tenido!

PEROL:

                 Celia, toma allá los hatos,
                 que hasta los montes revuelve
                 la discordia en los casados.

FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 090 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen AURELIO, ENRICO y ROSABERTO,
hijo del REY de Frisia
ENRICO:

                 Que le has de imitar es cierto,
                 por la grandeza heredada.

AURELIO:

                 Hoy quiere ceñirte espada
                 tu padre el rey, Rosaberto;
                 de cuyas obligaciones
                 no hay que advertir tu valor,
                 que tú lo sabrás mejor,
                 pues a tal lado la pones.

ENRICO:

                 Ya te dejo ejercitado
                 en la teórica de ella,
                 lo demás sabrás con ella,
                 en prática de soldado.
                 Grande esperanza nos das
                 de la virtud de tu pecho.

ROSABERTO:

                 No pretendo al que me ha hecho
                 degenerarle jamás;
                 conozco la obligación
                 en que a mis padres nací
                 y al reino que ya de mí
                 tiene tal satisfación.
                 Yo cumpliré su esperanza,
                 si mi vida guarda Dios,
                 y sabré que de los dos
                 debo tener confianza,
                 pues os tengo por maestros
                 en las armas y en las letras.


<<<
>>>

Pág. 091 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 Si con tu ingenio penetras
                 más que los hombres más diestros,
                 con la experiencia y los años
                 justa esperanza se tiene
                 de tu valor.

ENRICO:

                 El rey viene.
Sale el REY, acompañado,
ROSELO y otros, y en una
fuente espada y daga

REY:

                 Hoy temblarán los extraños
                 y nacerá nuevo amor
                 en los propios, Rosaberto,
                 quedando el reino tan cierto
                 de tu esperado valor.
                 Vengo a ceñirte la espada,
                 que ha de ser terror de Europa
                 cuando la Fortuna en popa,
                 ya en la mar con gruesa armada,
                 ya con ejército fuerte
                 en la campaña levantes
                 por los reinos circunstantes
                 las esperanzas de verte.
                 Dame esa espada.

ROSABERTO:

                 Señor,
                 bien seguro te imagino
                 de mi valor si el divino
                 tuyo me influye valor;
                 que quien le hereda de ti
                 bien dice con su esperanza,
                 si el mayor del mundo alcanza,
                 que como Fénix nací.


<<<
>>>

Pág. 092 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Ponte, Rosaberto, al lado
                 la ofensa de tu enemigo,
                 la defensa de tu amigo,
                 vida, honor, reino y estado.
                 Dé el cielo a tus verdes años
                 la dicha de Escipión,
                 que tanta varia nación
                 tembló por reinos extraños.
                 Apenas doraba el bozo
                 sus labios, cuando el senado
                 le hizo procónsul, fundado
                 en que tan prudente mozo
                 sería con más edad
                 lo que después de sus glorias
                 escriben tantas historias
                 con tanta felicidad.

ROSABERTO:

                 Ya, señor, que me has honrado
                 con lo que ceñida tengo,
                 pues que de tu mano vengo
                 a tenerla puesta al lado,
                 tu licencia me has de dar
                 para que me parta a Cleves,
                 pues hay jornadas tan breves,
                 que quiero a mi madre hablar.
                 Sabes que en mi vida vi
                 su rostro, y que no ha faltado
                 quien me ha dicho que ha llorado
                 muchas lágrimas por mí:
                 que dicen que injustamente
                 la desprecias y la dejas.


<<<
>>>

Pág. 093 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Quien te trujo tales quejas
                 miente, o presente o ausente;
                 y pues que te han advertido
                 con injusto atrevimiento,
                 está, Rosaberto, atento;
                 sabrás si estoy ofendido
                 con la duquesa de Cleves,
                 Elena, y tan nueva Elena,
                 que ha sido fuego de Frisia,
                 como la de Troya y Grecia.
                 Me casé con tan extraños
                 agüeros, que entre las fiestas
                 una bala me voló
                 las plumas de la cabeza;
                 y dando a un retrato mío,
                 que en el arco de una puerta
                 remataba el edificio
                 y miraba a la Duquesa,
                 pasó el lienzo por la gola,
                 burlando la envidia ciega
                 toro que piensa que es hombre
                 cuando en la capa se venga.
                 Viví los primeros años
                 contento y en paz con ella,
                 que, fuera de su hermosura,
                 es por extremo discreta,
                 mirando los dos en ti
                 aquella concordia eterna
                 de la paz de los casados
                 que los hijos manifiestan.


<<<
>>>

Pág. 094 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Mas la mudable inconstancia
                 de las cosas de la tierra
                 trocó en discordia esta paz
                 y toda esta gloria en pena.
                 Avisáronme ¡ay de mí!
                 que Elena tenía secreta
                 conversación con un hombre
                 en mi deshonra y afrenta.
                 Fuilo a ver, y entrando acaso,
                 él mismo a voces comienza
                 a decir que yo venía
                 a matar a la Duquesa.
                 Con esto, no sólo el vulgo,
                 pero también la nobleza
                 de Cleves tomó las armas,
                 y me siguieron con ellas.
                 Tuve dicha en que ya estabas
                 en Frisia, y el alma llena
                 de amor, y el honor de infamia
                 puse a la venganza espuelas.
                 Entré abrasando su estado
                 con grueso ejército, y ella
                 me salió al paso, ocupando
                 del Rhin las verdes riberas.
                 Vímonos en cierta noche,
                 y entre los dos se concierta
                 que, por excusar la sangre,
                 si se rompiese la guerra,
                 por mí saliese un soldado
                 y otro saliese por ella,
                 y que si venciese el mío
                 quedase mi afrenta cierta
                 y pudiese repudiarla.


<<<
>>>

Pág. 095 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Yo tuve tanta soberbia,
                 que salí secretamente
                 armado a la honrosa empresa,
                 sin fiarla de ninguno,
                 y aunque presumí que fuera
                 el primero en la estacada,
                 ya estaba un soldado en ella
                 armado de blancas armas,
                 en cuya celada apenas
                 daban lugar a la vista
                 las plumas blancas y negras.
                 Las cubiertas del caballo
                 negras sobre blanca tela,
                 sembradas de letras de oro
                 entre unas dagas y lenguas.
                 Las letras decían "Mentís,"
                 como que de su inocencia
                 daba la cubierta indicio,
                 pero era maldad cubierta.
                 Dimos vuelta a la estacada
                 y, nuestras mesuras hechas,
                 de la caja al ristre pasan
                 las lanzas, que al punto vuelan
                 descalabrando los aires
                 y dando los dos en tierra,
                 huyeron nuestros caballos
                 y la batalla comienza
                 a pie con blancas espadas.


<<<
>>>

Pág. 096 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Pero ni la mía, diestra,
                 ni mi robusta pujanza,
                 real pecho, heroicas fuerzas,
                 resistieron mi fortuna,
                 antes vine a dar, sin ellas,
                 a los pies de mi contrario,
                 en cuyo tiempo nos cercan
                 los nobles de los dos campos,
                 y cuando al de Cleves llegan
                 y le descubren la cara,
                 ven que es la misma duquesa.
                 Dan voces todos y dicen
                 que ha vencido la inocencia
                 y que yo estaba culpado.
                 ¡Qué deshonra y qué vergüenza!
                 Fue tan grande la que tuve
                 de ver que una dama tierna,
                 que una mujer, que a las armas
                 no obliga naturaleza,
                 me venciese y derribase,
                 que, dando a Frisia la vuelta,
                 mandé, pena de la vida,
                 que nadie me hablase en ella.


<<<
>>>

Pág. 097 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSABERTO:

                 Ni yo, señor, seré tan atrevido
                 que os hable en la Duquesa eternamente,
                 y pésame que de ella fui nacido.
                 Que estuviese culpada o inocente...

ENRICO:

                 Rosabelo de Cleves ha venido.
Sale ROSABELO

ROSABELO:

                 A Cleves fui, mi señor, secretamente,
                 como mandaste.

REY:

                 Y ¿qué hay allí de nuevo?

ROSABELO:

                 No me mandes hablar, que callar debo.

REY:

                 Habla, Roselo, yo te doy licencia.
                 ¿Puede haber más afrenta?

ROSABELO:

                 Sabe el cielo
                 que ni curiosidad ni diligencia
                 debes en esto a mi lealtad y celo.
                 La vulgar opinión, sin diferencia,
                 dice que la duquesa y Pinabelo,
                 hijo de Otón, enamorados viven,
                 y añaden que sus bodas aperciben.
                 Bien puede ser que testimonio sea
                 y que tus enemigos echen fama
                 que en esto su valor Elena emplea.


<<<
>>>

Pág. 098 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 No digas más. ¡Oh, Elena! ¡Oh, incendio! ¡Oh, llama!

AURELIO:

                 Señor, tu alteza no es razón que crea
                 la envidia vil que su virtud difama.

REY:

                 ¡Oh, Aurelio, calla! Que mujer que ha errado
                 nunca el primero error sólo ha dejado.
                 Pregona en Frisia luego que cualquiera
                 que la cabeza suya me trujere
                 le daré seis ciudades.

AURELIO:

                 Considera...

REY:

                 ¡Necio! ¿Qué quieres ya que considere?
                 ¿Con tanto deshonor casarse espera?
                 ¿Hay tal bajeza? A Pinabelo quiere.
                 ¿No hay yerro? ¿No hay veneno? ¿Esto consiento?
                 Ya no merece honor ni sufrimiento.
                 Esto que digo les daré firmado
                 a propios y a extranjeros este día.
                 Elija seis ciudades en mi estado
                 quien restaurare la deshonor mía.

ENRICO:

                 Aurelio, al poderoso y enojado
                 no pienses que es valor ni cortesía
                 replicarle, que nunca el que es discreto
                 tiempla la ira en el primero efeto.

Vanse todos y


<<<
>>>

Pág. 099 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


salen la DUQUESA y PINABELO
PINABELO:

                 Tiempla, señora, el desdén.

ELENA:

                 ¿Qué es desdén, villano, infame?
                 Desdén es bien que se llame
                 en los que se quieren bien.
                 Dime que tiemple la ira,
                 el enojo y el pesar.

PINABELO:

                 ¡Qué vicio en mujer es dar
                 crédito a cualquier mentira!

ELENA:

                 Yo sé que es mucha verdad
                 que por Cleves echas fama
                 que soy, villano, tu dama,
                 y con poca honestidad.
                 Esto a efeto de que viendo
                 que ya se empaña mi honor,
                 solicite tu favor
                 la voluntad que defiendo.

PINABELO:

                 Señora, de esta opinión
                 hablará el pueblo, que gusta,
                 como de cosa tan justa,
                 que me tengas afición.

ELENA:

                 ¿Cómo justa?

PINABELO:

                 Pues, ¿no fuera
                 que conmigo te casaras?
                 sangre soy. ¿Qué reparas?


<<<
>>>

Pág. 100 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Si sangre tuya tuviera,
                 con una daga, villano,
                 despedezara mis venas,
                 de sólo veneno llenas
                 de los agravios de Albano.
                 ¿Cosa justa dices que es
                 casarme, vivo mi esposo,
                 aun siendo tan rencoroso?

PINABELO:

                 Perdona y dame esos pies,
                 que me ciega el mucho amor.

ELENA:

                 Sal de Cleves desterrado
                 y no vuelvas a mi estado,
                 pena de infame y traidor.

PINABELO:

                 ¡Señora!...

ELENA:

                 No hay que pedir.
Sale OTÓN

OTÓN:

                 ¿Qué es esto?

PINABELO:

                 Si de tu tierra
                 esa crueldad me destierra,
                 ¿para qué quiero vivir?

OTÓN:

                 Pinabelo, ¿qué ocasión
                 para desterrarte has dado?

PINABELO:

                 Haber su bien procurado
                 con sangre del corazón.
                 Quéjase que el vulgo dice
                 que me quiere.


<<<
>>>

Pág. 101 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


OTÓN:

                 Y justo es.
                 Échate luego a sus pies
                 y lo que has dicho desdice.
                 Pide perdón, que es razón,
                 aun de la fama vulgar,
                 que hay mil ofensas sin dar
                 el que las hace ocasión.

PINABELO:

                 Señora, a vuestra grandeza
                 pide perdón mi ignorancia.

OTÓN:

                 Tú estás muy poca distancia
                 de cortarte la cabeza,
                 y ojalá que me lo mande
                 su alteza a mí, que esta espada,
                 a su defensa enseñada,
                 no sufre ofensa tan grande.
                 Señora, dadle perdón
                 por ignorante y por loco.

ELENA:

                 La furia que me provoco
                 vencen tus canas, Otón;
                 por ellas le debo dar.
                 (Quiero, de tantos errores, (-Aparte-)
                 perdonar estos traidores,
                 que es mejor disimular.
                 Bien conozco los enredos
                 y las lisonjas de Otón,
                 que no faltará ocasión
                 en cesando tantos miedos.)


<<<
>>>

Pág. 102 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


OTÓN:

                 Nuestra sangre te ha servido
                 desde su origen de suerte,
                 que te obliga a condolerte
                 de un loco amor atrevido,
                 con palabra que jamás
                 te hablaré en él Pinabelo.

ELENA:

                 Vuestros años guarde el cielo,
                 padre, a quien estimo en más,
                 que ya la ofensa olvidé.
Sale ALBERTO

ALBERTO:

                 ¿Puédese aquesto sufrir?

ELENA:

                 ¿Qué hay, Alberto?

ALBERTO:

                 Si decir
                 se sufre, yo lo diré.

ELENA:

                 Licencia tenéis.

ALBERTO:

                 Albano
                 pregona públicamente
                 que a cualquier hombre que intente
                 poner atrevida mano
                 en tu vida, que Dios guarde,
                 seis ciudades le dará.

ELENA:

                 Pues, ¿eso pena te da?

ALBERTO:

                 Tu vida me hace cobarde.

ELENA:

                 No creas que muera ansí
                 vida con corona de oro.


<<<
>>>

Pág. 103 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

                 La ambición pierde el decoro
                 al cetro, y harálo en ti.

ELENA:

                 Los reyes que no acobardan
                 a un traidor tan atrevido
                 mucho han de haber ofendido
                 los ángeles que los guardan.
                 ¿Tanto puede perseguirme
                 un hombre que quiero tanto?
                 Del odio del rey me espanto
                 contra una mujer tan firme.
                 ¿Querrá ponerme temor,
                 como es grande Rosaberto,
                 para venir a concierto?
                 mas ya sabe mi valor.
                 Los enemigos quisiera
                 de mi casa desterrar,
                 que yo me sabré guardar
                 de los que vienen de fuera.
Vase

OTÓN:

                 Alberto, de esta arrogancia
                 no nos resulta provecho,
                 que aunque del dicho hasta el hecho
                 suele haber tanta distancia,
                 tenemos en mil historias
                 griegas, troyanas, romanas,
                 mil ambiciones tiranas,
                 que hoy viven por sus memorias.
                 Fuera de que esto ha tocado
                 las honras de la nobleza
                 de Cleves.


<<<
>>>

Pág. 104 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERTO:

                 Si su cabeza
                 ha puesto en este cuidado,
                 téngale el rey de la suya
                 y pregónese otro tanto,
                 para que le cause espanto
                 y nuestro valor arguya.

PINABELO:

                 A quien las cabezas diere
                 de padre y hijo podréis
                 dar seis ciudades, pues seis
                 dar promete al que trajere
                 la de Elena, que aborrece.

ALBERTO:

                 Así se hará pregonar.

OTÓN:

                 Con este nuevo pesar
                 gallarda ocasión to ofrece
                 el tiempo a tu pretensión.

PINABELO:

                 ¡Ay, padre; que no es mujer!

OTÓN:

                 Esta discordia ha de ser
                 de tu ventura ocasión.

PINABELO:

                 Elena era mi abismo;
                 ya como Troya me quema,
                 que como quiere por tema,
                 aborrece por lo mismo.


<<<
>>>

Pág. 105 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen SIRALBO y CELIA,
villanos, y los MUSICOS.
Canten
MÚSICOS:

                 "Estad muy alegre,
                 dichosa y bella novia
                 en tanto que coméis
                 los picos de la rosca.
                 Huya toda tristeza
                 de vuestro rostro agora,
                 que aún agora no es tiempo
                 para que estéis celosa.
                 Poneos vuestras galas,
                 que hacéis mis envidiosas,
                 en tanto que coméis
                 los picos de la rosca."


<<<
>>>

Pág. 106 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

                 Cuando Perol, Siralbo,
                 de esta montaña sola
                 a la Corte se iba
                 por verme tuya toda,
                 me dijo con sus celos
                 sacudiendo la cola,
                 aunque se despejaba
                 como rocín con mosca,
                 "Ríe, Celia, que aún comes
                 las roscas de la boda."
                 Y esto que agora escucho
                 parece que conforma
                 con aquellas palabras
                 venganzas amorosas.
                 ¿Qué tiene el casamiento,
                 que a tantos alborota?
                 ¿Qué mares se navegan
                 de nunca vistas olas?
                 ¿Qué volcanes se pasan
                 que piedra azufre arrojan?
                 ¿Qué desiertas Arabias?
                 ¿Qué Libias arenosas?
                 ¿A qué plaza se sale?
                 ¿A qué toro se corta
                 con ancha espada el cuello?
                 ¿Qué difuntos se topan
                 en las encrucijadas
                 de las calles angostas?
                 ¿No es el casarse estar,
                 Siralbo, dos personas
                 comiendo en una mesa
                 y cenando a sus horas?
                 ¿No es el estar de noche
                 cubiertos con la ropa
                 en una misma cama
                 de un cobertor y colcha?
                 Pues, bien, ¿qué os acobarda?


<<<
>>>

Pág. 107 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIRALBO:

                 Hay, Celia, muchas cosas;
                 mas ninguna contigo,
                 que esto se entiende en otras.
                 Yo sé de cierta tierra
                 que cuando se desposa
                 un hombre clamorean
                 y por muerto le lloran;
                 que puesto que el peligro
                 no es más, ¡oh, Celia hermosa!,
                 que dos matrimoniarse,
                 algunos se endemonian.
                 Santa vida hacen muchos
                 a quien la dicha sobra,
                 que gracia en los casados
                 allá resulta en gloria.
                 Pero verás algunos
                 que no hay turca mazmorra
                 que más cautiva tengan
                 la libertad que gozan,
                 y más si toca en celos
                 con su puntilla en honra,
                 ningún forzado rema
                 que tenga más congojas.

CELIA:

                 No se dirá, Siralbo,
                 por dos que así se adoran,
                 aunque ajenas cabezas
                 hacen temblar las propias.
                 Cuando en nuestra duquesa
                 contemplo la discordia
                 que con su esposo tiene
                 la color se me roba.
                 ¿No veis lo que se dice?
                 ¿No veis lo que pregonan
                 a quien la diere muerte?


<<<
>>>

Pág. 108 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIRALBO:

                 Alguna furia loca
                 ha entrado en estos reinos.

CELIA:

                 ¡Qué tantos años rompa
                 la paz de estos casados!

SIRALBO:

                 La Fortuna piadosa
                 nos libre de esta envidia.

MÚSICOS:

                 ¿Cantaremos agora?

CELIA:

                 Cantad, si os agradare.
                 ¡Qué en tal temor me ponga
                 el día de mis dichas!

MÚSICOS:

                 Pues escucha y perdona.
Canten
                 "Estad muy alegre,
                 dichosa y bella novia,
                 en tanto que coméis
                 los picos de la rosca."
Entren CLENARDO y PANFILO,
caballeros, de camino, y
PEROL, de lacayo

PEROL:

                 Parar podéis en esta hermosa aldea,
                 siquiera porque yo nací en su monte.

PANFILO:

                 No hay otra que mayor ni mejor sea
                 en todo aqueste fértil horizonte.

PEROL:

                 Entrad en esa casa que hermosea
                 tanto verde laurel.


<<<
>>>

Pág. 109 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CLENARDO:

                 Pánfilo, ponte
                 a descansar un poco, que conviene
                 que duerma poco quien cuidados tiene.

PANFILO:

                 Apenas estará de las distancias
                 o puntos en que nace y muere el día
                 la noche en medio, llena de arrogancias,
                 cubriendo el sol con su teniebla fría,
                 cuando de aquestas rústicas estancias
                 salga, pues llevo para el monte guía,
                 a ejecutar, Clenardo, mi deseo.

CLENARDO:

                 Camina, pues.

PEROL:

                 ¡Ay, Dios! Mi muerte veo.
                 ¿Ésta es aquella fiera hermosa y bella
                 por quien desde pastor a cortesano
                 me pasaron sus bodas? Iré a vella.

SIRALBO:

                 ¿Quién es el que deciende al verde llano?

CELIA:

                 Perol no es éste?

SIRALBO:

                 Sí.

PEROL:

                 Mi buena estrella
                 hoy a mi diligencia dio la mano
                 para que en este monte, prado y selva,
                 de la Corte, en que estoy, a veros vuelva.

CELIA:

                 ¿Adónde vas tan perdido,
                 después que de tu ganado
                 te alejaste a ser soldado,
                 con ese loco vestido?
                 ¿Quién son esos cortesanos
                 con quien por el monte vas?


<<<
>>>

Pág. 110 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 Tal voy, que no pienso más
                 volver a tratar villanos.
                 En la corte vivo bien,
                 Celia, pues que te has casado
                 con Siralbo, que es honrado
                 y lo merece tan bien.
                 Verdad es, y Dios lo sabe
                 que no me agrada el servir;
                 pero tengo de sufrir
                 cuanto en sufrimiento cabe.
                 Demás que voy con dos amos,
                 Celia, en aquesta ocasión,
                 ya los viste, aquéllos son,
                 que entre aquellos verdes ramos
                 bajaron a vuestra aldea,
                 que me han de hacer duque o conde.

CELIA:

                 De ese peligro te esconde,
                 guarda que tu muerte sea.
                 De títulos agua arriba
                 no tengas, Perol, cuidado,
                 que es caballo desbocado,
                 que a quien levanta derriba.
                 Mira que lo vas agora.

PEROL:

                 Oye aparte.

CELIA:

                 ¿Qué me quieres?

PEROL:

                 ¡Demonios sois las mujeres!
                 ¡No sé qué espíritu mora
                 dentro de vuestro caletre!
                 ¿Quién te ha dicho que mis amos
                 y yo a matar al rey vamos!


<<<
>>>

Pág. 111 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CELIA:

                 ¿No quieres que lo penetre
                 de verte en aquese traje,
                 lacayo injerto en rufián?
                 Pero dime, ¿que éstos van
                 a matarle?

PEROL:

                 Yo soy paje,
                 digo, gentilhombre soy,
                 despensero o mayordomo,
                 que no sé qué oficio tomo,
                 pero con ellos estoy.
                 Van con notable secreto;
                 mas, por más que se han guardado,
                 yo sé que llevan tratado
                 de darle muerte, en efeto.
                 A no lo decir te esfuerza.
                 Eres mujer; no podrás,
                 que lo que os encargan más
                 eso decís con más fuerza.
                 Que si ganan, como creo,
                 las seis ciudades aquí,
                 la que fuere para mí
                 en tu persona la empleo.

CELIA:

                 Id con Dios, que si volvieres,
                 donde sabes me hallarás.

PEROL:

                 Si callas, Celia, serás
                 nuevo ejemplo de mujeres.

Vase


<<<
>>>

Pág. 112 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIRALBO:

                 ¿Fuése Perol?

CELIA:

                 ¿No lo ves?

SIRALBO:

                 ¿Tan de prisa?

CELIA:

                 Hay cierto efeto.

SIRALBO:

                 ¿Cómo?

CELIA:

                 Encargóme el secreto.

SIRALBO:

                 Tú me lo dirás después.

CELIA:

                 Y aun agora.

SIRALBO:

                 ¿De qué modo?

CELIA:

                 Los que viene acompañando
                 van a matar al rey.

SIRALBO:

                 ¿Cuándo?

CELIA:

                 Pudiendo.

SIRALBO:

                 ¡Locura es todo!
                 Pero ¡qué bien has guardado
                 el secreto!

CELIA:

                 Si a él le importa
                 y en hablar no se reporta,
                 él mismo ejemplo me ha dado.
                 ¿Por qué piensas que es la lengua
                 tan fácil en atreverse
                 y tan ligera en moverse
                 para nuestro daño y mengua?


<<<
>>>

Pág. 113 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIRALBO:

                 Por qué?

CELIA:

                 Porque en agua está
                 y en la saliva resbala.
                 La cabeza es menos mala
                 y el pie más pesado va;
                 la mano tarda en moverse,
                 porque, en fin, sin agua están;
                 lengua y ojos mal podrán
                 de hablar y ver detenerse,
                 porque en ella están fundados.
                 Vamos, Siralbo, a la fuente
                 y de Perol, que es valiente,
                 no te maten los cuidados.

SIRALBO:

                 ¡Qué lástima!

CELIA:

                 ¡Qué suceso!

SIRALBO:

                 Vamos, y al cielo pluguiera
                 que tan seca os hiciera
                 de lengua como de seso.

Vanse y


<<<
>>>

Pág. 114 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


salen el REY y su hijo ROSABERTO,
de caza, y AURELIO, ENRICO, y ROSELO
REY:

                 Suele imitar tan al justo,
                 hio, la caza a la guerra,
                 que quiero que es esta sierra
                 sea tu ejercicio y gusto.
                 Aquí te harás tan robusto
                 como conviene a soldado;
                 aquí sabrás a mi lado
                 el oso esperar, y aquí
                 perseguir el jabalí
                 y herir el veloz venado.
                 Mira estos campos que están
                 de tantas plantas vestidos,
                 que estos arroyos lucidos
                 cortos espejos les dan.
                 Mira qué alegres que van,
                 qué sonoros y qué iguales.
                 Si al campo con gusto sales
                 excusarás muchos vicios,
                 que no hay tales ejercicios
                 para los pechos reales.
                 Tal vez de correr cansado
                 dormirás del agua al son,
                 haciéndote pabellón
                 los altos olmos del prado.
                 Tal vez de un arroyo helado
                 sabrás beber el cristal
                 sin aparato real,
                 porque en su ribera fresca
                 se aprende la soldadesca
                 como en el campo marcial.
                 Tal vez con la propia mano
                 alcanzarás, diligente,
                 la fruta al ramo pendiente
                 cuando declina el verano.
                 Allá serás cortesano
                 y aquí soldado serás.
                 Con la virtud vencerás
                 con juveniles engaños,
                 que la experiencia y los años
                 te enseñarán lo demás.


<<<
>>>

Pág. 115 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSABERTO:

                 Con tu ejemplo, que, en fin, es
                 de un príncipe tan ilustre,
                 daré a mis rudezas lustre;
                 seré tu fénix después.
                 Beso mil veces tus pies
                 por el consejo y favor.

REY:

                 Esto me enseña tu amor,
                 y si es lección que te agrada,
                 a tu memoria traslada
                 estos pensamientos míos
                 hasta que con otros bríos
                 desnudes la blanda espada.

AURELIO:

                 Cuando quieras descansar
                 está todo prevenido.

REY:

                 Para que cese el ruido
                 haced la gente apartar.

ENRICO:

                 Bajan de aqueste pinar
                 rudos villanos a veros.

REY:

                 Cazadores y monteros
                 prevenid para la tarde.

ROSELO:

                 Ya de su vistoso alarde
                 tiemblan los ciervos ligeros.


<<<
>>>

Pág. 116 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale PEROL
PEROL:

                 En hábito de villanos
                 mis amos vienen aquí
                 para ejecutar ansí
                 locos pensamientos vanos.
                 Dijéronme que acechase
                 cuándo descansaba el rey.
                 ¡Oh, Codicia! ¿Dónde hay ley
                 que tu rigor no trapase?
                 Quieren llegar a ocasión
                 que esté sin gente.

AURELIO:

                 ¿Quién va?

PEROL:

                 ¿No lo ven?

AURELIO:

                 Haceos allá.

PEROL:

                 Oiga, hablando con perdón.

AURELIO:

                 ¿Qué queréis?

PEROL:

                 Al rey le diga
                 que quiere hablarle...

AURELIO:

                 ¿Quien?

PEROL:

                 Yo.

AURELIO:

                 ¿Vos?


<<<
>>>

Pág. 117 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 ¿No tengo lengua?

AURELIO:

                 No.

PEROL:

                 A enseñársela me obliga.

REY:

                 ¿Qué es eso?

PEROL:

                 ¿No se le acuerda
                 a su esquelencia de mí?

REY:

                 ¿De vos? Pues, ¿adónde os vi?

PEROL:

                 ¡Que así la memoria pierda
                 y esté de sí tan ajeno!
                 Cuando de Cleves huía,
                 ¿un labrador no le dio
                 un rocín tuerto, muy bueno,
                 que tragaba lindamente
                 las leguas y la cebada?

REY:

                 Aurelio, aquella jornada
                 importó el ser diligente.

AURELIO:

                 No se me olvida, señor,
                 del peligro que tuvimos,
                 pues sin caballos nos vimos.

REY:

                 Debo a este buen labrador
                 poco menos que la vida.
                 Mas, ¿cómo vivís aquí?

PEROL:

                 Retira, señor, de ti,
                 pues mi amor no se te olvida,
                 toda esta gente y sabrás
                 a lo que vengo.

REY:

                 Conmigo
                 te aparta.

PEROL:

                 ¿Estoy bien?

REY:

                 Sí, amigo.

PEROL:

                 ¿Puédote hablar?

REY:

                 Bien podrás.


<<<
>>>

Pág. 118 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 De los montes de mi aldea
                 desesperado salí,
                 ¡oh, muy magnífico rey,
                 que alumbre Dios sin parir!,
                 por celos de una villana,
                 cuyo zapato gentil
                 pudiera dar quince y falta
                 al más gallardo chapín.
                 Casóseme por su gusto
                 con un pastor albañil.
                 ¡De mal andamio de torre
                 vuele, sin ser serafín!
                 Yo, como otros mil perdidos,
                 vine a la Corte a servir
                 o aprender algún oficio
                 de muchos que en ella vi.
                 Primeramente, señor,
                 para aprender a morir,
                 serví un cierto pretendiente
                 a costa de su rocín.
                 Tuve algunos refregones
                 con la gualdrapa, y perdí
                 los estribos y los meses
                 que hay desde noviembre a abril.
                 De la ceniza en las brasas
                 salté, señor, porque di
                 entre un hombre y una mula,
                 mula que hablaba latín.


<<<
>>>

Pág. 119 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 Dejélos por sagitarios,
                 y fui a servir desde allí
                 a un discreto, que es oficio
                 como sastre o menestril.
                 Este hablaba de tal suerte,
                 que una mañana la vi,
                 caídas las dos quijadas
                 y estas palabras decir,
                 "¡Oh, si de diamante fuera
                 la lengua con que nací,
                 pues que Dios hizo de bronce
                 a quien me pudo sufrir!"
                 Dejéle muerto, de hablar
                 harto no; Troya fue aquí,
                 porque di con un poeta
                 toda de plata y marfil,
                 todo de perlas y de oro;
                 pero pienso que comí
                 cercendaduras de versos
                 desde San Blas a San Gil.
                 Al fin, como de su trato
                 tanta soberbia aprendí,
                 pasé a servir gente ilustre;
                 dos caballeros serví.


<<<
>>>

Pág. 120 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEROL:

                 Estos, oyendo que daban
                 de las riberas del Rhin
                 las mejores seis ciudades
                 que Cleves encierra en sí
                 al que diese las cabezas
                 de vos y vuestro delfín,
                 determinaron ser ellos,
                 y vienen a ver si aquí
                 pueden a traición mataros
                 en traje villano y vil,
                 porque en diciendo que os llevan
                 a enseñar un jabalí,
                 piensan de ocultas pistolas
                 dar la rueda al polvorín.
                 Yo, que he visto a la duquesa,
                 cuyo pobre huésped fui,
                 llorar por este pregón
                 que no fue su gusto, en fin,
                 tuve a dicha el avisaros,
                 por ella, por vos, por mí,
                 por que, a pesar de traidores,
                 viváis desde un siglo a mil.


<<<
>>>

Pág. 121 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Hay cosa semejante?

PEROL:

                 De esta traza
                 se quiere aprovechar su atrevimiento.

REY:

                 ¡Buen lance hubiera echado en esta caza!
                 ¿Son éstos?

PEROL:

                 Sí, señor.

REY:

                 Huye al momento.
Salen CLENARDO y PANFILO,
vestidos de labradores

PEROL:

                 Aquí me escondo.
{{Pt|CLENARDO:|
                 Dile cómo has visto
                 estar comiendo el rústico sustento
                 de este encinar al jabalí, Doristo.V

PANFILO:

                 ¡Pardiez, que ha de matarle su excelencia!

REY:

                 ¿Qué es esto, amigos? (¡El furor resisto!) (-Aparte-)

CLENARDO:

                 Ven solo, gran señor, con advertencia
                 de que se irá, sintiendo alguna gente,
                 un jabalí que espanta su presencia;
                 que sólo con tu hijo en esta fuente
                 le matarás al paso.

REY:

                 (Así lo creo, (-Aparte-)
                 a estar de vuestras armas inocente;
                 mas no ejecutaréis vuestro deseo.)
                 ¿Aurelio?


<<<
>>>

Pág. 122 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 ¿Gran señor?

REY:

                 Prende a estos hombres.
                 Perdido habéis en esto loco empleo.

CLENARDO:

                 Pues ¿hay por qué de un jabalí te asombres?

REY:

                 Miradlos bien.

ENRICO:

                 Pistolas son aquéstas.

REY:

                 Ya sé vuestra traición y vuestros nombres.

ROSELO:

                 ¿Quisiéronte matar?

REY:

                 Las bocas de éstas
                 lo dijeran mejor si las piedades
                 del cielo no nos fueran manifiestas.

AURELIO:

                 Pasaréles el pecho.

CLENARDO:

                 Las ciudades
                 de Cleves como en Frisia prometidas
                 despiertan contra ti las voluntades.
                 Éstas, señor, se atreven a las vidas
                 del príncipe y de ti.

PANFILO:

                 Las nuestras eran
                 las que vinieron hasta aquí vendidas.

AURELIO:

                 Mira, señor, que los demás se alteran.

REY:

                 Óyeme, Aurelio, atento. Si las cosas
                 de la duquesa bien se consideran,
                 no presumo que son tan sospechosas,
                 pues quien de estos traidores me dio aviso
                 muestra que sus entrañas son piadosas.
                 Secretamente, Aurelio, y de improviso
                 de estos dos hombres las cabezas corta,
                 de quien librar mi vida el cielo quiso,
                 y dame las cabezas, que me importa
                 hacer de mis sospechas una prueba.


<<<
>>>

Pág. 123 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


AURELIO:

                 Mucho el castigo tu grandeza acorta.

REY:

                 Tras esto, con los dos llevaréis nueva
                 que al príncipe y a mí nos dieron muerte,
                 y de estos hombres los dos cuerpos lleva
                 con nuestras ropas mismas, de tal suerte,
                 que se crea que son nuestras personas.
                 Sólo a estos dos de que el engaño advierte
                 dirás que por lo mismo que pregonas
                 a Cleves llevan ya nuestras cabezas.

AURELIO:

                 Su amor con triste llanto galardonas.

REY:

                 Presto verán el fin de sus tristezas.

AURELIO:

                 ¡Traed a esos traidores!

ROSELO:

                 ¿Dónde vamos?

AURELIO:

                 Detrás de aquestas ásperas malezas.

CLENARDO:

                 Vendidos fuimos.

PANFILO:

                 La ocasión erramos.
Sale PEROL

PEROL:

                 Salir quise, señor, a que me vieran.
                 Todo lo vi desde estos verdes ramos.

ROSABERTO:

                 ¿Qué pretendes hacer luego que mueran?

REY:

                 Partir contigo a Cleves, disfrazado;
                 que no es bien que estas cosas se difieran.
                 Ni se ha casado Elena ni mudado.
                 Tú eres su hijo; yo he de ver mi muerte
                 o quedar de mi honor desengañado.


<<<
>>>

Pág. 124 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROSABERTO:

                 Besar quiero tus pies.

PEROL:

                 A mí me advierte
                 lo que tengo de hacer.

REY:

                 Esas cabezas
                 de quien Aurelio ya la sangre vierte
                 traes ocultas.

PEROL:

                 Altamente empiezas
                 a procurar tu justo desengaño.

REY:

                 Cansado vivo ya de mis tristezas.
                 O se acabe la vida o el engaño.
Vanse y sale la DUQUESA y OTAVIA

ELENA:

                 En esta resolución
                 tengo, Otavia, el pensamiento.

OTAVIA:

                 Cosas de tu ingenio son.

ELENA:

                 ¿Hay más triste casamiento?
                 ¿Hay más bárbara afición?
                 Que algún hombre con desdén
                 trate a quien le quiere bien,
                 puede haber causas o engaños.
                 ¡Pero que a mí tantos años
                 este galardón me den!

OTAVIA:

                 Tenéis tan malos terceros
                 en Pinabelo y Otón,
                 que es imposible poneros
                 en paz.


<<<
>>>

Pág. 125 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Los dos polos son
                 de todos mis males fieros.
                 No dudes; culpa he tenido
                 en que no los hayan muerto.
                 Piedad de mujer ha sido.
                 ¡Yo a mi hijo Rosaberto!
                 ¡Yo matar a mi marido!
                 ¡Loca estoy de este pregón!

OTAVIA:

                 Con esto se ha echado el sello
                 a tu discordia y pasión.

ELENA:

                 Si he sido culpada en ello,
                 yo muera, Otavia, a traición.
                 ¡Ay, gobierno de mujer,
                 errado cuando acertado;
                 pues aunque sobre el poder,
                 en no viendo espada al lado
                 se afrentan de obedecer!
                 Ni puedo admitir marido,
                 ni hacer que me teman puedo.
                 Cuando el que ha de ser temido
                 llega, Otavia, a tener miedo
                 el gobierno va perdido.
                 Morir quiero, y no vivir
                 entre Otón y Pinabelo.
                 Al rey tengo de escribir
                 que venga a matarme. ¡Ay, cielo!
                 ¡Qué mayor bien que morir!


<<<
>>>

Pág. 126 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


OTAVIA:

                 Mira que es eso locura.
                 Tu daño, señora, advierte.

ELENA:

                 ¡En los males que no hay cura
                 dichoso el que con la muerte
                 descansa en la sepultura!
Salen OTON, PINABELO y LEONIDO

LEONIDO:

                 Dicen que nos has llamado
                 porque estás con mucha pena.
                 ¿Qué tienes? ¿Qué te han contado?

ELENA:

                 ¡Perros! ¡Por vida de Elena,
                 que os he de dar dueño honrado!
                 Vasallos habéis de ser
                 de Frisia. Yo haré venir
                 al rey, que os haga temer.
                 Hoy le tengo de escribir
                 que os enseñe a obedecer.
                 Su hijo en vuestro señor;
                 ponga gobierno en su estado;
                 máteme y cobre su honor,
                 que aunque no se le he quitado,
                 ya lo tengo por mejor.
                 ¿Quién fue el infame que ha hecho
                 con este pregón de agora
                 nueva desgracia en su pecho?

OTÓN:

                 Advierte, heroica señora,
                 que procuran tu provecho.


<<<
>>>

Pág. 127 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Que no hay provecho, villanos.

PINABELO:

                 ¿No hay de procurar tu vida?

ELENA:

                 ¿Qué vida, si sois tiranos?
                 Hoy estoy aborrecida.
                 Mi vida pongo en sus manos.
                 De todos he de vengarme
                 con morir.

PINABELO:

                 ¡Bravo rigor!

ELENA:

                 ¡Albano venga a matarme!

LEONIDO:

                 ¡Qué raro ejemplo de amor!
Sale ALBERTO

ALBERTO:

                 Albricias pudieras darme,
                 si yo no te conociera,
                 de la nueva que ha venido
                 y menos sangrienta fuera.

ELENA:

                 ¿Cómo?

ALBERTO:

                 Ya es muerto el que ha sido...

ELENA:

                 ¡No prosigas! ¡Tente! ¡Espera!
                 ¿Es el rey?

ALBERTO:

                 Dos caballeros
                 tudescos en una caza
                 le han muerto.


<<<
>>>

Pág. 128 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 ¡Oh, tiranos fieros!

ALBERTO:

                 Dióles un monte la traza
                 y el hábito dos monteros,
                 que dicen que estando a solas
                 le tiraron dos pistolas.

ELENA:

                 ¿Es cierto?

ALBERTO:

                 Sin duda es cierto.
                 Y a tu hijo Rosaberto.

ELENA:

                 ¡Calla, que cubren las olas
                 del mar de tanto dolor
                 el alma, que ya se anega!

OTÓN:

                 (¡Brava nueva!) (-Aparte-)

PINABELO:

                (¡Qué mejor!) (-Aparte-)

LEONIDO:

                Ya con las cabezas llega.
Sale PERÓN, de tudesco gracioso,
con una caja, y el REY y PINABELO, su hijo,
de tudescos, con calzas, muy
galanes, y muchas plumas

PEROL:

                 Llega, y no tengas temor.


<<<
>>>

Pág. 129 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 Dame, señora, tus pies;
                 pues más por vengar tu agravio
                 que por promesa hemos hecho
                 hazaña que importa tanto
                 a tu vida, a tu sosiego,
                 a tus nobles, a tu estado
                 y al bien común de dos reinos.

ROSABERTO:

                 Aquí en esta caja traigo
                 las degolladas cabezas
                 de Rosaberto y Albano.
                 Agora casarte puedes
                 y dar para siglos largos
                 herederos de tu sangre
                 a tu estado y tus vasallos.

ELENA:

                 ¡Calla, infame, que ni he sido
                 quien esa sentencia ha dado,
                 ni en mi vida tuve intento
                 de solicitar su daño!
                 ¡Ya es muerto el rey, mi señor!
                 El sentimiento que hago
                 no es por temor ni lisonjas,
                 mas porque, aun muerto, le amo!
                 Estos traidores han sido
                 los que este pregón han dado.
                 Yo me mataré tras él.
                 Suelta de ese infame lado
                 la espada, porque una misma
                 nos quite la vida a emtrambos.


<<<
>>>

Pág. 130 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 ¡Tente, señora! ¡Qué es esto?
                 Pésame de haberte dado
                 este dolor.

ELENA:

                 Tú me has muerto
                 y los que me estáis mirando.

OTÓN:

                 ¡Ya no se puede sufrir,
                 Elena, tu pecho ingrato!
                 Tu hijo y el rey son muertos.
                 Trata de tomar estado,
                 o buscaremos señor.

ELENA:

                 ¿Eso me dices, villano?

OTÓN:

                 Pues habiendo el rey de Frisia
                 tan mal de tu honor tratado,
                 que hasta agora sin él vives,
                 siendo testimonio claro,
                 ¿es justo que por él llores?

REY:

                 Paso, almirante Otón, paso,
                 que el rey no le levantó
                 ese testimonio cuando
                 le llevaste a la duquesa,
                 y tuyo fue el falso trato;
                 que tú le dijiste al rey
                 su ofensa y que en su palacio
                 el hombre le enseñarías.

OTÓN:

                 ¿Yo?

REY:

                 ¡Tú!

OTÓN:

                 ¿Quién te lo ha contado?

REY:

                 ¿El rey!

OTÓN:

                 Con testigos muertos,
                 mala probanza.

REY:

                 Yo hago
                 más fe que el rey.

OTÓN:

                 Pues, tú mientes.

REY:

                ¡Toma!


<<<
>>>

Pág. 131 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


En dándole un bofetón, se pongan con
las espadas el REY y ROSABERTO, el príncipe,
OTON y PINABELO y la DUQUESA en medio
ELENA:

                 ¿Hay caso más extraño?

OTÓN:

                 ¡En mi cara! ¡Pinabelo!

PINABELO:

                 ¿Señor? Aquí estoy. ¡Matadlo!

ELENA:

                 Teneos.

REY:

                 Yo soy el rey,
                 y éste es mi hijo, villanos.
                 A mí ninguno me ha muerto,
                 duquesa, y si tantos años
                 en tal discordia he vivido,
                 ese infame lo ha causado.
                 Él me dijo que ofendías
                 mi honor. Yo, con el agravio,
                 entrélo a ver, y salieron
                 su hijo y su gente al paso.
                 Salí huyendo, y he vivido,
                 hasta que he sido avisado
                 de tu justo sentimiento,
                 la venganza procurando,
                 y he tenido por mejor,
                 reina, ponerme en tus manos,
                 que vivir entre sospechas.

ELENA:

                 ¡Dame, gran señor, los brazos,
                 o esos pies, que es más razón!


<<<
>>>

Pág. 132 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

                 ¡Tu hijo abraza!

ELENA:

                 Este llanto
                 te dice lo que no puedo.

ROSABERTO:

                 Mis ojos te la han pagado.

PEROL:

                 ¿Quién ha de pagar el porte
                 de estas cabezas?

ELENA:

                 ¡Criados!
                 Las de Otón y Pinabelo
                 con esas dos haced cuatro.

OTÓN:

                 ¡Señora!

ELENA:

                 ¡Llevadlos luego!

PINABELO:

                 ¡Más merecemos!

ELENA:

                 ¡Llevadlos!

PEROL:

                 ¿No conoces a Perol,
                 el que en el monte cazando
                 toda la noche tenía
                 de las traíllas los galgos?
                 Pues yo fui el que al rey le di
                 el rocín tuerto pasando
                 por mi cabaña una noche.


<<<
>>>

Pág. 133 de 133
La discordia en los casados Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ELENA:

                 Alcaide, Perol, te hago
                 de las dos torres de Cleves.

REY:

                 Yo le doy seis mis ducados
                 de renta.

ROSABERTO:

                 Yo le hago noble.

PEROL:

                 A todos beso las manos.
                 ¿Qué armas he de poner?

ROSABERTO:

                 Escoge.

PEROL:

                 En el primer cuarto
                 tres cantimploras de vino;
                 en el segundo, un pedazo
                 de una nalga de tocino,
                 y en el tercero un gazapo;
                 en el cuarto, medio queso,
                 porque acabe con aplauso,
                 en la cama o en la mesa,
                 la discordia en los casados.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<