La elección por la virtud: 009

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 009 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SABINA:

               Sí, siempre ha de ser la maya,
               Camila.

CAMILA:

               También lo digo;
               mas yo sé que no te pesa,
               en levantando la mesa,
               de ir allá cada mañana;
               porque con cuerpos de grana
               y patena rabitiesa
               te vean los escolares.
               ¿Pará qué muestras pesares?

SABINA:

               Hago bien, ¿qué quieres tú?

PERETO:

               ¿Y qué llevas?

SABINA:

               Alajú,
               turrón de almendro; dos pares
               de cantarillas de arrope,
               transparente como el ascua,
               donde el hombre el pan ensope;
               castañas, fruta de Pascua,
               que cuando el hambre las tope
               de la gente escolaniega,
               yo apostaré que se pega
               a comprarlas como moscas
               y aun miel, nueces y roscas
               llevamos; y apenas llega
               al mercado la borrica,
               cuando como tordos vienen
               escolares, a quien pica
               el hambre, que se entretienen,
               como alguna es gente rica,
               en comprarme en un instante
               cuanto les pongo delante,
               y nos dan aquestos riscos.
               Ello más de dos pelliscos
               me paso; aunque un estudiante
               harto garrido me aguarda,
               que, mientras vende la leña
               mi hermano, que a veces tarda,
               me defiende y aun me enseña
               voluntad.