La elección por la virtud: 106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 106 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Yo no vengo a pretender,
               Ascanio, el ser cardenal,
               aunque lo pudiera ser;
               soy vicario general
               de mi orden, y por ver
               la envidia, enojo y pasión
               que tiene mi religión
               y los poderosos de ella,
               por verme cabeza en ella,
               su injusta persecución
               me fuerza a que el papa
               pida que del oficio me absuelva,
               y con otro estado y vida,
               o a mis principios me vuelva,
               o del orden me despida.
               Estos favores prevengo
               y a esto sólo a Roma vengo.
               Ved qué modo de intentar
               cargo, si vengo a dejar,
               Ascanio, el cargo que tengo.
               Si Césaro tuvo amor
               a mi hermana, y ella ha sido
               tan dichosa, que al valor
               de su nobleza ha subido,
               con ser hija de un pastor,
               ¿por qué culpáis su ventura,
               pues que la naturaleza
               con mil ejemplos procura
               igualar a la nobleza
               muchas veces la hermosura?
               Veis como no estoy culpado
               y con la poca razón,
               Ascanio, que estáis airado.