La elección por la virtud: 122

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 122 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Esta vez os he cogido;
               contra vos es el proceso.
               ¿Por qué ha de estar por vos preso,
               viejo honrado y afligido,
               vueso vencejo, decí,
               si él a una venceja adora,
               que en la sierra le enamora,
               y no puede dar el sí
               a la venceja que tiene
               su nido allá entre los godos?
               Pues que son vencejos todos,
               Y estos dos se quieren bien,
                  casadlos, que las altivas
               noblezas son espantajos,
               y todos, altos y bajos,
               nacimos de Adán y Adivas.

FABRIANO:

               Idos con la maldición.

SABINA:

               Vos el preito sentenciastes;
               si vos mismo os condenastes
               un asno sois con perdón.

FABRIANO:

               Echa, Alejandro, de aquí
               estos bárbaros, o haré
               una bajeza.

SABINA:

               ¡A la hé,
               vos sois buen juez, pues ansí
               heis justicia!

ALEJANDRO:

               Este lugar
               desocupad.