La elección por la virtud: 125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 125 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               ¿A jabonar?

MARCO:

               Sí, eso os ruego.

CAMILA:

               ¿Qué tiene?

MARCO:

               Como Amor es fuego,
               le ha puesto como el carbón.

CAMILA:

               ¿Como el carbón? Pues a un lado,
               que estoy limpia, y si me topa,
               ensuciaráme la ropa
               vueso corazón tiznado.

MARCO:

               ¡Qué gracia!

CAMILA:

               No llegue al brazo,
               y sepa que en mi lugar
               nadie sabe jabonar,
               si no es con jabón de mazo.
               Por eso no haga cosquillas
               si no quiere en conclusión
               llevar, señor, un jabón
               que le quiebre las costillas.

MARCO:

               Para aliviar los enojos
               del alma, darla podéis
               los ojos, que es bien los deis,
               pues tenéis tan bellos ojos,
               y la podréis jabonar.
               Vuestra es, tomadla.

CAMILA:

               La astucia;
               no quiero yo alma tan sucia,
               que se ha menester lavar.

MARCO:

               Yo estoy ya tan rematado,
               mi graciosa lavandera,
               que ser el jabón quisiera
               según los celos me ha dado
               de que ande cada instante
               en vuestras manos, que en suma
               son más blandas que su espuma.