La elección por la virtud (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La elección por la virtud.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 138
La elección por la virtud


La elección por la virtud Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• SIXTO
• PERETO, viejo
• CAMILA
• SABINA
• CÉSARO
• DECIO, criado
• MARCO Antonio
• POMPEYO


• FABIO, criado
• CHAMOSO, pastor
• Otros PASTORES
• RODOLFO, caballero
• ASCANIO
• MARCELO
• JULIO, criado
• CRENUDO


• ALEJANDRO
• COLONA
• Dos FRAILES franciscanos
• El PAPA, San Pío V
• ABROSTRA
• ENRIQUE
• El príncipe FABRIANO


• JULIANO
• RICARDO
• El EMBAJADOR de España
• FABRICIO
• ROMA
• Unos ESTUDIANTES
• MÚSICOS


Escena I
Pág. 002 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Sale SIXTO de labrador pobremente vestido;
saca a su padre muy viejo, vestido de labrador,
con un gabán viejo, y sácale casi en brazos,
con báculo grosero. Llámase PERETO, el viejo


SIXTO:

               Ya es, padre, hora de almorzar.
               Aquí hace buen sol. Sabina,
               saca un banco en que sentar
               nuestro padre.

PERETO:

               ¡Peregrina
               virtud! ¡Piedad singular!
               Hijo, aunque viejo y cansado,
               no tanto que si arrimado
               a un palo los pies provoco,
               no pueda andar poco a poco.
               Soy ya viejo, estoy pesado;
               ya de mis carnes molestas
               la carga grave contemplo.
               Suelta, si ya no me aprestas
               de la cigüeña el ejemplo,
               que lleva a su padre a cuestas;
               no te canse, por tu vida,
               pues, la cosa más querida
               de mi vejez...


Pág. 003 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Quien os lleva,
               padre, en el alma que aprueba
               esta obligación debida
               a quien el ser que me anima
               me dió, que sois, padre, vos,
               es razón que os lleve encima;
               que el padre, después de Dios,
               la joya es demás estima.
               Y si el padre es el segundo
               después de Dios en el mundo,
               no es bien que os parezca nuevo
               si en el hombro, padre, os llevo;
               que en buena razón me fundo,
               aunque os espanto y asombro;
               pues, según naturaleza,
               he de llevar cuando os nombro,
               padre, a Dios en la cabeza,
               y luego al padre en el hombro,
               que es el segundo lugar
               donde se puede asentar
               la piedad en que me fundo,
               pues sois, en fin, el segundo
               que he de obedecer y amar.

PERETO:

               Ya sé que has de vencer,
               hijo, en razones; mas eso
               conmigo no ha de valer,
               que no es para tanto peso
               tu cuello, ni ha de traer
               cosa que le canse.


Pág. 004 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               ¿Cómo?
               Eso por agravio tomo.
               ¿Causa al noble cuello pena
               el oro que en la cadena
               tiene por liviano el plomo?
               ¿Cansa el honroso blasón
               con que el ilustre alemán
               adorna con el tusón
               el pecho, cuando le dan
               las insignias al sajón?
               ¿No honra el francés decoro
               con el San Miguel de oro?
               ¿Qué? ¿Con la cruz de San Juan
               al español no le dan,
               con la encomienda un tesoro?
               Y quedando satisfechos,
               ganan honras y provechos,
               sin que el peso les oprima,
               y llevan cruces encima
               de los cuellos y los pechos.
               Pues si en sus mayores fiestas
               son sus insignias aquéstas,
               ¿parecieran mejor ellos
               con sus cruces a los cuellos
               que yo con mi padre a cuestas?


Pág. 005 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               Como en mi casa pajiza
               descubierta a la inclemencia
               del cielo, cuando graniza,
               su soberana influencia
               el invierno fertiliza,
               con que, entre el tosco sayal,
               eres vela al natural,
               que en la linterna encubierta
               a su luz abre la puerta
               por viriles de cristal,
               mil cosas me pronosticas.
               Quieran los cielos que cobres,
               hijo, lo que signiflcas,
               y que estas montañas pobres
               tu dicha las vuelva ricas.
               Mas sí harán, que ya han mirado
               el amor que me has cobrado;
               y honra siempre su clemencia
               la paternal obediencia.
Sacan CAMILA Y SABINA, de labradoras,
una mesilla con manteles,
jarro y vaso y pan y un torrezno,
y un banco y una silla de costillas

SABINA:

               Ea, padre, ya está asado
               un torrezno de pernil,
               verdugo del hambre vil,
               para que la vuesa impida.


Pág. 006 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               ¡Ay, mi sobrina querida!
               Mi vejez ve en ti su abril.

CAMILA:

               Entre esas dos rebanadas
               viene que alienta su olor.

SABINA:

               Comedlas, que están pringadas,
               porque desde el asador
               en las diversas jornadas
               que al plato la lonja hacía,
               que las cumpliesen decía
               las lágrimas que lloraba
               y cada vez que llegaba,
               y enjugárselas quería,
               como en toalla de lino
               descansaban sus enojos,
               y lloraban, imagino,
               los dos, dando el pan los ojos,
               las lágrimas el tocino.

PERETO:

               ¡Qué gracia! Camila amada,
               parte.

SABINA:

               Comé si os agrada,
               aunque está salado a fe.

PERETO:

               Por muy salado que esté,
               hija, estáis vos más salada.
               Félix, siéntate aquí.
               Ea, ¿no os sentáis las dos?
De rodillas

SIXTO:

               Padre, ya sabéis de mí
               que siempre que coméis vos,
               gusto yo de estar ansí.


Pág. 007 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               Ahora quiero que me des
               este gusto.

SIXTO:

               Si lo es
               vuestro, alto, enhorabuena.
Siéntanse todos

PERETO:

               Almorzad, que hasta la cena
               no habéis de comer los tres.

CAMILA:

               ¿Qué os dice, padre, la lonja?

PERETO:

               Que si mirara de espacio
               la ambición y la lisonja
               del adulador palacio
               que al rico sirve de esponja,
               el que es de tu gusto esclavo
               estimara más que el pavo,
               el francolín y el faisán,
               pobre mesa y negro pan,
               añejo jamón, y al cabo
               dos cascos de una cebolla,
               que en la labradora mesa
               siempre que anda el hambre en folla
               son, en vez de la camuesa,
               mondadientes de la olla.
               Porque aquí, todos sentados,
               no hay menos ni más honrados.
               Todos comemos al fin,
               sin que nos esté el rüín
               contándonos los bocados,
               como en el palacio están.


Pág. 008 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CAMILA:

               Echáos esta vez de vino,
               que cuidados, pena os dan.

PERETO:

               Sí, que sin él, el tocino
               es cura sin sacristán.
A SIXTO
               ¿E iréis hoy a Fermo?

SIXTO:

               Suelo ir.

PERETO:

               Ya que es tarde recelo.

SABINA:

               Dad gracias, padre.

PERETO:

               ¡Pues no!
               Quien aquí nos sustentó
               nos bendiga allá en el cielo.

TODOS:

               Amén.
Álzanse la mesa y levántanse

PERETO:

               ¿Quién ha de ir contigo?

SIXTO:

               Siempre va Sabina.
Vase SIXTO

PERETO:

               Vaya;
A CAMILA
               que tú quedarás conmigo.


Pág. 009 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SABINA:

               Sí, siempre ha de ser la maya,
               Camila.

CAMILA:

               También lo digo;
               mas yo sé que no te pesa,
               en levantando la mesa,
               de ir allá cada mañana;
               porque con cuerpos de grana
               y patena rabitiesa
               te vean los escolares.
               ¿Pará qué muestras pesares?

SABINA:

               Hago bien, ¿qué quieres tú?

PERETO:

               ¿Y qué llevas?

SABINA:

               Alajú,
               turrón de almendro; dos pares
               de cantarillas de arrope,
               transparente como el ascua,
               donde el hombre el pan ensope;
               castañas, fruta de Pascua,
               que cuando el hambre las tope
               de la gente escolaniega,
               yo apostaré que se pega
               a comprarlas como moscas
               y aun miel, nueces y roscas
               llevamos; y apenas llega
               al mercado la borrica,
               cuando como tordos vienen
               escolares, a quien pica
               el hambre, que se entretienen,
               como alguna es gente rica,
               en comprarme en un instante
               cuanto les pongo delante,
               y nos dan aquestos riscos.
               Ello más de dos pelliscos
               me paso; aunque un estudiante
               harto garrido me aguarda,
               que, mientras vende la leña
               mi hermano, que a veces tarda,
               me defiende y aun me enseña
               voluntad.


Pág. 010 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               De ellos te guarda;
               que es mala gente.

SABINA:

               ¡Si soy
               muy boba yo cuando voy!
               Si llega al brazo desnudo,
               con el palo le saludo
               y le digo, "¿Haste de ir hoy?"
               Tienme miedo.
Sale SIXTO

SIXTO:

               Aparejadas
               están las jumentas; ea,
               vamos.

CAMILA:

               ¿Están ya cargadas?

SIXTO:

               Sí, hermana.

CAMILA:

               Cosa que sea
               que las calzas coloradas
               se os olviden, como ayer,
               y no las traigáis.

SIXTO:

               Por ver
               la gracia con que te enojas
               no las traje.

CAMILA:

               Excusas frojas
               son ésas; no han de valer.


Pág. 011 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Ea, las alforjas pon.
               Echadme la bendición
               como soléis, padre mío.

PERETO:

               ¡Ay, hijo! del cielo fío
               que ha de darte el galardón
                  que tu obediencia merece
               ................... [ -ece].
               La bendición que a Esaú
               Jacob hurtó, y pides tú,
               mi amor, Félix, te la ofrece.
               Ruego al cielo que, pues él
               mudó el nombre en Israel,
               lo mudes tú, aunque es locura,
               en papa.
Bendícele y levántanse

SABINA:

               Barbero o cura
               tomara yo que fuera él.

SIXTO:

               Ea, vamos.
Aparte a SIXTO

CAMILA:

               ¡Buena cholla
               tiene el viejo, cuando escapa
               del torrezno o de la olla!


Pág. 012 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Pues, ¿qué? ¿No puedo ser papa?

SABINA:

               ¿Quién, tú?

SIXTO:

               Yo.

SABINA:

               ¡Papateolla!
A su padre

SIXTO:

               Al sol os dejo. La mano
               me dad, y adiós.
Besa la mano

PERETO:

               Él te guarde.
               Mira que vuelvas temprano.

SIXTO:

               No hay volver hasta la tarde.

CAMILA:

               Las calzas de grana, hermano.
Vanse SIXTO y SABINA

PERETO:

               Hija, mi bien pronostico,
               pues que de Félix espero
               las venturas que publico.

CAMILA:

               Disputa con el barbero.
               Es dimuño. Cuando chico
               llevaba el calendario
               al cura, y el incensario,
               y él mismo le dijo un día
               que si estudiaba sería
               sacristán y boticario.


Pág. 013 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Sale CHAMOSO, pastor
CHAMOSO:

               Pereto, Dios os mantenga.

PERETO:

               ¡Oh, Chamoso! ¿Por acá?

CHAMOSO:

               ¿Dó está Félix? Porque venga
               conmigo; quizá será
               rey, que no hay quien convenga
               los zagales de Montalto.

PERETO:

               ¿Cómo?

CHAMOSO:

               Todos pican alto
               quitando y poniendo leyes.
               Como es la Pascua de Reyes,
               cada cual, de seso falto,
               quiere esta Navidad ser
               rey.

PERETO:

               Ya sé la costumbre
               que aquí se suele tener
               cada año.

CHAMOSO:

               Esta pesadumbre
               no la puede deshacer,
               sino vuestro hijo, Pereto,
               que es muy meolludo y discreto.

PERETO:

               A Fermo a venderme va
               leña; mas vamos, que allá
               apaciguarlos prometo.

CAMILA:

               ¿Dó vais, padre? Dejaos de eso.

PERETO:

               Camila, mi amor travieso
               hace moza mi vejez,
               y si veo rey esta vez
               a Félix, saldré de seso.
Vanse todos.


Pág. 014 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Salen CÉSARO, de estudiante,
y DECIO, su criado de galán
DECIO:

               ¿Sólo un mes de ausencia puede
               hacerte que a Laura olvides?

CÉSARO:

               ¿Al viento firmeza pides?

DECIO:

               ¿Viento, amor?

CÉSARO:

               Sí, y aun le excede.

DECIO:

               Diversas definiciones
               he visto suyas, señor.
               Unos le llaman furor,
               y a sus efectos, pasiones;
               otros dicen que es locura
               o accidente que maltrata;
               otros calidad innata
               que al hombre inclinar procura
               que ame de cierta edad
               a quien tiene inclinación;
               quien tal llama imperfección,
               quien locura y liviandad.
               El médico dice que es
               cierto humor o destemplanza
               de la sangre; semejanza,
               el filósofo; interés,
               la dama, y el desvarío
               del astrólogo adivina
               que es fuerza de astros que inclina
               a amar al libre albedrío.
               Fuego le llamaron ciento,
               pues que abrasa al que enamora,
               y agua le llama el que ignora
               mas nadie le llama viento.


Pág. 015 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Pues nadie, Decio, le da
               el nombre que le conviene.
               Quien amor tiene, no tiene
               sino viento.

DECIO:

               Bien está.

CÉSARO:

               Y así aguarda; quien ama
               y al yugo de amor suspira,
               ¿no es porque primero mira
               la belleza de su dama?

DECIO:

               Es verdad. De lo exterior
               comienza amor su conquista.
               ¿Qué infieres?

CÉSARO:

               Verás tu error.
               En fin, que cualquier amor
               tiene principia en la vista,
               y el obieto que se ve
               es lo amado.

DECIO:

               Vé al efeto.

CÉSARO:

               Sí haré. Si la dama es el objeto,
               para que en la vista esté
               de quien la ha de amar, no envía
               sujeto bastante copia,
               sujeto sí, que ella propia
               mal en los ojos cabría.
               Fuera de que es circunstancia,
               como muestra la experiencia,
               que entre el objeto y potencia
               haya debida distancia.


Pág. 016 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Vengamos al fundamento.
               Las especies que a los ojos
               representan los despojos
               de la dama ¿no son viento?
               Sí, que para verte a ti,
               desde el lugar donde estás,
               especies al viento das
               las cuales llegan a mí
               y me enseñan tu retrato.

DECIO:

               Todo lo concedo.

CÉSARO:

               Pues,
               claro está que lo que ves
               es el viento, mentecato.
               Luego si ama el pensamiento
               la hermosura que miré,
               y ésta sólo viento fue,
               el amor no es más que viento.

DECIO:

               Bien tu opinión has probado.
               Conforme a aqueso, señor,
               nadie tendrá más amor
               que un cuero cuando está hinchado,
               porque es todo viento.

CÉSARO:

               Quiero
               dejarte para importuno.

DECIO:

               Ahora sé que es todo uno
               viento, amor, amante y cuero.
               ¡Pobre de Laura, que en vano
               llora, Césaro, por ti!


Pág. 017 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Decio, desde que salí
               de nuestra patria, Fabriano,
               y vine a Fermo a estudiar,
               de Laura olvidé el amor.
               ¿Débole más que el favor
               que una dama suele dar
               a quien comienza a servilla;
               una ventana, un semblante
               risueño, una mano, un guante,
               y cuando mucho, una silla
               en su casa?

DECIO:

               ¡Aqueso es bueno!
               ¿Pues amor que había llegado,
               señor, a verse ensillado
               sabe tan poco de freno?
               Es imposible.

CÉSARO:

               Yo sé
               que el príncipe de Fabriano,
               mi padre, y Julio, mi hermano,
               tienen de holgarse en que esté
               tan libre que a Laura olvide,
               porque lo llevaban mal.

DECIO:

               Laura es mujer principal.

CÉSARO:

               Más prendas mi sangre pide,
               que, aunque soy hijo menor,
               en Italia ni en Sicilia
               no hay más ilustre familia
               que la Ursina.


Pág. 018 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Es la mejor;
               mas no mirabas en eso
               habrá un mes cuando adorabas
               a Laura y palabra dabas
               de ser su esposo.

CÉSARO:

               El exceso
               de amor disparates fragua
               como esos. ¿Qué no dirá
               Decio, el que hidrópico está
               por echarse un golpe de agua?
               De Laura no hay calentura,
               y ya la sed acabó.

DECIO:

               La causa bien la sé yo.

CÉSARO:

               Dirás alguna locura.

DECIO:

               Diré que la villaneja
               que cada día al mercado
               viene, ese clavo ha sacado.

CÉSARO:

               Necio, disparates deja.

DECIO:

               Niégamelo, por tu vida,
               que estoy yo ciego, señor.
               Yo sé que en tu pecho, amor,
               juega a "salga la parida,"
               y que a Laura ha rempujado.

CÉSARO:

               ¿Por qué?


Pág. 019 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Porque te desvelas
               mucho, Y más que las escuelas
               cursas la plaza y mercado
               de Fermo. Si las más veces
               vienes, y en viéndola aquí
               sin más criados que a mí,
               con ser quien eres, te ofreces
               hablar con ella, de modo
               que das nota a quien te ve;
               y si quieres que te dé
               razón que lo diga todo,
               ¿por qué me mandas comprar
               cuanto aquí trae a vender?
               ¿Para qué puedes querer
               lino tú, pues no has de hilar?
               ¿No me hiciste el otro día
               que me ensuciase la ropa
               con una carga de estopa
               que trujo?

CÉSARO:

               Harás que me ría.

DECIO:

               ¿De qué sirven tus cautelas?
               ¿Qué puede significar
               hacerme ansí ayer comprar
               una espuerta de pajuelas
               que trujo? Dos aposentos
               tengo llenos de despojos,
               semejantes, de manojos
               de cebollas, de pimientos,
               de tomillo, de romero,
               de espliego...


Pág. 020 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               No digas más.

DECIO:

               ¿Tú espliego?, ¡Y me negarás
               que es amor! O ¿eres barbero?

CÉSARO:

               Decio, la mayor venganza
               que Laura tendrá de mí,
               es que una villana ansí
               me obligue a hacer tal mudanza.
               Conflésote que la adoro.

DECIO:

               Fáciles muros contrastas.

CÉSARO:

               Ni perlas en conchas bastas,
               ni en sayal guarnición de oro,
               ni el sol que por la mañana
               por nubes tienda el cabello,
               sale más bizarro y bello
               que la graciosa villana
               entre el grosero vestido,
               donde la naturaleza,
               sin el arte, a su belleza
               su poder todo ha rendido.
               Si vieres la sal que tiene
               cuando habla, aunque el lenguaje
               corresponde con el traje;
               si el donaire con que viene
               a vender vieras despacio,
               yo sé que me disculparas
               y su aldea ventajaras
               a la corte y el palacio.
               Ocho días ha que salgo
               a verla, y después de vella
               quedo más muerto por ella.


Pág. 021 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


DECIO:

               Pues di, ¿hasla dicho algo?

CÉSARO:

               Sí, mas diéronla los riscos
               su aspereza.

DECIO:

               Todas son
               gatos en camaranchón.
               ¡Do al diablo gatos ariscos!

CÉSARO:

               No tanto que no me avisa
               tal vez con los ojos bellos
               que espere mi amor en ellos
               lo que me ofrece su risa.
               Y aunque con lengua grosera,
               responde de cuando en cuando,
               risueño el semblante y blando,
               y en el mercado me espera,
               porque mis deseos entiende.

DECIO:

               Mas porque ve el interés
               que saca de ti después,
               que a precio de oro te vende
               sus rústicas mercancías.

CÉSARO:

               Antes juzgas como necio;
               porque sólo el justo precio
               toma, sin que mis porfías
               la hayan podido obligar
               a que un anillo reciba.

DECIO:

               Una condición esquiva
               ansí suele comenzar.
               Ella se ablandará cuando
               al interés no resista,
               que no hay mejor tomista
               que la que empieza en "Durando."
               Pero. ¿aguárdasla hoy?


Pág. 022 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Ahora
               vamos, que ya habrá venido.

DECIO:

               ¡Pobre Laura! ¡Que ha podido
               una grosera pastora
               quitarte la posesión,
               que el sayal quieres que tome!
               Mas ¿qué mucho? Si hay quien come
               vaca mejor que un capón.
Vanse CÉSARO y DECIO.
Salen SABINA, con
alforjas, y SIXTO

SABINA:

               Estas paredes son, hermano, el sitio
               donde sueles vestirte. Los jumentos
               dejo paciendo en unas verdes mielgas.
               Cerca estamos de Fermo; ¿has de mudarte
               de escolar, como sueles?

SIXTO:

               ¿Pues no, hermana?

SABINA:

               Saco, pues, el manteo y la sotana.

SIXTO:

               El cielo mis intentos favorece.
               Cuatro años ha que estudio; y que tu vendes
               las rústicas alhajas que te compran,
               mientras estudio yo. La causa de esto,
               aunque no te la he dicho hasta este punto,
               es ésta; que a tu amor será mal hecho
               no revelarte cuanto esconde el pecho.

Saca de las alforjas
todo el vestido de estudiante
y un vademeco, y vase vistiendo


Pág. 023 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Un día que, como otros, en la plaza
               de esta universidad vendía contigo
               los miserables frutos que la sierra
               a quien cultiva su aspereza ofrece,
               se llegó un estudiante, que con otros
               entre una carga de cabritos tiernos
               estaban escogiendo los más gordos;
               y reparando, con notables veras,
               en las facciones de mi rostro un rato,
               y advirtiéndome ser el que regía
               la cátedra sútil de Matemática,
               me pidió que le diese larga cuenta
               de mi edad, patria y nombre,
               en qué mes y en qué día salí al mundo,
               porque miraba en mi fisonomía
               pronósticos notables de ventura,
               correspondiendo con su pensamiento
               la dicha de mi humilde nacimiento.
               Reíme, imaginando que eran tretas
               de estudiantes fisgones, y dejéle;
               pero de suerte a persuadirme vino
               a que hablaba de veras, que obligado
               a escucharle por ver en su persona
               partes dignas de darle honrado crédito,
               lo mejor que yo supe satisfice
               a sus preguntas, advirtiendo que era
               de humildes padres, y mi pobre patria
               las grutas toscas de Castel Montalto;


Pág. 024 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               que un miércoles nací, que era a catorce
               de diciembre, según solía mi madre,
               que Dios haya, decirme, y ser el año
               en que al mundo salí mil y quinientos
               y veinte y uno; Félix solamente
               en el nombre de pila, e infelice
               en todo lo demás; pues no hay ventura
               adonde siempre la pobreza dura.
               Quedó suspenso, y arqueando
               después las cejas, dando un grande grito,
               "Félix," dijo, "las obras corresponden
               con el nombre, de modo que tu dicha
               tres coronas ofrece a tu cabeza;
               si tomas una, con que serán cuatro.
               En una religión estudia y deja
               el rústico ejercicio, que las letras
               prometen ensalzar tu nombre y fama.
               En estrella naciste venturosa.
               Ten cuenta con el miércoles, que es día
               en que has de ser dichoso, sin que tengas
               felicidad que en él no te suceda.
               Tu ingenio fertiliza el cielo pio;
               sigue las letras y el consejo mío."
               Fuese. ¡Qué de suspenso volví a casa!
               Y, cavando en aqueste pensamiento,
               dispúseme, a pesar de la pobreza,
               estribo vil de inclinaciones nobles,
               a seguir del astrólogo el consejo.


Pág. 025 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Volví a buscarle, y hallé que era ya muerto;
               pero no desmayé por eso un punto;
               antes vendiendo mis humildes ropas
               a los serranos de mi pobre sierra
               y llegando también algún dinero
               de lo que iba vendiendo cada día,
               compré secretamente a un estudiante
               este vestido, y de tu amor fiado,
               ha ya cuatro años, con ayuda tuya,
               cual ves, que en estudiante me transformo.
               Bien es verdad que en nuestro pueblo el cura
               a leer y escribir me enseñó un tiempo
               y un poco de gramática, y con ella
               aprovecho de modo en los estudios
               que todos me celebran y respetan;
               mas no porque ninguno hasta este punto
               sepa quien soy; adonde vivo; adonde
               me escondo, cuando salgo de sus cursos;
               porque como me esperas aquí, y luego
               me vuelvo a mis groseras antiparas,
               de modo los deslumbro y causo espanto
               que hay quien piensa que es todo por encanto.
               Éste, Sabina mía, es el suceso
               de mi historia.

SABINA:

               Y a fe que es agradable.

Mete el vestido de labrador en las alforjas


Pág. 026 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               Yo espero en Dios que presto he de pagarte
               lo mucho que te debo.

SABINA:

               Estudia, hermano;
               que no será pequeña tu ventura
               si fueres sacristán del pueblo o cura.

SIXTO:

               Dame esos brazos, mi Sabina cara.

SABINA:

               ¡Qué bien te está el vestido! Ser mereces
               calóndrigo, y pardiez que lo pareces.

SIXTO:

               Ves a vender la leña.

SABINA:

               No repares
               en eso. Adiós, que vienen escolares.
Vase SABINA

SIXTO:

               Si Cleantes de noche agua sacaba
               para vender, por estudiar de día,
               y en la atahona donde el pan molía
               nombre a sus letras y virtudes daba;
               si Plauto, por ser sabio mendigaba,
               y a un pastelero mísero servía;
               si Euménides en hüesos escribía
               a falta de papel que no alcanzaba,
               si ha habido quien en el imperio altivo
               por el cetro trocando el aguijada
               a célebres historias dio motivo;
               si a Pedro pescador Roma agradaba,
               no será mucho, aunque pobre vivo,
               por letras venga a ser...


Pág. 027 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


VOZ:

               O papa, o nada. (-Dentro-)
 

SIXTO:

               Precedióme a la razón
               una voz cuyo sentido
               me ha dejado suspendido;
               y si pronósticos son
               señal de algún bien futuro
               muchas veces para un hombre,
               y siendo Félix mi nombre,
               serlo en las obras procuro,
               ya he visto pronosticada
               mi felicidad aquí.
               El cielo dijo por mí
               que he de ser o papa o nada.
Salen MARCO Antonio
y POMPEYO, de camino

MARCO:

               O papa o nada pretenda (-Dentro-)
               ser el cardenal Colona,
               pues tan digna es su persona
               de la tiara.

POMPEYO:

               No entienda
               Roma que de su elección
               poca gloria ha de tener;
               mas temo que le ha de hacer
               notable contradicción,
               entre otros, el cardenal
               Carrafa.


Pág. 028 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


MARCO:

               El senado grave
               del conclave, primo, sabe
               que no hay sujeto papal
               más digno de la elección
               que mi tío.

POMPEYO:

               Quiera el cielo
               asegurarme el recelo
               con que estoy.

SIXTO:

               (Estos dos son (-Aparte-)
               Colonas. La Vicaría
               de Cristo debe estar vaca.

MARCO:

               Si el cónclave no le saca
               ahora en vano porfía
               mi tío.

SIXTO:

               Informarme quiero
               de lo que es.
Sale FABIO, criado de POMPEYO

FABIO:

               Ya están aquí
               los pastores.

POMPEYO:

               Primo, vení.

Vanse los dos POMPEYO y MARCO Antonio


Pág. 029 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SIXTO:

               ¿Qué es esto?

FABIO:

               Paulo Tercero
               es muerto.

SIXTO:

               ¡Válgame Dios!

FABIO:

               Es el cardenal Colona.
               pretendiente.

SIXTO:

               Su persona
               lo merece.

FABIO:

               Son los dos
               sobrinos y a Roma van
               para ver de este suceso
               el fin.

SIXTO:

               Las manos os beso.
Vase FABIO

SIXTO:

               Nuevos alientos me dan
               mis deseos. A buen punto
               mis palabras atajaron
               cuando me pronosticaron
               el bien que he de gozar junto.
               El astrólogo me dijo
               que si en religión entraba,
               tres coronas me guardaba
               mi dicha. El hábito elijo
               en San Francisco, después
               que de doctor gradüado
               pueda tomar otro estado,
               que éste mi deseo es.
               La ciencia es mi enamorada,
               por letras he de valer.
               ¡Alto! a escuelas, que he de ser,
               aunque pobre, papa o nada.

Vase SIXTO.


Pág. 030 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Salen SABINA con un jumento
cargado de leña y fruta,
y un palo en la mano,
y CÉSARO, estudiante galán
SABINA:

               ¡Jo, parda! Verá el dimuño
               cual va. ¡Jó, burra! ¡Qué aguda!
               Porque el hijo deja en casa
               quiere volverse. ¡Jo, burra!

CÉSARO:

               Serrana bella, escuchadme,
               hablad siquiera.

SABINA:

               So muda.

CÉSARO:

               ¿Muda o mudable?

SABINA:

               Eso no.

CÉSARO:

               ¿Pues nunca os mudaréis?

SABINA:

               Nunca.

CÉSARO:

               ¿Luego nunca imagináis
               quererme?

SABINA:

               Quiérale Judas.

CÉSARO:

               ¡Ay, quién os diera un abrazo
               aquí!

SABINA:

               ¡Arre, que se burla!

CÉSARO:

               Escuchad, serrana bella.


Pág. 031 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SABINA:

               Juegue limpio, que soy dura,
               y tenga quedas las manos
               que sé poquito de burlas.
Dale con el palo

CÉSARO:

               Todo esto es amor.

SABINA:

               Amor
               quiere que se le sacuda.
               Llegue, que el amor y el polvo
               dicen que a palos se curan.

CÉSARO:

               No sé qué tengo en este ojo,
               ¿queréis soplármele?

SABINA:

               Acuda
               a los fuelles del herrero.

CÉSARO:

               Soplad.

SABINA:

               ¡Arre, que se burla!

CÉSARO:

               ¡Qué sal!

SABINA:

               ¡Oh! soy muy salada.

CÉSARO:

               Mi tormento os lo asegura,
               porque me matáis de sed.

SABINA:

               Habrá comido aceitunas.

CÉSARO:

               Oíd.

SABINA:

               Señor escolar,
               vaya con Dios, que son muchas
               tantas burlas y chufetas;
               y en mi vida comí chufas.
               Déme el dinero si quiere
               de mi leña y de mi fruta,
               que anochece y vivo lejos,
               y tiene la bolsa dura.


Pág. 032 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Siempre dilato el pagaros,
               porque teme mi ventura
               que os vais luego y me dejáis,
               serrana del alma, a oscuras.

SABINA:

               ¿Pues soy yo candil?

CÉSARO:

               Sois sol
               que mis tinieblas alumbra.

SABINA:

               ¿No ve las uñas que tengo?
               ¿Por qué quiere sol con uñas?

CÉSARO:

               Porque me aso como el fénix
               en él.

SABINA:

               ¿Que se asa?

CÉSARO:

               Sin duda.

SABINA:

               Pues aun no está bien asado
               su mercé.

CÉSARO:

               ¿Por qué?

SABINA:

               Aun no suda.

CÉSARO:

               ¡Pluguiera a Dios que sudara;
               y fuera señal segura
               que de la fiebre de amor
               declinaba ya la furia!

SABINA:

               ¿Luego está calenturiento?

CÉSARO:

               De mi amor las llamas puras
               me abrasan; tened el pulso,
               poned mi tormento en cura.

SABINA:

               ¡Mas arre!

CÉSARO:

               Acabad, tomadle;
               ¡ea!


Pág. 033 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SABINA:

               Désele a mi burra,
               que nació cas del albéitar
               y sabe de calenturas.

CÉSARO:

               Yo sé que habéis de quererme.

SABINA:

               Poco sabe si no estudia
               más.

CÉSARO:

               Llegad, dadme una mano;
               ¿queréis?

SABINA:

               ¡Arre, que se burla!

CÉSARO:

               ¿Saben en vuestro lugar
               lo que es amor?

SABINA:

               ¡Ya pescuda!
               ¿pues no lo habían de saber?
               Desde el porcarizo del cura,
               ellos deben de pensar
               que no rompe caperuzas
               amor, si brocado y seda
               nada escupe.

CÉSARO:

               Pues, escucha.
               ¿Qué es amor?

SABINA:

               Debe de seer
               erizo que pica y punza
               el alma, o mango de sastre
               cargado de sus agujas.


Pág. 034 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

¿Has amado?

SABINA:

Tanto cuanto.

CÉSARO:

¿Gustas de amar?

SABINA:

¿Quién no gusta?

CÉSARO:

¿Quítate el sueño?

SABINA:

No, duermo.

CÉSARO:

¿Pues cáusate pena?

SABINA:

Alguna.

CÉSARO:

¿Ha mucho le quieres?

SABINA:

No.

CÉSARO:

Pues dilo.

SABINA:

Es desenvoltura.

CÉSARO:

¿No es tu igual?

SABINA:

Es mucho más.

CÉSARO:

¿Será tu esposo?

SABINA:

Estó en duda.

CÉSARO:

¿Ámate?

SABINA:

Dice él que sí.

CÉSARO:

Pues basta.

SABINA:

No estoy segura.

CÉSARO:

Dime quién es.

SABINA:

¿Para qué?

CÉSARO:

Mataréle.


Pág. 035 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


SABINA:

¿Por qué injuria?

CÉSARO:

Porque te ama.

SABINA:

¡Arre que se burla!

CÉSARO:

¡Ay de mí!

SABINA:

¿Siéntelo?

CÉSARO:

Mucho.

SABINA:

¿Tanto me quiere?

CÉSARO:

Es locura.

SABINA:

Pues, júrelo.

CÉSARO:

¡Por tus ojos!

SABINA:

¿No más?

CÉSARO:

Y por tu hermosura.

SABINA:

¿Es muy noble?

CÉSARO:

Soy Ursino.

SABINA:

Y yo villana.

CÉSARO:

¿Amor no ajusta
desiguales muchas veces?

SABINA:

Cuando su llama asegura.

CÉSARO:

Luego iguales los dos somos.

SABINA:

No hay amor en parte alguna.

CÉSARO:

¿Pues qué es aquéste?

SABINA:

Engaño.

CÉSARO:

Mucho sabes.

SABINA:

So muchacha.

CÉSARO:

¿Es galán tu amante?

SABINA:

Lindo.


Pág. 036 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

¿Muy alto?

SABINA:

Como una grulla.

CÉSARO:

¿Gentilhombre?

SABINA:

Como un Mayo.

CÉSARO:

¿Muy discreto?

SABINA:

Más que un cura.

CÉSARO:

¿Qué talle?

SABINA:

De aquese talle.

CÉSARO:

¿Qué cara?

SABINA:

Como la suya.

CÉSARO:

¿Soy yo acaso?

SABINA:

¿Querrá él sello?

CÉSARO:

¡Pues no!

SABINA:

¡Arre, que se burla!
(¡Valga el diablo el escolar! (-Aparte-)
Quillotrada estoy sin duda,
o es amor el que me come,
o son cosquillas o pulgas.)

CÉSARO:

¿Que no me crees?

SABINA:

No lo creo.
{{Pt|CÉSARO:|
¿Pues qué haré?

SABINA:

Comer las truchas
de aquí, que diz que se pescan,
señor, a manos enjutas.
¿Para qué quiere sardinas
del aldea, que aunque hay muchas
son muy groseras y caras?


Pág. 037 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Sobre gustos no hay disputa.
               Dame esa mano.

SABINA:

               ¿A qué fin?

CÉSARO:

               Diré mi buena ventura
               a la tuya.

SABINA:

               ¿Sois gitano?

CÉSARO:

               ¿Qué no es amor?

SABINA:

               ¡Ah, hi de pucha,
               qué bien sabes quillotrar!
               ¡A fe que sois mala cuca!
Dale la mano a CÉSARO

CÉSARO:

               ¡Qué blanca!

SABINA:

               Como carbón.

CÉSARO:

               Dime, pues, la patria tuya.

SABINA:

               Ya no os puedo negar nada.
               Castel Montalto y sus grutas
               es mi patria humilde y pobre;
               y tan baja mi fortuna
               que mi padre y tres hermanos
               heredamos de la cuna
               una casa sin tejado,
               treinta ovejas y dos burras.
               Pereto a mi padre llaman,
               mi nombre es Sabina, y una
               hermana que me dió el cielo,
               más fresca que las lechugas,
               se llama Camila; Félix
               es mi hermano, que procura
               el regalo de mi padre,
               con tal piedad y cordura,
               que espero en Dios le ha de hacer
               mil mercedes. Si es que gustas,
               señor, de muesa pobreza
               y muesas peñas incultas,
               esto sólo soy y tuya,
               que es lo más que tener puedo,
               si como noble procuras
               que la joya de mi honor
               ni se rompa ni destruya;
               que la guardo por ser sólo
               lo que debo a la Fortuna.


Pág. 038 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               Sabina sabia, ya entiendo
               tus palabras. La hermosura
               de esos ojos vale más
               que cuanto mi sangre ilustra.
               Fía de mí, que soy noble,
               y que las palabras tuyas
               por ser tan castas y honradas
               el oro de mi fe apuran.
               Yo iré a tu lugar mañana
               fingiendo que en la espesura
               de sus montes ando a caza.
               Ocasión de vernos busca.
               Verás cuanto puede Amor.
               Aquesta cadena es tuya
               y aquestos brazos tras ella.

SABINA:

               Lo postrero no, que es mucha
               licencia. Esotro recibo
               por su amor y por mi fruta.


Pág. 039 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


CÉSARO:

               En fin, ¿me quieres?

SABINA:

               No sé.

CÉSARO:

               ¿Serás mía?

SABINA:

               Seré suya.

CÉSARO:

               ¿Cuándo?

SABINA:

               El tiempo lo dirá.

CÉSARO:

               ¿Quién lo puede hacer?

SABINA:

               El cura.

CÉSARO:

               Dame en señal una mano.

SABINA:

               Luego. ¡Arre, que se burla!
Vanse los dos.
Llega CÉSARO a abrazarla,
y vase sin abrazarla.
Salen dos ESTUDIANTES

ESTUDIANTE 1:

               Ya descubrí el estudiante
               que a Fermo y comarca asombra.

ESTUDIANTE 2:

               ¿De veras?

ESTUDIANTE 1:

               Félix se nombra.
               Cosa os diré que os espante.
               Desde el cuello le seguí
               por saber si por los vientos
               con alas de encantamentos
               volaba; y fuera de aquí,
               tras una casa caída,
               vi que una hermosa villana,
               a quien dio nombre de hermana,
               con su tardanza afligida,
               a desnudarle acudió
               la sotana y el manteo.


Pág. 040 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


ESTUDIANTE 2:

               ¿Qué dices?

ESTUDIANTE 1:

               Aún no lo creo.

ESTUDIANTE 2:

               Y, ¿pues?

ESTUDIANTE 1:

               De un costal sacó
               un traje rústico y vil,
               y vestido en un instante
               fue pastor nuestro estudiante.

ESTUDIANTE 2:

               ¡Hay enredo más sutil!

ESTUDIANTE 1:

               Metió en el saco al momento
               el escolástico traje,
               y vuelto al tosco lenguaje,
               cada cual en un jumento
               subió; y la hermosa villana
               dijo, "Félix, aguijemos,
               que anochece, y aún tenemos
               seis millas que andar." "Hermana,"
               respondió, "yo sé que falto
               a mi padre, que me espera;
               no puedo más; yo quisiera
               estar ya en Castel Montalto.
               Mas caminemos, que presto
               liegaremos." Y picando
               se fueron los dos, quedando
               suspenso yo.

ESTUDIANTE 2:

               Habéisme puesto
               en admiración extraña.
               ¡Castel Montalto es su tierra!

ESTUDIANTE 1:

               ¿Las peñas de aquesa sierra
               y el rigor de una montaña
               tal ingenio criar puede?


Pág. 041 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


ESTUDIANTE 2:

               Mañana ha de venir;
               pues, a fe, que he de decir
               quién es, y sin que lo vede
               su poco nombre y estima,
               con todos hemos de hacer
               que a Fermo le haga oponer
               a la cátedra de prima.

ESTUDIANTE 1:

               Eso será lo mejor.

ESTUDIANTE 2:

               No vi cosa semejante.

ESTUDIANTE 1:

               En un punto fue estudiante
               el que en otro fue pastor.
Vanse los ESTUDIANTES.
Salen SIXT0, de villano,
y SABINA

SIXTO:

               Aún no ha, hermana, anochecido,
               y estamos en casa ya.

SABINA:

               Bueno, ni anochecerá
               en esta hora.

SIXTO:

               Hemos venido
               todo el camino corriendo.

SABINA:

               (¡Ay, escolar robador! (-Aparte-)
               Si esto que tengo es amor
               de amores me estoy muriendo.)

SIXTO:

               (Mi imaginación honrada (-Aparte-)
               me está consumiendo en mí
               desde el instante que oí
               la voz del ser papa ó nada.


Pág. 042 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Voces de fiesta dentro
SABINA:

               Félix, ¿qué voces son éstas?

SIXTO:

               Llégase la Pascua ya,
               y alguna fiesta será.

SABINA:

               No está el alma para fiestas.
Salen PASTORES con MÚSICA,
PERETO y CAMILA.
Cantan

MÚSICA:

               "Viva Félix felice,
               de los mozos rey;
               que la Pascua de Reyes
               ya de flores es."

UNO:

               "Su rey los serranos
               le acaban de her;
               Dios le haga de veras
               lo que en juego es
               obispo ó barbero,
               papa o sacristén.
               Denle la obediencia
               con el parabién
               los que haciendo fiestas
               le vienen a ver."


Pág. 043 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


TODOS:

               "Viva Félix felice,
               de los mozos rey,
               que la Pascua de Reyes
               ya de flores es."

CAMILA:

               Hermana, dame esos brazos.

PERETO:

               Enojado te esperaba
               el amor que mi vejez
               tiene con tu tardanza.
De rodillas

SIXTO:

               No he podido, padre, más.
               Dadme esa mano.

CAMILA:

               ¿Y mis calzas?

SIXTO:

               Dentro las alforjas vienen
               con una patena y sarta.

CAMILA:

               ¡Vivas mil años! ¿No ves
               cómo los de la comarca
               te han hecho rey esta tarde
               para holgarse aquesta Pascua?

CHAMOSO:

               Pardiez, que no faltó voto.

PASTOR 3:

               Señal que a nadie le falta
               el amor que todos muestran.

SIXTO:

               El que les tengo me pagan.

CHAMOSO:

               ¡Viva Félix, nueso rey!

TODOS:

               ¡Félix viva!


Pág. 044 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PASTOR 2:

               ¡Hola! Saca
               una silla de costillas.
Sácanla y siéntanle
               Dejéislo por una vara
               de alcalde de muesa aldea.

SIXTO:

               Vayan por colación.

PERETO:

               Vayan.
               Traigan tostones y peros,
               pan, turrón, vino y castañas.

PASTOR 2:

               ¿Adónde está la corona?

CHAMOSO:

               Quedóse, pardiobre, en casa.

PASTOR 2:

               Ve por ella.

CHAMOSO:

               Vivo lejos.

PASTOR 2:

               ¿Pues qué hemos de her?

CHAMOSO:

               Aguarda,
               entraré dentro en la igreja,
               y una corona dorada
               quitaré que puesta tiene
               San Luis, el rey de Francia.

PASTOR 1:

               No te vengan lamparones
               si los santos desacatas.

CHAMOSO:

               No desacato, antes quiero
               que a Félix merced le haga.


Pág. 045 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


Habla CAMILA a su hermana
CAMILA:

               ¿De qué estás melenconiosa?

SABINA:

               Tengo quillotrada el alma.

CAMILA:

               ¿Quillotrada cómo?

SABINA:

               ¡Ay, Dios!
Saca CHAMOSO una tiara de tres coronas
y pónesela en la cabeza a SIXTO

CHAMOSO:

               Veisle aquí ya coronado.

PASTOR 1:

               ¡Ao! ¡La corona de Papa
               que tien puesta San Gregorio,
               le puso!

PERETO:

               ¿Qué has hecho?

PASTOR 2:

               Estaba
               un poco oscura la igreja,
               y pensando que quitaba
               la del rey, quitéle estotra;
               pero buena pro le haga.

SIXTO:

               (¿Qué es esto, piadosos cielos, (-Aparte-)
               tantos pronósticos? Bastan
               los que he visto, que me inquietan
               los pensamientos y el alma.
               Bien viene aqueste presagio
               ya con las propias palabras
               del astrólogo y la voz
               que tanta inquietud me causan.
               ¿Qué aguardo que no ejecuto
               el principio que me manda
               el cielo para este fin?
               Francisco, vuestra orden sacra
               me ha de recibir por hijo.
               A Escuti me iré mañana
               donde los claustrales tienen
               una noble e insigne casa;
               el hábito he de pedirles
               que ya es cierta mi esperanza,
               y ha de salir victoriosa,
               pues hoy los cielos la amparan.)


Pág. 046 de 138
La elección por la virtud Acto I Tirso de Molina


PERETO:

               Bien te dice la corona.

CAMILA:

               Chamoso, ¿no tien la cara
               buena para papa?

CHAMOSO:

               Buena.

PERETO:

               A serlo, ¿qué no faltaba?

PASTOR 1:

               Que de menos le hizo Dios.

CHAMOSO:

               Es verdad, y boqueaba.

CAMILA:

               La colación nos espera.

CHAMOSO:

               No te quitéis la tiara.
               Será rey pontifical.

SIXTO:

               (¡Qué inquieta llevo el alma!) (-Aparte-)

CHAMOSO:

               Venga en brazos.

PASTOR 1:

               Bien has dicho.

TODOS:

               ¡Viva Félix!

CHAMOSO:

               Silvio, canta.

SIXTO:

               (Pontífice soy de burlas; (-Aparte-)
               pues Pedro de vuestra barca
               he de regir el timón,
               porque he de ser papa o nada.)
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


Escena II
Pág. 047 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Música y acompañamiento de universidad.
Detrás de todos SIXTO, de fraile
francísco, con bonete en la cabeza,
con borla blanca, y a su lado RODULFO,
caballero muy galán
RODULFO:

               Gocéis el honroso estado,
               padre, que Fermo os ofrce
               pues el grado que os ha dado
               da muestras que lo merece
               vuestro ingenio en sumo grado.
               Goce vuestra religión
               la dicha que con razón
               vuestro nombre pronostica,
               fray Félix, pues queda rica
               por vos su congregación.
               Goce vuestra habildad
               Fermo, aunque viviendo vos
               ha de haber dificultad
               en distinguír de los dos
               cuál es la universidad;
               pues si se encierran en ella
               todas las ciencias, vencella
               merece vuestra fortuna,
               pues no hay facultad alguna
               que no os iguale con ella.
               Y así en esa borla fundo
               vuestro ingenio sin segundo,
               pues os la da el cielo franco
               blanca, por ser vos el blanco
               de las ciencias en el mundo.
               Padre, el cardenal, mi tío,
               vuestra habilidad conoce,
               pío en nombre, en obras pío;
               y para que el mundo os goce,
               que dirá de vos confío,
               al Papa, para que pueda
               apoyar vuestra ventura.


Pág. 048 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Si á tan buena sombra queda
               mi humilde suerte segura,
               ¿qué envidía habrá qure la exceda?
               Yo soy hijo de un villano;
               pero ya nuevo ser gano,
               pues si tan bajo me halláis,
               ya los dos me levantáis,
               pues los dos me dais la mano.

RODULFO:

               Andad, padre, y descansad,
               que yo os prometo de hacer
               que ensalce Su Santidad
               vuestro humilde y pobre ser
               y honre vuestra habilidad.
               Aquéste es vuestro convento.
               La universidad podrá
               volverse.

SIXTO:

               (Buen fundamento (-Aparte-)
               el cielo á mi dicha da.
               No desmayéis, pensamiento.)

Vanse todos.


Pág. 049 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen PERETO, SABINA y CAMILA,
y detienen a SIXTO
PERETO:

               Félix, hijo.

SABINA:

               Con la prisa
               que se va, hermano...

SIXTO:

               ¿Qué es esto?
               Mi padre y tu voz me avisa.

SABINA:

               La caperuza le han puesto
               del cura.

CAMILA:

               ¡Linda divisa!
 

SIXTO:

               ¿Qué nuevo aliento, amado padre mío,
               os trae a Fermo, vos que de la cama
               apenas a la iglesia el cuerpo frío
               podíades mover?

PERETO:

               Hijo, quien ama
               remoza su vejez y cobra brío;
               que amor, con ser tan viejo, no se llama
               sino niño, que al viejo vuelve mozo;
               si viejo soy, con verte me remozo.
               Dijéronme en Montalto que este día
               te honraba esta ciudad con un bonete
               y una borla que blanca te ponía
               tu orden porque Italia te respete;
               y como la honra tuya es honra mía,
               el gozo me animó que me promete
               tu vida deseada. Al fin a Fermo
               me he atrevido a venir viejo y enfermo.
               Hoy es miércoles, hijo, y hoy has sido
               con esa nueva dignidad honrado;
               en este día sólo hemos tenido
               las venturas que el cielo nos ha dado;
               en miércoles te vió Italia nacido,
               en miércoles te vimos bautizado,
               en miércoles ese hábito tomaste,
               y hoy que es miércoles, Félix, te graduaste.
               En miércoles, en fin, mi fraile, espero
               que has de honrar nuestro rústico linaje.


Pág. 050 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Si la Fortuna, padre, como os quiero
               me ayuda, aunque la envidia más me ultraje,
               Italia os la tendrá.

SABINA:

               No os considero
               muy grave fraile; como en ese traje
               estáis, ya no hacéis caso de Sabina.
               A fe que estoy enojada.

CAMILA:

               Y yo mohina.

SIXTO:

               ¡Ay, compañera en mis estudios! Sabe
               el cielo que eres de mis gustos vida.

CAMILA:

               Ya no hacéis caso de nadie; estáis muy grave.

SIXTO:

               Jamás lo que te quiero se me olvida,
               Camila amada. Porque no hay quien lave
               la ropa en el convento, ya sabida
               vuestra pobreza, si gustáis quisiera
               que fuéredes desde hoy su lavandera.
               Seis reales os darán cada semana
               y de comer, que así lo ha prometido
               el padre guardián. Venid mañana
               por la ropa.


Pág. 051 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CAMILA:

               En buen hora.

SIXTO:

               Y lo que os pido
               es que, ayudándoos tú querida hermana,
               regaléis nuestro padre.

PERETO:

               Siempre he sido
               en esto venturoso.

SIXTO:

               Y dad contento
               con vuestro buen servicio a este convento;
               haced la ropa limpia y olorosa.

CAMILA:

               Más blanca ha de venir que la cuajada,
               y de las hojas del poleo, la rosa
               y trébol llena.

SIXTO:

               Sed muy aseada.

SABINA:

               No hay labradora sucia ni asquerosa;
               y más Camila, que es leche colada.

CAMILA:

               Ya es hora que nos vamos, que anochece.

PERETO:

               ¡Qué corta aquesta tarde me parece!

SIXTO:

               Padre, adiós.

PERETO:

               Él te vuelva brevemente
               a mis ojos.

SIXTO:

               Sí hará. Dadme esa mano.
De rodillas

PERETO:

               Eres de misa; ya no lo consiente
               tu dignidad.


Pág. 052 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Si el trono soberano
               de Roma coronara aquesta frente
               con la tiara del pastor romano,
               me levantara de su sacra silla
               y os la besara hincada la rodilla.
               Adiós, Camila; adiós, Sabina amada;
               id con Dios.
Abrázalos

SABINA:

               Aun no habemos vendido
               nuestra leña.

SIXTO:

               Iréis de camarada,
               padre, con los serranos que han venido
               al mercado.

CAMILA:

               No hayáis temor de nada,
               que hartos irán con él.

SIXTO:

               Padre querido,
               mirad que no caigáis.

SABINA:

               Que no hará, hermano.

SIXTO:

               ¿Anda bien el jumento?

SABINA:

               Bien y llano.

Vanse todos.


Pág. 053 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen RODULFO y el maestro ABOSTRA,
fraile franciscano
RODULFO:

               El cardenal, mi señor,
               como en su aumento se emplea,
               ver a fray Félix desea
               del papa predicador.

ABOSTRA:

               Vuestro tío el cardenal,
               señor Rodulfo, se inclina
               a una persona muy dina,
               sabia, noble y principal.
               ¿Para semejantes puestos
               como el púlpito romano
               es bien honrar a un villano,
               y dejar tales supuestos
               como hay en mi religión?

RODULFO:

               Fray Félix es noble y grave;
               Italia y el mundo sabe
               las letras y erudición
               de fray Félix.

ABOSTRA:

               Las ovejas
               que ayer le vimos guardar
               le deben calificar.


Pág. 054 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


RODULFO:

               A pesar de vuestras quejas,
               padre, su virtud apruebo,
               que aunque la nobleza pueda
               ilustrar a quien la hereda,
               al que la gana de nuevo
               ensalza el mundo y alaba;
               pues porque más se aventaje,
               comienza en él su linaje,
               y en otros el suyo acaba.
               Mas, pues traigo comisión
               del cardenal, quiero dar
               hoy a la envidia lugar
               que deshace su opinión.
               ¿Qué sujetos hay aquí
               que al papa predicar puedan?

ABOSTRA:

               Muchos que en la sangre heredan
               letras y virtud; que en mí
               no hay envidia, mas deseo
               de ver premiar nobles canas,
               y en ellas doctrinas sanas,
               y no en un mozo.

RODULFO:

               Ya lo veo.


Pág. 055 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


ABOSTRA:

               Doce son los que contiene
               este papel. Cada cual
               fama, experiencia y caudal
               para aquese cargo tiene.
               Ya Roma sabe quien es
               el maestro Tolentino.
               El predicador divino
               tuvo por nombre después
               que con aplauso notable
               le oyó la curia romana.
               Rainaro ya es cosa llana
               que es un púlpito admirable.
               Pues fray Marcos de Espoleto
               tras sí se ha llevado el mundo;
               el Pablo, llaman, segundo
               al elegante Cursieto.
               Florencia dijo por él
               este Adviento, al capuchino,
               el celebrado Antonino
               se llamaba Cademiel;
               y yo, que soy el menor,
               no ha un mes que en la sacra curia...

RODULFO:

               Basta. A nadie se hará injuria.
               Echar suertes es mejor,
               que pues tan iguales son,
               para juzgar como a sabio
               no quiero hacer a once agravio
               por honrar á uno.

ABOSTRA:

               Es razón
               ésa muy justa. Ya están
               todos dentro.


Pág. 056 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Sacan una urna de plata,
y meten las cédulas
RODULFO:

               El que saliere
               primero, ése se prefiere
               a todos; y aunque les dan
               en los sermones la fama,
               nadie, padre, me parece
               que entrar en suerte merece
               como fray Félix; mas ama
               mucho las escuelas, lea
               agora, aunque no predique
               al papa, y Fermo publique
               lo que en él el cielo emplea.

ABOSTRA:

               Guíe el cielo soberano
               mis dedos donde el deseo
               pretende, que ahora veo
               mi bien y mal en la mano.
               La primera que he topado
               saco.

RODULFO:

               Desdobladla, pues.

ABOSTRA:

               ¡Válgame el cielo!

RODULFO:

               ¿Quién es?

ABOSTRA:

               Fray Félix. Mas si no ha entrado
               en suertes ¿cómo ha salido?

RODULFO:

               Dale su virtud favor;
               pero alguno por error
               la debe de haber metido
               con los demás.


Pág. 057 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


ABOSTRA:

               ¿Qué es aquesto,
               cielos? ¡Que hasta un villano
               me haga punta!

RODULFO:

               Salió en vano.
               Aunque es tan gran supuesto,
               no ha de ir fray Félix a Roma.
               Rasgadla, y volved a sacar
               otra.

ABOSTRA:

               ¡Queraísme ayudar,
               cielos, que si una vez toma
               mi dicha la posesión
               del púlpito sacro, presto
               gozaré el supremo puesto
               de la de mi religión.
Sacan otra
               Por lo menos no será
               de fray Félix ésta.}}

RODULFO:

               Aquí
               dice, "fray Félix."

ABOSTRA:

               ¡Que ansí
               muerte mi envidia me da!
               No debe de haber otro nombre
               dentro de este vaso.

RODULFO:

               Vos
               las escribisteis.

ABOSTRA:

               ¡Que Dios
               me atormente con este hombre!


Pág. 058 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


RODULFO:

               Pues dos veces ha salido
               sin que en suertes haya entrado,
               y el cielo le ha señalado,
               él debe de ser servido
               que de aqueste cargo goce.
               Padre, haced que venga aquí.

ABOSTRA:

               ¡Que dos veces salga así
               este villano entre doce!

RODULFO:

               ¡Gran cosa!

ABOSTRA:

               ¡Que por tan ruín
               hombre, mis penas me inquieten!

RODULFO:

               Estos principios prometen
               grande honra, dichoso fin.
               No le llamen, que yo quiero
               darle el cargo y parabién.

ABOSTRA:

               (Y a mí el pésame me den. (-Aparte-)
               Mas pues de envidia me muero,
               y se celebra en Florencia
               capítulo general,
               si soy del orden claustral
               general, la competencia
               me pagará--¡vive el cielo!--
               y que tengo de envialle
               a que ande de valle en valle
               guardando cabras.)

RODULFO:

               Recelo
               que estáis envidioso.


Pág. 059 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


ABOSTRA:

               ¿Yo?
               De mi pecho juzgáis mal.
               (Salga una vez general, (-Aparte-)
               que ya la memoria halló
               traza con que me vengar.
               La opinión ha de perder
               que tiene el villano, y ser
               pastor.)

RODULFO:

               Vamos.

ABOSTRA:

               (¡Oh, pesar!) (-Aparte-)
Vanse todos.
Salen SABINA y CAMILA

CAMILA:

               Adelante, hermana, pasa
               con tu cuento y con tu amor,
               mientras nos pagan la leña
               que hemos vendido las dos,
               que me parecen consejas
               las que cuentas; y si son
               verdades, pardiez, Sabina,
               que es tu dicha la mayor.


Pág. 060 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               Es el escolar garrido
               más que cuando sale el sol
               entre nubes a quien borda
               su dorado resplandor.
               Cada día en el mercado
               me aguardaba, como hoy;
               que amor diz que aguarda al vuelo
               como astuto cazador.
               Comprábame los despojos
               que muesa tierra nos dio,
               ya el lino, ya las pajuelas,
               ya la miel, ya el requesón.
               Y si va a decir verdad,
               en viéndole, el corazón
               me bailaba dentro el pecho;
               no sé yo quién le hacía son.
               Llevé dos cargas de leña
               uña vez, y el niño Dios
               como vio leña, y es fuego,
               echando chispas saltó,
               más, que es cosa, y cosa hermana,
               que en la leña no emprendió,
               sino en el alma, do vive
               convirtiéndola en carbón.
               Dijome el escolarejo
               tantas cosas, que al sabor
               de sus melosas palabras
               la libertad me robó.
               En fin, le dije mi nombre,
               pueblo, tierra y afición;
               que amor, mudo en los principios,
               da, a la postre, en hablador.


Pág. 061 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               Prometió de ir a verme
               en traje de cazador
               otro dia a muesa tierra.
               ¡Ay, Dios! ¡Qué bien lo cumplió!
               Los peñascos son testigos,
               sus robles testigos son
               de sus palabras, mis yerros
               el oro de Amor doró.
               Diome palabra de ser
               mi esposo, aunque urdiese Amor
               entre su seda mi estambre,
               que siempre ha sido urdidor.
               Quedé, mi Camila, dueña,
               pero no dueña de honor
               mientras Césaro no cumpla
               la palabra que me dio.
               Tres años ha que viniendo
               a Fermo, como a señor,
               le paga mi amor tributo;
               suya ha tres años que soy;
               esta casa de placer,
               quinta o tercera es de Amor.
               ¿A dónde no pone en quintas
               este ciego enredador?
               Pero lo que más me aflige
               es, mi Camila, que estoy
               como hüevo de dos yemas,
               porque aquí me bullen dos;
               levántaseme a mayores
               el brial, y de mi error
               descubro el fruto que quise
               gozar solamente en flor.
               ¿Qué me aconsejas?


Pág. 062 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CAMILA:

               No sé;
               parirlo, que es lo mejor.
               Tu liviandad me ha enojado,
               tu amor me da compasión.
               Ello es hecho, no hay remedio,
               el tiempo descubridor
               nos dirá lo que has de hacer.
               Finje que es opilación,
               no lo sepa mueso padre.

SABINA:

               Mi esposo viene.

CAMILA:

               ¡Ah, traidor
               rapaz, descubre secretos!
               ¡Huego en quién se cree de vos!
Sale CÉSARO

CÉSARO:

               ¡Labradora de mis ojos!

SABINA:

               ¡Cortesano de mi vida!

CÉSARO:

               Ya la pena se me olvida
               que por ti me daba enojos.
               Dame esos brazos.

SABINA:

               Y en ellos
               el alma.

CAMILA:

               ¡Verá del modo
               que están!

CÉSARO:

               Mi bien es todo.

CAMILA:

               ¡Eso sí; apretáos los cuellos!
               ¡Arrulláos; qué palominos
               sois los dos!


Pág. 063 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CÉSARO:

               ¿Esta serrana
               quién es?

SABINA:

               Camila, mi hermana.
               Ya sabe mis desatinos,
               abrázala.

CAMILA:

               ¿A quién? ¿A mí?
               mas no, nada. Hacéos a un lado.

CÉSARO:

               Abrazadme por cuñado.

CAMILA:

               Por cuñado, aqueso sí.
               ¡Qué buena cara que tien!
               No he visto ojos más garridos.
               Andáos a escoger maridos,
               Sabina, que lo hacéis bien.

CÉSARO:

               ¿Queréis vos uno?

CAMILA:

               ¿Qué manda?
               Nació en las malvas mi gesto.

CÉSARO:

               Que os casaréis; será presto
               la boda.

CAMILA:

               Ya se me anda.

CÉSARO:

               Pues, Camila, yo me encargo
               de casaros, y os prometo
               marido rico y discreto.
               Abrazadme.

CAMILA:

               Es cuento largo.

CÉSARO:

               Tomad aquesta sortija
               y los brazos.

Abrázala


Pág. 064 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CAMILA:

               Lo que os pido
               es aquello del marido.
               ¡Ao verá cuál me embracija!

SABINA:

               Sabed, Césaro, que estó
               mala.

CÉSARO:

               ¡Cómo!

SABINA:

               El otro día...
               Díselo tú, hermana mía,
               que tengo vergüenza yo.

CÉSARO:

               ¿Qué tenéis, esposa amada?

CAMILA:

               ¿Qué diabros ha de tener?
               Tentad y echaréis de ver
               que tien la tripa hinchada.

CÉSARO:

               ¿Eso me dices ansí
               sin albricias?

CAMILA:

               Yo os las pido.

CÉSARO:

               ¿Qué albricias?

CAMILA:

               Las del marido.

CÉSARO:

               ¡Hay tal ventura!

SABINA:

               ¡Ay, de mí!
               que, si mi padre lo sabe,
               temo que me ha de matar.}}


Pág. 065 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CÉSARO:

               Dejad, mi bien, de llorar,
               que en el peligro más grave
               socorre el cielo mejor.
               Aquí, con gloria distinta,
               ha de ser Chipre esta quinta,
               y vos, Venus, que al Amor
               ha de parir. Al mercado
               acostumbráis cada día
               venir; cuando, esposa mía,
               llegue el tiempo deseado,
               aquí, serrana querida,
               daréis el fruto que espero.
               La mujer del jardinero,
               que también está parida,
               cuidará de tu regalo.
               Mi padre es viejo y enfermo,
               y presto te ha de ver Fermo,
               si a mi amor mi dicha igualo
               en diversa vida y traje.
               Sed agora labradora,
               que así mi amor os adora.
               Sólo Castro y un paje
               saben nuestro amor; mi bien,
               no lloréis.

CAMILA:

               Alto de aquí.

CÉSARO:

               ¿Es hora, Camila?

CAMILA:

               Sí,
               que es tarde. Sabina, ven,
               que hueles a caballera,
               y vo envdiosa un poquillo.
               Yo no huelo sino a tomillo
               y cantueso.


Pág. 066 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SABINA:

               No quisiera
               partirme de aquí en mi vida;
               pero ya es de noche. Adiós,
               que acá me quedo con vos.

CAMILA:

               Espera hoy la despedida.

CÉSARO:

               Camila, el cielo os me guarde.

CAMILA:

               Ao, no pongais en olvido...

CÉSARO:

               ¿Qué?

CAMILA:

               Bueno, lo del marido.

CÉSARO:

               No hayáis miedo.

CAMILA:

               Ven que es tarde.
Vanse las dos.
Sale el príncipe FABRIANO,
POMPEYO y DECIO

FABRIANO:

               Debe a su santidad la casa Ursina
               mil mercedes, y yo principalmente
               por la afición que a mi favor le inclina.

CÉSARO:

               Señor ¿qué es esto?

FABRIANO:

               Hoy, hijo, dale al cielo
               mil gracias en albricias de que toma
               a su cargo tu aumento mi consuelo.
                  ............................
               ..............................
               Cardenal eres, Césaro, de Roma.

CÉSARO:

               ¿Yo?


Pág. 067 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


FABRIANO:

               Sí; la beatitud de Pio Quinto,
               santo en la dignidad como en las obras,
               la púrpura te da con que en distinto
               y en diferente estado te prefieres
               a tu hermano mayor en honra y fama.
               Cardenal te ha criado, y ya lo eres,

CÉSARO:

               (¡Ay, de mí!) (-Aparte-)

FABRIANO:

               La familia y casa Ursina
               honra su santidad con gran cuidado.

CÉSARO:

               (¡Ay, mi serrana hermosa! ¡ay, mi Sabina! (-Aparte-)
               ¿Qué estorbos de tu amor son los que escucho?
Mas, ¿qué estorbos quien ama no atropella?
               Quien quiere mucho menosprecia mucho.
               Perdóneme la púrpura romana,
               la dignidad suprema y su capelo,
               que mi sayal estimo y no su grana.)

FABRIANO:

               Paréceme que te has entristecido
               de lo que era razón que te alegrases.
               ¿No me respondes? ¿Tú el color perdido?

CÉSARO:

               No te espantes, señor; mudo he quedado
               cuando me ofreces el honroso oficio
               del cargo sacro que gozar no puedo.

FABRIANO:

               ¡Cómo que no puedes! ¿Quién te inhabilita,
               que no puedes gozarle?


Pág. 068 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CÉSARO:

               Estoy casado.

FABRIANO:

               ¿Casado? ¡Loco! mi paciencia irrita
               a justo enojo. ¡Ah, desdichado viejo!
               .................................

CÉSARO:

               No aguarda Amor licencia ni consejo.

FABRIANO:

               ¿Quién es tu infame esposa?

CÉSARO:

               No es infame
               la esposa de tu hijo, ni agora puedo
               declararte quién es.

FABRIANO:

               ¡Que no derrame
               tu sangre vil! ¿Quién es, Decio, responde,
               esa mujer?

DECIO:

               Tan ignorante en eso
               estoy, que no sé quién, cómo, ni adónde.
               No privo yo tanto que me cuenta
               de sua amores; otros pajes tiene,
               ellos te lo dirán.

FABRIANO:

               ¿Hay tal afrenta?
               ¿Pareceráte bien que vuelva a Roma
               el capelo que el papa te ha enviado,
               cuando con tanto amor tus cosas toma?

CÉSARO:

               Sobrinos tienes, deudos y parientes;
               pide para uno de ellos el capelo,
               que en mí hallarás un mar de inconvenientes.

FABRIANO:

               ¿Quién es esa mujer?

CÉSARO:

               No he de decillo.

FABRIANO:

               Ponelde en el castillo de Fabriano,
               veremos si lo dice en el castillo.
               De guarda estén cien hombres.


Pág. 069 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CÉSARO:

               Aunque aplican
               prisiones, poco importa, que en la ausencia
               las almas, con amor, se comunican.

FABRIANO:

               Llevalde.

CÉSARO:

               (Todo por Sabina es poco.). .(-Aparte-)

FABRIANO:

               No saldrás en tu vida; tu verdugo
               seré en lugar de padre, infame loco.
               Decio, tú sabes esto.

DECIO:

               Ruego al cielo,
               señor, si sé tal cosa.

FABRIANO:

               ¡Hola! traedme
               aquí un verdugo.

DECIO:

               De tu inclemencia apelo.

FABRIANO:

               Sacad un potro aquí.

DECIO:

               Dómele otro.
               No le saquen, senor, que aunque estudiante,
               no quiero que me den el grado en potro.
               La verdad cantaré, yo seré gallo.

FABRIANO:

               Acaba, pues.


Pág. 070 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


DECIO:

               Estése el potro dentro,
               que no sé andar en potro ni a caballo.
               Césaro habrá tres años que, perdido
               por una serraneja de Montalto,
               le dió palabra y mano de marido.
               Tan pobre es, que su hermana es lavandera
               de los frailes franciscos que aquí habitan,
               y Césaro la adora de manera
               que, sin mirar que es hija de un villano,
               el más humilde y pobre de esta sierra,
               la jura hacer princesa de Fabriano.
               Cada mercado viene aquí cargada
               de baratijas, y cargada vuelve,
               porque pienso, señor, que está preñada.
               Aquesto es lo que sé, que no hay secreto
               que el relincho de un potro no descubra.
               Ella, en fin, es Sabina y él Pereto.

FABRIANO:

               No ha de quedar en todo el vil Montalto
               casa, pajiza, encina, piedra o roble
               que el fuego y mi venganza no dé asalto.
               Yo en persona he de hacer esta venganza.
               ¿De una villana Césaro marido?
               No logrará su vana esperanza.

DECIO:

               Canté por Dios. Un potro el arpa ha sido.

Vanse todos.


Pág. 071 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen ASCANIO Colona
y MARCELO, de camino
ASCANIO:

               ¡Y a qué vais, señor, a Roma?

MARCELO:

               A su santidad me envía
               Venecia y su señoría;
               que el ver cuán a pechos toma
               esta santa guerra y liga,
               ha obligado su tesoro,
               con una tiara de oro
               y piedras con que bendiga
               el estandarte, le ofrece.

ASCANIO:

               La potencia veneciana
               de liberal y cristiana
               el primer nombre merece.

MARCELO:

               A sesenta mil ducados
               ha llegado.

ASCANIO:

               ¡Hermosa pieza;
               y digna de la cabeza
               de un Pío Quinto!

MARCELO:

               Convocados
               los generales están,
               de aquesta liga, el romano
               por la iglesia, el veneciano
               y el fénix de Austria don Juan,
               hijo del flamenco Marte
               y cabeza de la liga.
               Quieren que el papa bendiga
               el católico estandarte,
               donde las armas han puesto
               de la iglesia soberana,
               del rey, y la veneciana
               señoría, y para esto
               me envían con la tiara
               que os he dicho.


Pág. 072 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


ASCANIO:

               De ese modo
               vamos juntos, que yo y todo
               voy a Roma, y me pesara
               no hallarme en esta ocasión
               en ella, porque es mi tío
               el capitán a quien Pío
               da de la iglesia el bastón.
               Hame impetrado un capelo
               del Papa.

MARCELO:

               Y en vos está

ASCANIO:

               bien empleado.

MARCELO:

               Será
               para serviros.
Sale SIXTO

SIXTO:

               ¡Que el cielo,
               cuando más honra me trata
               en la vulgar opinión,
               por la vil persecución
               de la envidia así me abata!
               Huyendo de su malicia
               vengo al sacro tribunal
               del juez pontifical,
               que sólo de su justicia
               espero lo que me niega
               la envidia en mi religión.
               Mas, válgame Dios, ¿quién son
               aquestos?


Pág. 073 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


MARCELO:

               Un fraile llega
               de camino y a pie?

ASCANIO:

               Padre,
               ¿adónde solo y a pie?

SIXTO:

               Adonde el cielo me dé
               defensa. A Roma, que es madre
               de perseguidos.

ASCANIO:

               ¿Qué veo?
               no sois vos fray Félix?

SIXTO:

               Félix fui, ya soy infelix,
               señor Ascanio.

ASCANIO:

               El deseo
               de veros se me ha cumplido;
               mas no de veros ansí.
               Veis, señor Marcelo, aquí
               el que a Italia ha enriquecido
               de letras, el que en el mundo
               coluna de ciencias fuera
               cual la de Set, si viniera
               otro diluvio segundo.
               Es éste el fray Félix Pereto.

MARCELO:

               ¿El de Montalto?

ASCANIO:

               El que asombra.

MARCELO:

               El monstruo, Italia, le nombra
               de letras.

ASCANIO:

               Esto, os prometo.

MARCELO:

               ¿Pues cómo venís ansí,
               honra de nuestra nación?


Pág. 074 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Háceme contradicción
               la envidia, por ver en mí
               humildad en el linaje,
               letras en la juventud,
               premio y honra en la virtud,
               y llaneza en el lenguaje.
               Hanme hecho predicador
               del papa, y llévalo mal,
               señores, mi general.
               Huyo en fin de su rigor,
               porque ha mandado prenderme,
               y por desacreditarme,
               al papa envía a acusarme,
               y yo, queriendo valerme
               de mi justicia, he venido
               huyendo hasta la montaña.

MARCELO:

               ¡Oh, bien gobernada España
               donde la observancia ha sido
               la que, echando a la claustral
               tiene en ella firme asiento!
               Sabe el cielo lo que siento
               que os trate vuestra orden mal;
               pero no fuera señor
               José de Egipto y su tierra
               a no hacerle tanta guerra
               la envidia. Mostrad valor,
               que a Roma vamos los dos,
               y con nosotros podéis
               ir seguro, si queréis.


Pág. 075 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Págueos tanta merced Dios.

ASCANIO:

               Ya el papa tendrá noticia
               de quien sois; pero, si fuere
               necesario y os pidiere
               cuenta de vuestra justicia,
               yo os abonaré.

SIXTO:

               De mí
               voy satisfecho, señor;
               no he menester protector,
               mi inocencia hable por mí.

ASCANIO:

               Ya yo sé que la tenéis
               en toda Italia abonada.
Sale JULIO, criado

JULIO:

               La cena está aderezada.

MARCELO:

               Venid y descansaréis;
               que luego caminaremos.

ASCANIO:

               Vamos, veréis la tiara.

SIXTO:

               Virtud, tu valor me ampara,
               por más que andes por extremos.


Pág. 076 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Éntranse, sino es JULIO,
que saca una tiara
JULIO:

               ¡Oh, hética inagotable
               de la codicia de Midas!
               Oro gastan tus comidas,
               tu sed bebe oro potable.
               De oro vistes tu avarircia,
               de oro buscas tu amistad
               y oro ha puesto mi lealtad
               en tus manos, vil codicia.
               La tiara que Venecia
               ha entregado a mi señor
               para el romano pastor,
               hurtó mi codicia necia.
               Con sesenta mil ducados
               que valéis, ¿qué lealtad
               podrá con seguridad
               librar de vos sus cuidados?
               Entre estas piedras que son
               las más ocultas os dejo
               escordida, y yo me alejo;
               con vos queda el corazón.
               Quiero volver donde pueda
               no dar sospecha, y después
               que en vano busquen quien es
               el ladrón que en vos se queda,
               tornaré, que aunque es vileza,
               esta no la puede haber
               como el haber menester,
               pues siempre es vil la pobreza.

Escóndela entre unas piedras y vase.


Pág. 077 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Sale SIXTO
SIXTO:

               Mientras duerme quien me ampara,
               montañas, cuya aspereza
               tengo por naturaleza,
               oid en lo que repara
               del mundo la suerte avara;
               porque entre el tosco sayal
               nace la invidia mortal
               y me causa esta inquietud;
               que hasta la misma virtud
               quieren que sea principal.
               ¿Qué diferencia el cielo hace,
               --decid, encinas y robles--
               entre villanos y nobles,
               que tanto los satisface?
               Llorando uno y otro nace
               y con las mismas señales,
               cayados y cetros reales,
               lloran también al salir;
               que en el nacer y morir
               unos y otros son iguales.
               No abate al roble la palma
               por ser sus frutos mejores,
               que las dotes que hay mayores
               son sólo dotes del alma.
               Con ellos mi dicha calma,
               por faltarme los pequeños,
               de quienes son otros dueños.
               Penas, razón de esto os pido;
               dádmela, aunque esté dormido,
               si puede haberla entre sueños.

Duérmese sobre las peñas donde
está escondida la tiara.


Pág. 078 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Aparécele Roma en lo alto
con unas llaves en la una mano,
y en la otra una espada desnuda
ROMA:

               Félix, ¿qué descuido es ése?
               Tiempo es de velar, despierta;
               que el que ha de ser mi pastor
               no es bien que descanse y duerma.
SIXTO habla entre sueños

SIXTO:

               ¿Quién eres, doncella hermosa,
               que tus palabras me inquietan
               el alma?

ROMA:

               Roma, del mundo
               y de la iglesia cabeza.

SIXTO:

               ¿Pues qué me quieres?


Pág. 079 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


ROMA:

               Armarte,
               para que en los hombros tengas
               la carga honrosa y pesada
               de la militante iglesia.
               El Santo Papa Pío Quinto,
               en cuyo favor esperan
               Austria y España en Lepanto
               vencer las lunas turquescas,
               con un capelo te aguarda;
               y después que las ovejas
               del católico rebaño
               seis años rija, y suceda
               en su santidad y silla
               Gregorio, de fama eterna,
               para consagrar tus sienes
               mis tres coronas te esperan
               por un lustro con que ilustres
               a Italia, que está en tinieblas.
               No te vencerá la envidia
               de tus émulos, ni temas
               sus vanas persecuciones,
               pues porque mejor las venzas
               dos llaves te ofrece el cielo;
               pero, porque las poseas
               en seguridad, te da
               aquesta espada con ellas.
               Crüel te llamará el vulgo,
               pero, a pesar de sus lenguas,
               advierte que no se alcanza
               a veces la paz sin guerra;
               usa, Félix, el rigor
               que esta espada blanca muestra,
               y gozarás de estas llaves.

Cúbrese Roma.


Pág. 080 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Despierta SIXTO.
Queriendolevantarse,
saca la tiara en la mano alborotado
SIXTO:

               Oye, Roma, aguarda, espera;
               la tiara que me ofreces
               quiero ver dónde la llevas.
               Dame, Roma, la tiara.
               ¡Válgame Dios! ¡Qué quimeras
               aun durmiendo me persiguen!
               ¡Cielos! ¿Qué tiara es ésta?
               ¿Quién durmiendo me la ha puesto?
               Pero dentro de estas penas
               cuando desperté la hallé.
               Si con señales tan ciertas,
               Roma, no gozo tu silla,
               nadie en pronósticos crea.
               ¡Oh, peso de todo el mundo,
               que, sin saber lo que pesas,
               tienes tantos deseosos,
               rica y noble en la apariencia!
               ¿Qué mucho que peses tanto
               si te adornan tantas piedras?
               Y ¿qué mucho que dé de ojos
               la cabeza que te lleva?
               ¡Válgame el cielo! ¿Quién pudo
               ocultar tanta riqueza
               en estos toscos peñascos?
               Pero ¿qué voces son éstas?


Pág. 081 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen ASCANIO, MARCELO y JULIO alborotados
MARCELO:

               Todos los de la posada
               y el huésped con ellos prendan,
               que tal insulto merece
               como es la culpa la pena.

ASCANIO:

               ¿Hay igual atrevimiento?
               ¡La tiara que Venecia
               envía al papa, robada!

JULIO:

               (Encubrid mi insulto, peñas.) (-Aparte-)

MARCELO:

               ¡Válame el cielo! ¿Qué veo?
               ¿La tiara no es aquélla
               la misma?

ASCANIO:

               ¡Jesús! Fray Félix,
               ¿vos la hurtasteis? No creyera
               tal cosa jamás. ¡Jesús!

MARCELO:

               No me espanto de que os tengan,
               padre, en tan mala opinión,
               pues que vuestras obras muestran
               las malas inclinaciones
               que a los de vuestra orden fuerzan
               a perseguiros ansi.

SIXTO:

               Pues yo...

ASCANIO:

               ¿Aún no tenéis vergüenza
               de hablar aquí? No hay disculpa.


Pág. 082 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


MARCELO:

               Vaya a Roma, porque en ella
               se castigue este delito
               como merece.

ASCANIO:

               ¿A bajeza,
               se inclina un hombre cual vos,
               semejante? Mal se emplean
               las letras que os dan tal fama.

JULIO:

               (De mis desgracias las medias (-Aparte-)
               ahorro, ya que perdí,
               por mi poca diligencia,
               tal joya, pues mi codicia
               con mi infamia está encubierta.)

ASCANIO:

               Por lo bien que os he querido,
               padre, y por la reverencia
               del hábito que traéis,
               de quien dais tan mala cuenta,
               haré que no os lleven preso
               a Roma, que me avergüenza
               el ver a un fraile ladrón.

SIXTO:

               Escuchad, señor.

MARCELO:

               ¡Que aún lengua
               tengáis para disculparos
               de tal! ¡De que a tal bajeza
               la de su bajo linaje
               le inclina!

Vanse todo sino es SIXTO


Pág. 083 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               ¡Cielos, paciencia!
               ¿Qué enredos, qué confusión
               rendir mi paciencia intenta?
               Qué borrasca, qué tormenta
               derriba así mi opinión?
               ¿Ya me tienen por ladrón,
               cuando me juzgo por dueño
               de Roma? ¡Por tan pequeño
               gusto, afrentas, cielos, tales!
               Despierto me dais los males,
               y los bienes cuando sueño.
               ¡Ay de mí, cómo ha salido
               el vil pronóstico cierto!
               Ya experimento despierto
               lo que me engañó dormido.
               Las tres coronas han sido
               aquéstas que mis quimeras
               creyó gozar verdaderas.
               ¡Ay, desdichada ambición!
               ¡De burlas mis dichas son,
               y mis desdichas de veras!


Pág. 084 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Salen CHAMOSO, CRENUDO
y PERETO, llorando
CRENUDO:

               Ya el llanto, Pereto, en vano
               vuestra honrada vejez baña.

CHAMOSO:

               No ha sido, por cierto, hazaña
               del príncipe Fabriano
               el quemar la pobre hacienda
               que el cielo en Montalto os dió;
               pero ya que os la quemó,
               dando a su cólera rienda,
               en mi casa viviréis,
               y la mía, aunque es escasa,
               será vuesa.

PERETO:

               No es mi casa
               quien causa el llanto que veis;
               que, aunque de ella vivo falto,
               la vejez que me hace guerra
               casa debajo la tierra
               pide, y no sobre Montalto.
               Mi honra lloro perdida,
               y a Sabina que la dió
               a quien tan mal la empleó.

SIXTO:

               ¡Padre!

PERETO:

               ¡Hijo de mi vida!
               ¿Tú aquí?


Pág. 085 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Y vos dando a los ojos
               llanto que mis penas fragua.

PERETO:

               ¡Ay, Félix! no basta el agua
               que derraman mis enojos
               para que la mancha lave
               de nuestro honor.

SIXTO:

               ¡Ay de mí!
               Padre mío, ¿cómo ansí?

PERETO:

               Sabina, tu hermana, sabe
               el cómo. A Césaro ha dado
               la joya de más valor
               que heredó de nuestro honor.
               Su padre, el príncipe, airado,
               porque su mujer la llama,
               dicen que le tiene preso,
               y en venganza de este exceso
               que dice ofende su fama,
               fuego a mi casa pajiza
               ha puesto, cuyas alhajas
               por ser los techos de pajas
               se han convertido en ceniza.
               Pero no siento esto tanto
               como mi perdido honor
               y que quite de este error
               fruto que aumente mi llanto.
               Félix [hijo], Sabina está
               preñada.


Pág. 086 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Eso, sí, Fortuna.
               Vengan desdichas, que alguna
               la vida me acabará.
               ¡Ah, males con que acrisolo
               mi paciencia! Derribad
               juntos mi felicidad;
               que nunca un mal viene solo.
               Padre, ni el honor perdido,
               ni la hacienda siento tanto
               como ese honrado llanto
               que el alma me ha enternecido.
               ¡Ay, padre! Quién padeciera
               cuantas penas puede haber
               para que del padecer
               ninguna parte os cupiera!
               No pequeñas me han cabido.
               Infamado de ladrón
               estoy, y mi religión
               de su gremio me ha expelido.
               Pero aunque tanta venganza
               a la envidia doy, no intento,
               porque crezca el pensamiento,
               que desmaye la esperanza;
               que si el cielo solicita
               contra mí desdichas tales
               y, con un tropel de males,
               todos los bienes me quita,
               sin ellos mi dicha pruebo,
               que, pues por tan varios modos,
               Dios me desnuda de todos,
               es por vestirme de nuevo.
               Yo voy a Roma; allí tengo
               al cardenal protector,
               y de su ayuda y favor
               mi felicidad prevengo.
               Entretanto, padre mío,
               podréis con Chamoso estar;
               que de nadie oso fiar
               lo que de su amistad fío.
               Chamoso por mi respeto
               mirara, padre, por vos.


Pág. 087 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


CHAMOSO:

               Por cualquiera de los dos,
               que es muy honrado Pereto.
               Mas ya que a Roma partís,
               ¿vais a pie?

SIXTO:

               No tengo en qué,
               y es fuerza que vaya a pie.

CHAMOSO:

               No haréis, pues eso decís;
               que os prestaré un cuartago
               que el miércoles os pondrá
               dentro en Roma.

SIXTO:

               ¿Quién podrá
               pagarlo?

CHAMOSO:

               No quiero pago.

SIXTO:

               Dame, mi padre, tu mano.

PERETO:

               Pague tu obediencia el cielo,
               que con verte me consuelo;
               mas sin honor todo es vano.

SIXTO:

               Estos trabajos celebran
               mi nueva felicidad;
               que la virtud y verdad
               adelgazan, mas no quiebran.

Vanse todos.


Pág. 088 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Entra EL PAPA Pío Quinto,
RODULFO, un FRAILE franciscano y otro.
Siéntase EL PAPA
EL PAPA:

               Ya yo tengo noticia de las partes
               de aqueste religioso; que fray Félix
               tiene fama y renombre en varias partes.
               También la envidia sé que le hace odioso
               con su orden, y estimole por eso,
               que siempre es envidiado el virtüoso.
               Si el general por eso le aborrece
               y le acusáis vosotros, yo le alabo,
               que la virtud más perseguida crece.

FRAILE 1:

               Beatísimo padre, en esta carta
               que nuestro padre general escribe
               a vuestra santidad hay materia harta
               para que eche de ver cuán virtüoso
               es fray Félix al mundo, y su justicia
               dar ayuda y favor a un sospechoso
               en la fe.

RODULFO:

               Si no hubiera más sospecha
               en vuestra acusación que en el hábito,
               quedara esa malicia satisfecha.


Pág. 089 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


EL PAPA:

               Cosas de fe aun en duda es bien vellas,
               que aun la fama no más deslustra un hombre.

RODULFO:

               ¡Ah, envidia¡ ¡Qué de honores atropellas!

EL PAPA:

               Vos la leed, que de un ingenio grande
               se puede sospechar cualquier desgracia.

RODULFO:

               ¡Que a tal maldad la envidia se desmande!
               Mas aunque más su fuego y rabia atice
               la verdad vencerá por flaca que ande
               Ansí la carta, padre santo, dice,
Lee
               "El maestro fray Félix Pereto, por católico
               celoso de nuestra Santa Fe, y el más docto de
               nuestra Religión, merece que vuestra Santidad
               le premie en el cargo de Inquisidor de Venecia,
               que está ahora vacante, y en confirmación de
               esta verdad lo firmamos yo y los infrascritos
               por testigos de su abono en esta Universidad
               de Fermo y Monasterio Claustral de San Francisco,
               a 26 de octubre de 1550. El maestro Abostra,
               indigno General de la Orden Claustral de San Francisco--

               Fray Ángelo de Monte--Fray Silvestre Espigio."


Pág. 090 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


Muy sorprendido
FRAILE 1:

               Fray Ángelo, decid, ¿yo he firmado
               tal cosa?

FRAILE 2:

               ¿Yo en su abono eché mi firma?

FRAILE 1:

               ¿El padre general escribió eso?

EL PAPA:

               ¿Son aquestos los cargos que deponen
               de fray Félix, decid? Vuestra vergüenza
               os sirva de castigo por ahora.

RODULFO:

               No quepo de contento.

FRAILE 2:

               ¡Oh, envidia necia!

EL PAPA:

               Inquisidor le nombro de Venecia.
Sale SIXTO

SIXTO:

               Gracias al cielo, que puedo
               pisaros, palacios sacros,
               y en miércoles, que es mi día,
               venturoso fin aguardo.
               Pero, ¿estoy en mí? ¿Qué es esto?
               Inadvertido me he entrado
               hasta la presencia misma
               del universal prelado.
               Pon, santísimo pastor,
               en mi boca ese pie santo,
               dos veces por el oficio
               y por el dueño sagrado.

EL PAPA:

               Levantáos, hijo, ¿quién sois?


Pág. 091 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


RODULFO:

               ¡Cielos! al colmo llegaron
               las venturas de fray Félix.
               El que te adora postrado
               es el que su orden persigue.

EL PAPA:

               A buen tiempo habéis llegado.
               Huélgome de conoceros;
               indicios he visto claros
               de vuestro divino ingenio
               en vuestro semblante sabio.
               Vuestro general es muerto.

SIXTO:

               ¡Válgame el cielo!

EL PAPA:

               En vos hallo
               partes dignas de ocupar
               fray Félix, tan digno cargo.
               Por vicario general
               en lugar suyo os señalo.

SIXTO:

               Son mis fuerzas...

EL PAPA:

               De esto gusto.

SIXTO:

               En tus pies pongo mis labios.

FRAILE 1:

               ¿Qué dice, padre, de aquesto?}}

FRAILE 2:

               Que hemos muy bien negociado.
               ¿Quién le dijo que era muerto
               el general?

FRAILE 1:

               Si es un santo,
               Dios, padre, se lo habrá dicho.

EL PAPA:

               También, fray Félix, os hago
               inquisidor de Venecia.

SIXTO:

               Tanto bien...

RODULFO:

               Gocéis mil años
               el oficio.


Pág. 092 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               Todo viene,
               Rodulfo, por vuestra mano.
A SIXTO

FRAILE 1:

               Dadnos a besar la vuestra
               como a súbditos.

SIXTO:

               Los brazos
               os doy, olvidando, padres,
               vuestra envidia y mis agravios.
Salen ASCANIO y MARCELO,
y sacan en una fuente la tiara

MARCELO:

               Gran sucesor de San Pedro,
               el senado veneciano
               esta tiara os presenta,
               porque el estandarte santo
               de la liga bendigáis
               con ella.

EL PAPA:

               Muestra el Senado
               de su cristiandad el celo.

RODULFO:

               ¡Gran joya!

FRAILE 1:

               ¡Presente raro!

EL PAPA:

               Mostrad.

Vásela a dar y tropieza,
y da la tiara en
las manos de SIXTO


Pág. 093 de 138
La elección por la virtud Acto II Tirso de Molina


SIXTO:

               ¡Válgaos Dios! Tened,
               que la que ha de estar en alto
               de la cabeza del Papa
               no es razón que caiga abajo.

EL PAPA:

               No hará, fray Félix, que vos
               la tenéis, y en vuestras manos
               mi tiara está segura,

SIXTO:

               (¡Válgame Dios! ¡qué presagios (-Aparte-)
               tan grandes mi pecho inquietan!)

ASCANIO:

               Padre, el cielo os da su amparo,
               y vuelve por la virtud
               que os da fama y nombre claro.
               Ya supimos quién hurtó
               esta tiara y cuán falso
               fue nuestro loco jüicio.
               Él queda ya castigado,
               y a vos perdón os pedimos.

SIXTO:

               Con él os doy estos brazos.
               (Cielos, dichoso fin tienen (-Aparte-)
               mis rigurosos trabajos;
               los de mi padre volved
               en gusto.)

EL PAPA:

               A bendecir vamos
               el católico estandarte
               de la liga. En vuestras manos
               dió, fray Félix, mi tiara;
               traedla, que os he cobrado
               tanta afición que he de haceros
               mucho favor.

SIXTO:

               Tus pies sacros
               beso mil veces humilde.
               (Miércoles, siempre me ha dado (-Aparte-)
               en tí el cielo buena suerte.)

FRAILE 2:

               ¡Gran dicha!

MARCELO:

               ¡Suceso extraño!
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


Escena III
Pág. 094 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Salen ALEJANDRO Y PERETO
ALEJANDRO:

               La mano Césaro ha dado
               de esposo a Octavia Colona.
               Ya se ilustra su persona,
               asegurando el cuidado
               de su padre, que hasta agora
               le ha tenido en una torre.
               Pues una vejez socorre,
               y una pobre labradora
               pierde poco en ser gozada
               de un príncipe, no os aflija,
               buen viejo, el ver vuestra hija
               de esa esperanza burlada;
               que el nieto que el cielo os dió,
               como hijo natural
               de Césaro, del sayal,
               que en vuestra casa heredó,
               pasará a la ilustre seda,
               y os honraréis, en efeto,
               con un caballero nieto
               que a pique de heredar queda
               el estado de Fabriano,
               porque Julio, que heredaba
               al príncipe, agora acaba
               de morir; siendo su hermano,
               Césaro, tan venturoso,
               que en el estado sucede.


Pág. 095 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Cuando por príncipe quede
               Césaro y de Octavia esposo,
               no quedará muy honrado,
               y su nobleza celebra
               con las palabras que quiebra
               quien su valor ha quebrado.
               Gózense, vivan los dos
               en el fruto de su hazaña,
               que si una mujer engaña,
               no podrá engañar a Dios,
               que es juez y testigo santo
               de que es sola su mujer
               mi Sabina.

ALEJANDRO:

               Podrá ser
               si porfiáis, padre, tanto,
               que irritando la paciencia
               del príncipe mi señor,
               efectos de su rigor
               os hagan tener paciencia.
               Él es quien aquí me envía
               a que de su parte os ruegue,
               sin que el interés os ciegue
               de vuestra vana porfía,
               que déis a Sabina estado
               con algún serrano igual
               a su sangre y natural;
               que ansí quedaréis honrado,
               y Césaro, vuelto en sí,
               viendo a Sabina casada,
               podrá la palabra dada
               cumplirá Octavia. Si ansí
               lo hacéis, para remediaros
               mil ducados os ofrece
               el príncipe. Si os parece
               hoy podéis determinaros.


Pág. 096 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Decí al príncipe, señor,
               que si supiera el contento
               que mi grosero sustento
               y estado de labrador
               me causó siempre, y lo poco
               en que estimo los blasones,
               noblezas y pretensiones
               que llama honra el mundo loco,
               yo quedara disculpado
               y tuviera su grandeza
               más envidia a mi pobreza
               que yo a su soberbio estado.
               Que no el tener cofres llenos
               la riqueza en pie mantiene;
               que no es rico el que más tiene
               sino el que ha menester menos.
               Si Sabina me creyera,
               ni el príncipe se quejara,
               ni nuestro estado sacara
               de su humilde y pobre esfera.
               Era mujer, y heredó
               de la primera mujer
               el ser fácil de creer;
               pero pues que la engañó,
               decid, que de qué provecho
               darla a otro esposo será,
               ni quien deshacer podrá
               lo que Dios y el cielo ha hecho.


Pág. 097 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Yo no le pienso ofender,
               supuesto que sé por cierto,
               por su palabra y concierto,
               que es Sabina su mujer,
               pues vivirá consolada,
               por más que el vulgo la arguya,
               con llamarse esposa suya;
               aunque no perdiera nada
               vuestro príncipe, por cierto,
               en juntar su sangre noble
               con nuestra humilde, que al doble
               es más sabroso el injerto
               que junta la noble rama
               al tronco áspero y grosero,
               y Amor, como es jardinero,
               más estos injertos ama.
               Pero no importa, decí
               que goce a Octavia mil años,
               pues agravian sus engaños
               la casa Colona así;
               y los ducados que ofrece
               no los hemos menester,
               que no se usa aquí vender
               las honras, ni me parece
               que juzgará el vulgo necio
               bien de nuestro honor, si intenta
               ponerle al príncipe en venta
               y Sabina admite el precio;
               que en la corte es cosa usada,
               por más que el vulgo lo note,
               el remediar con un dote
               una mujer deshonrada.
               Y si esto el mundo publica,
               no es bien que esta fama cobre;
               pues vale más la honra pobre
               que la deshonra más rica.


Pág. 098 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Pesárame de que os venga
               de aquesa resolución
               algún mal.

PERETO:

               En mi razón
               mi inocencia amparo tenga.
               No es la justicia cobarde
               que me ha de amparar.

ALEJANDRO:

               Recelo
               algún mal, buen viejo. El cielo
               os desengañe.

PERETO:

               Él os guarde.
Vase ALEJANDRO

PERETO:

               Acuérdome una vez haber oído
               una fábula en que ejemplos toco,
               notables de un ciprés, que en tiempo poco
               hasta el cielo creció desvanecido.
               Burlábase de un junco que, vencido,
               su segura humildad juzgaba en poco;
               mas con un viento recio el ciprés loco,
               quedando el junco en pie, se vió abatido.
               Su humilde estado y pobres ejercicios
               estime mi Sabina, aunque haya hecho
               burla el ciprés de su honra y hermosura;
               que cuando en los soberbios edificios
               abrasa el rayo el más dorado techo,
               la más humilde choza está segura.


Pág. 099 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Sale SABINA
SABINA:

               Arroyuelos que, entre arenas,
               plata en guijas descubrís,
               pareciendo que os reís
               porque lloro yo mis penas;
               márgenes verdes y amenas
               que al sol servís de cortina,
               cuando en su agua cristalina
               imita a Narciso hermoso,
               decidle a mi preso esposo
               lo que llora su Sabina.
               Montes de crecidos talles
               que los cielos asaltáis
               y al ambicioso imitáis,
               como al humilde los valles;
               verdes e intrincadas calles,
               por cuya sombra camina
               el que ausente peregrina,
               cual yo, sin gusto y reposo,
               decidle a mi pobre esposo
               lo que llora su Sabina.

PERETO:

               ¡Qué descuidada venís
               cantando endechas al prado!
               Llorad vuestro honor burlado,
               hija, si agravios sentís.

SABINA:

               Padre mío, ¿qué decís?


Pág. 100 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Que Césaro, en vuestra afrenta,
               ajenos brazos intenta,
               y a olvidaros se ha dispuesto;
               porque quien se cree de presto
               presto también se arrepienta.
               Césaro a Octavia pretende
               por esposa, que es su igual,
               y el oro con el sayal
               siempre se agravia y se ofende.
               Comprar vuestro honor pretende,
               para haceros más afrenta,
               y cubrir con oro intenta
               el hierro de vuestro amor.
               Mirad si es joya el honor
               digna de ponerse en venta.

SABINA:

               ¡Ay, de mí!

PERETO:

               Llorad las penas
               de vuestras desgracias sumas,
               pues vuestras groseras plumas
               dejásteis por las ajenas.
               Las del sayal eran buenas.
               Quien su natural violenta
               bien es que su agravio sienta;
               morir llorando os conviene,
               porque en poco su honor tiene
               a quien no mata una afrenta.

SABINA:

              ¡Cielos! ¡Césaro casado!
               No es posible, engaños son;
               que es profeta el corazón,
               y no le siento alterado.
               Alto, amoroso cuidado,
               buscad el modo mejor
               como asegure mi honor
               con mi esperanza afligida,
               que corre riesgo la vida
               en el potro del temor.

Vanse los dos.


Pág. 101 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Sale el príncipe FABRIANO,
MARCO Antonio y ALEJANDRO
FABRIANO:

               ¿Eso responde el villano?

ALEJANDRO:

               En eso se determina.
               Esposa llama a Sabina
               de Césaro, y que es en vano,
               dice, el que intenta vencer
               con interés su firmeza,
               que estima en más su pobreza
               que tu valor y poder;
               fuera de que ofenderá
               a Dios si se determina
               casar con otro a Sabina
               si con tu hijo lo está.
               esto responde.

MARCO:

               ¡Que ansí
               un rústico vil responda
               a un príncipe, y corresponda
               al valor que vive en ti!
               Ya no siento tanto el ver
               que sea estorbo una villana
               para que Octavia, mi hermana,
               de Césaro sea mujer,
               mezclándose de esta suerte
               la sangre ursina y colona,
               como el ver que a tu persona
               hable un pastor de esta suerte.
               ¡Vive Dios! Que he de quitar
               los estorbos de una vez,
               y que su loca vejez
               las canas ha de bañar
               en la sangre de su hija.


Pág. 102 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


FABRIANO:

               Indigno es de tal persona
               que Marco Antonio Colona
               venganza tan vil elija,
               que los más viles criados
               de mi casa abrasarán
               a Montalto y quitarán
               los estorbos y cuidados
               que nos da esa vil mujer,
               con su muerte.

MARCO:

               Con mis manos
               he de hacer que estos villanos
               no se atrevan a poner
               el pensamiento tan alto
               que con mi hermana compita.
               Hoy verá Italia que imita
               a Troya, Castel Montalto.
Vase MARCO Antonio

FABRIANO:

               ¡Que sea yo tan desgraciado
               que venga a ser mi heredero
               de tres hijos el postrero,
               tan bajamente inclinado
               que darme nietos pretenda
               de sangre grosera y tosca!
               Antes que Italia conozca
               tal afrenta, ni él me ofenda,
               un garrote le haré dar
               en el castillo, en que preso
               le tiene su amor travieso;
               porque no me han de heredar
               villanos, aunque se quede
               mi casa sin sucesión.


Pág. 103 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Contra esa resolución
               nieto tienes que te herede.

FABRIANO:

               Que le amo, te prometo.

ALEJANDRO:

               Es tu sangre.

FABRIANO:

               Sí lo fuera,
               si mezclada no estuviera
               con la tosca de Pereto.
Vanse los dos.
Salen ASCANIO Colona, DECIO
y SIXTO, de fraile

ASCANIO:

               Dícenme que habéis venido,
               padre, a Roma a pretender
               un capelo, y que habéis sido
               ocasión de suspender el papa,
               el que le he pedido.
               También Octavia, mi hermana,
               se queja que una villana
               esposa se osa llamar
               de Césaro, y estorbar
               lo que en esto Italia gana.


Pág. 104 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ASCANIO:

               Y si fuera otra persona
               que con Ascanio Colona
               compitiera, y no un pastor
               sin prendas y sin valor
               como vos, de quien pregona
               la fama tanta ambición,
               la competencia llevara
               mejor; mas vos, ¿es razón
               que aspiréis a la tiara,
               desde el grosero azadón,
               y que el intento villano
               de vuestra hermana la mano
               pida a Césaro, y me ofenda,
               tan soberbia que pretenda
               ser princesa de Fabriano?
               ¿Vos, cuyo padre en Montalto,
               con vida tosca y grosera,
               de todo vive tan falto,
               y ella, que una lavandera
               es de Fermo? ¿Vos tan alto,
               que el grado de cardenal
               pretendáis desde el sayal,
               y ella llamarse princesa?

SIXTO:

               ¡Señor...!

ASCANIO:

               ¡Ambición es ésa
               de un rústico natural!
               ¿Vos conmigo competencia,
               sabiendo que os hizo el cielo
               un villano?

SIXTO:

               Mi paciencia
               os obligue...

ASCANIO:

               ¿Vos capelo?


Pág. 105 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Yo no tengo suficiencia,
               méritos, sangre y valor
               para que en Roma pretenda
               esa dignidad, señor;
               ni tampoco es bien me ofenda
               vuestro enojo. De un pastor
               nací, pero no es ultraje;
               que el más soberbio linaje,
               que a mayor nobleza aspira,
               si el principio suyo mira
               hará que el orgullo abaje.
               El río de más corriente,
               que hace ilustre su ribera,
               amansara su creciente
               si el principio considera
               que le da una humilde fuente.
               La fuente considerad
               de vuestro linaje honroso,
               y estimaréis mi humildad;
               pues sois río caudaloso,
               porque os veis en la mitad
               de vuestro curso opulento;
               que si yo conforme intento
               no os igualo y menos soy
               con ser río, es porque estoy
               cerca de mi nacimiento.


Pág. 106 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Yo no vengo a pretender,
               Ascanio, el ser cardenal,
               aunque lo pudiera ser;
               soy vicario general
               de mi orden, y por ver
               la envidia, enojo y pasión
               que tiene mi religión
               y los poderosos de ella,
               por verme cabeza en ella,
               su injusta persecución
               me fuerza a que el papa
               pida que del oficio me absuelva,
               y con otro estado y vida,
               o a mis principios me vuelva,
               o del orden me despida.
               Estos favores prevengo
               y a esto sólo a Roma vengo.
               Ved qué modo de intentar
               cargo, si vengo a dejar,
               Ascanio, el cargo que tengo.
               Si Césaro tuvo amor
               a mi hermana, y ella ha sido
               tan dichosa, que al valor
               de su nobleza ha subido,
               con ser hija de un pastor,
               ¿por qué culpáis su ventura,
               pues que la naturaleza
               con mil ejemplos procura
               igualar a la nobleza
               muchas veces la hermosura?
               Veis como no estoy culpado
               y con la poca razón,
               Ascanio, que estáis airado.


Pág. 107 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ASCANIO:

               Estoy en esta ocasión
               en el palacio sagrado,
               villano, que si no...

SIXTO:

               Paso,
               mirad que su santidad
               sale.

ASCANIO:

               De enojo me abraso.

SIXTO:

               (¡Ay, pobreza y humildad, (-Aparte-)
               lo que por vosotras paso!)
Sale EL PAPA, Pío Quinto
y dos FRAILES franciscanos,
siéntase EL PAPA

FRAILE 1:

               De parte de la orden, padre santo,
               a vuestra beatitud pido y suplico
               a fray Félix absuelva del oficio,
               si no quiere que todos nos perdamos.

EL PAPA:

               ¿Pues qué tiene fray Félix?

FRAILE 1:

               Es de modo
               la gran severidad con que castiga
               las más mínimas faltas de nuestra orden,
               que es imposible se conserve y medre
               mientras el lego reine. La clemencia tiene
               en pie las repúblicas y reinos;
               y el castigo y rigor demasiado
               destruye las provincias y ciudades.
               Fuera de que los frailes principales
               que la orden claustral de San Francisco
               honran con sangre ilustre y generosa,
               sienten, y con razón, que los gobierne
               un pastor de las grutas de Montalto.


Pág. 108 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               ¿Luego en la religión y su pobreza
               también miran en sangre y en nobleza?

SIXTO:

               Santísimo pastor, si un desdichado
               merece, porque el cielo y la Fortuna
               le hizo hijo de unas peñas toscas,
               que todos le persigan, yo me precio
               de hijo de Pereto, un pastor pobre
               que en Montalto dejó el arado rústico
               por herencia a sus hijos; y esto sólo
               quiero ser, y no más, pues soy indigno
               del hábito que traigo y del oficio
               que vuestra santidad con él me ha dado.
               A vuestra beatitud pido y suplico
               me absuelva de él y volveré contento
               a mi sencillo y pobre nacimiento.

EL PAPA:

               Más luce, hijo, la virtud de un hombre
               cuanto de más humilde y pobre sangre
               se ensalza más. Yo y todo en mis principios
               nací de un pobre labrador, y aun anduve
               de puerta en puerta mendigando el tiempo
               que estuve en mis estudios ocupado.
               Parientes tengo yo cual vos, fray Félix,
               pobres y en traje de sayal grosero;
               que si se precia de su sangre el necio,
               más noble es la virtud de que me precio.
               Si el orden vuestro juzga por agravio
               que le rijáis, por eso yo os absuelvo
               del oficio que en ella habéis tenido.
               Y pues que Fermo os vio vendiendo leña
               y registeis ovejas en Montalto,
               en castigo, fray Félix, de sus quejas,
               pastor de Fermo os hago y sus ovejas.
               Obispo sois de Fermo.


Pág. 109 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Padre santo,
               ¿cuando me abaten me ensalzáis vos tanto?

EL PAPA:

               Así doy gusto a todo el orden vuestro,
               y os premio a vos. A Ascanio quiero darle
               el capelo que tanto ha que pretende.
               El de Santa Sabina le prometo.

ASCANIO:

               Tus santísimos pies beso y respeto.

EL PAPA:

               Luego quiero, fray Félix, consagraros
               públicamente, porque toda Roma
               mire el premio que tienen en la iglesia
               la virtud y las letras. Un capelo
               os doy también.

SIXTO:

               Tu nombre ensalce el cielo.
               (Ánimo, inclinación dichosa y alta; (-Aparte-)
               subí, que un escalón no más os falta.)

EL PAPA:

               Cardenal os creéré en el mismo día
               que os consagre.

SIXTO:

               Creció la dicha mía;
               y pues con tal largueza me ha ilustrado
               el cielo y vuestra santidad, quisiera
               enviar por mi padre y mis hermanas,
               y el mismo día que me vea Roma
               hecho de vil pastor, pastor de ovejas
               de la iglesia católica, ese día
               quiero que entre mi padre venerable
               triunfando en Roma, no como sus Césares,
               sino vestido de sayal grosero
               en que nació, porque la envidia sepa
               que cuando, a su pesar, estoy más alto,
               de la humildad me precio de Montalto.


Pág. 110 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               Yo haré que con vos salga toda Roma.

ASCANIO:

               Yo también acompañaros quiero.

SIXTO:

               ¿Veis, Ascanio, del modo que los cielos
               saben hacer de humildes labradores
               dignidades, prelados y pastores?
               Porque nací en Montalto me abatisteis;
               pues desde aquí, mudando el propio nombre
               de Félix, para dar gloria a mi patria
               y a sus groseras peñas, determino
               llamarme el cardenal Montalto.

EL PAPA:

               Alto;
               seréis desde hoy el cardenal Montalto.

ASCANIO:

               Perdonad mi pasado atrevimiento;
               que en muestras de que estoy arrepentido
               daré de este suceso aviso al príncipe,
               que se tendrá mil veces por dichoso
               de que Césaro case con Sabina,
               pues se honrará el estado de Fabriano,
               siendo de Roma cardenal su hermano.

FRAILE 1:

               Y yo también de las persecuciones
               que por mi causa os hizo el orden nuestro,
               monseñor ilustrísimo, suplico
               me perdonéis.

SIXTO:

               Alzad, padre, del suelo,
               que si fray Félix tuvo de vos queja,
               ya yo soy cardenal, y no fray Félix,
               y no es razón cuando me veis tan alto
               que a Félix vengue el cardenal Montalto.

ASCANIO:

               ¡Qué prudente respuesta!

EL PAPA:

               Venid, hijo,
               que en vos miro presagios venturosos.

DECIO:

               ¿Qué le parece, padre?


Pág. 111 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


FRAILE 1:

               Encantamento.

ASCANIO:

               De perseguirle vos nació su dicha.

FRAILE 2:

               Mil veces perseguido venturoso,
               que tan seguro del peligro escapa.

DECIO:

               (Persígale otra vez, y harále papa.) (-Aparte-)
Vanse todos.
Salen los MÚSICOS de pastores,
y SABINA de pastor con caña,
hurón y cuerdas

SABINA:

               Mintió la sospecha loca;
               mi amor salió victorioso;
               aquí está mi preso esposo,
               a quien en vano provoca
               su padre, por más que agravia
               su fírme constancia y fe,
               para que en mi ausencia de
               la mano de esposo a Octavia.
               No pudo su engaño hacer
               mella en mi constante amor,
               aunque celos y temor
               son fáciles de creer,
               y a pesar de sus consejos
               he venido de esta traza
               a librar mi esposo.

PASTOR 1:

               ¿A caza
               anda tu amor de vencejos?
               Misterio tien la invención.


Pág. 112 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PASTOR 2:

               Lugares hay infinitos
               donde cazan motolitos
               las mujeres con hurón;
               quiero decir con los viejos
               o escuderos atrevidos,
               registradores de nidos,
               donde viven los vencejos;
               pues son hurones, en suma,
               que cazan para sus dueños
               a los vencejos pequeños
               hasta dejarlos sin pluma.

SABINA:

               Pastores dejemos eso
               y comenzad a cantar
               para que os salga a escuchar
               desde la reja mi preso.

PASTOR 1:

               ¡Oh, qué canción de repente
               hice al propósito aver!

SABINA:

               Luego, ¿sabes componer?

PASTOR 2:

               Sátiras al maldiciente.


Pág. 113 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Cantan
MÚSICA:

               "Que llamaba la tórtola, madre,
               al cautivo pájaro suyo,
               con el pico, las alas, las plumas,
               Y con arrullos, y con arrullos."

UNO:

               "Pajarico preso,
               que entre yerros duros,
               temores y ausencias
               te tienen confuso,
               mal podrá el rigor
               de tu padre injusto
               desatar las almas
               si es de amor el ñudo;
               sal, pájaro amado,
               a gozar seguro,
               a pesar de estorbos,
               mi amoroso fruto."

TODOS:

               "Así llama la tórtola madre
               al cautivo pájaro suyo
               con el pico, las alas, las plumas,
               y con arrullos, y con arrullos."


Pág. 114 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Asómase CÉSARO a una reja como preso
CÉSARO:

               Pintadas aves que al pulir la aurora
               con peines de oro sus compuestas hebras,
               al son de arroyos, arpas de estas quiebras,
               lisonjeáis cada mañana a Flora.
               Aura süave que con voz sonora,
               murmurando las aves te requiebras,
               y las obsequias fúnebres celebras
               de Pocris muerta, que tras celos llora.
               Los pastores imitan la armonía
               con que resucitando la memoria
               de mi Sabina vivo entretenido.
               Cantad, amigos, la firmeza mía;
               que es la música imagen de la gloria,
               y mientras dura mi tormento olvido.

SABINA:

               Ya está mi esposo a las rejas.
               Cantad, pastores, cantadle
               otra carición, y llenadle
               de música las orejas.
 

MÚSICA:

               "Preso estaba el pájaro solo
               en las redes del cazador,
               pero más le prenden y matan
               memorias de su lindo amor."


Pág. 115 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


UNO:

               "Si de tu firmeza
               las cadenas son,
               testigos seguros son,
               que amor presentó,
               canten tu alabanza
               nuestra alegre voz;
               bien haya quien hizo
               cadenas de amor,
               y tú, pájaro mío,
               canta en tu prisión,
               pues que preso y triste
               carita el ruiseñor."

TODOS:

               "Preso estaba el pájaro solo
               en las redes del cazador,
               pero más le prenden y matan
               memorias de su lindo amor."

SABINA:

               ¡Ah de las rejas el preso!
               ¿Sabéis acaso quién soy,
               yo, que pretendo cantando,
               aliviar vuestro dolor?
               ¿Mas qué no me conocéis?

CÉSARO:

               Polido y bello pastor,
               lo que los ojos afirman
               negando está el corazón.
               Regocijos hace el alma
               de los ecos de esa voz,
               que en el disfraz de Esaú
               conocer quiero a Jacob.
               ¿Quién sois, hermoso zagal?


Pág. 116 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               ¡Qué presto que ejecutó
               sus efectos el olvido,
               descuidado preso, en vos!
               Cantad para que despierte,
               que si ausencia le adurmió,
               dándole voces mis quejas
               le hará despertar mi amor.
Cantan

MÚSICA:

               "Preso estaba el pájaro solo
               en las redes del cazador,
               pero más le prenden y matan
               memorias de su lindo amor."

CÉSARO:

               ¡Ay, esposa de mis ojos!
               La tiniebla y confusión
               de mis pesares y penas
               me impidió la luz del sol.
               De no haberos conocido,
               corrido, mi bien, estoy;
               yo castigaré mis ojos,
               Sabina hermosa, este error,
               ¿cómo habéis, mi bien, estado?


Pág. 117 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Como el verano sin flor,
               como el otoño sin fruto,
               y estado como sin vos,
               que es decirlo de una vez.
               Vueso padre pretendió,
               con engaños y mentiras
               sembrar celos en mi amor,
               pero segura del vueso,
               en forma de cazador,
               vengo a daros libertad.
               Tomad las cuerdas que os doy,
               y, a pesar de estorbos viles,
               asegurad el temor
               de mis sospechas y ausencia.
Dale con la caña los cordeles

CÉSARO:

               Celebren tu firme amor
               cuantas mujeres la fama
               con pinceles retrató
               de la eternidad en lienzos
               del tiempo consumidor.
               ¡Ay, esposa de mi vida!

SABINA:

               ¡Ay, mi bien!

PASTOR 2:

               ¡Bueno, por Dios,
               que se están chicoleando
               como jilgueros los dos!

FABRIANO:

               Preso y con guardas dobladas (-Dentro-)
               ha de quedar mientras voy
               a Roma.


Pág. 118 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CÉSARO:

               Mi padre es éste.

SABINA:

               Pues entraos.

CÉSARO:

               Adiós.
Vase CÉSARO

SABINA:

               Adiós.

PASTOR 2:

               No hay son, fingir que cazamos
               vencejos.

SABINA:

               Daca el hurón;
               pon las cuerdas y la caña.

PASTOR 2:

               No está mala la invención.
Pónense a cazar.
Salen el príncipe
FABRIANO y ALEJANDRO

FABRIANO:

               De vos, Alejandro, fío
               su guarda en aquesta ausencia.

ALEJANDRO:

               Ya sabe vuestra excelencia
               mi lealtad.

FABRIANO:

               El papa Pío
               a Roma me envía a llamar,
               y este camino excusara
               si en mi lugar no os dejara.
               Las guardas podéis doblar,
               sin dejar llegar persona
               que con él hable, que ansí
               le forzaré que dé el si
               de esposo a Octavia Colona,
               o morir en la prisión;
               que la villana atrevida
               ya debe de estar sin vida,
               si puso en ejecución
               Marco Antonio su noble ira.


Pág. 119 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               En esta ocasión es cuerda.

PASTOR 1:

               Dale cuerda.

PASTOR 2:

               Dale cuerda.

SABINA:

               Ya chilla el vencejo.

PASTOR 1:

               Tira.

FABRIANO:

               Alejandro, ¿qué serranos
               son éstos?

ALEJANDRO:

               Pastores son
               que cazan con un hurón
               pájaros.

FABRIANO:

               Si son villanos,
               y sabes lo que me ofenden,
               ¿por qué aquí los consentís?
               Échalos luego.
A los PASTORES

ALEJANDRO:

               ¡Hola! ¿Oís?

SABINA:

               Verá lo que se defienden.

FABRIANO:

               ¡Ah, villanos! ¿estáis sordos?

SABINA:

               ¡Arre allá! ¿Qué diablos dais
               voces, que mos espantáis
               los vencejos y los tordos?

ALEJANDRO:

               Rústicos ¿no veis que está
               el príncipe Fabriano
               aquí?

SABINA:

               ¡Válgame el alano
               de San Roque!

PASTOR 2:

               Verá.


Pág. 120 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Pues bien, ¿hemos de comer
               el príncipe, cuando aquí
               mos halle?

FABRIANO:

               ¿Qué hacéis ansí?

SABINA:

               Oiga, y podrálo saber.
               Tienen aquí los vencejos
               nidos en los muros fijos,
               sin osar sacar los hijos,
               porque los guardan los viejos.
               Yo, deseando cazar
               uno que en esta ocasión
               guardando está el vencejón
               del padre, que pernear
               le vea yo--¡pregue al Señor!--
               porque ansí su enojo pierda,
               vine con hurón y cuerda,
               y cuando más a sabor
               se asomaba a la muralla
               salió su padre al encuentro,
               metióse el vencejo dentro
               y dejónos de la galla.
Llora

ALEJANDRO:

               ¡Buen llanto!

FABRIANO:

               ¿Que el padre viejo
               el vencejo os ha quitado?

SABINA:

               Sí, señor; desvencejado
               le vea yo. De esto me quejo.

FABRIANO:

               Gracias tiene. Aunque a esta gente
               aborrezco, este pastor
               me ha dado gusto.

ALEJANDRO:

               Es, señor,
               donoso como inocente.


Pág. 121 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Vení acá. Y os quiero her
               una pescuda, buen viejo.
               Si quiere bien un vencejo,
               y recibe por mujer
               a una venceja que ha sido
               quien le enamora y quillotra,
               ¿es bien casarle con otra,
               porque nació en mejor nido,
               porque en alcázares vive,
               y estotra entre peñas pobres,
               de los castaños y robres
               grosero manjar recibe;
               porque tién plumas mejores
               y porque son más valientes
               los vencejos sus parientes
               y cuentan que sus mayores
               trujeron de rey más lejos
               su principio no es buen pago?
               Juzgaldo vos, que yo os hago
               alcalde de los vencejos.

FABRIANO:

               Gusto me da el pastorcillo,

SABINA:

               Ea, la vara arrimad,
               o este pleito sentenciad,
               que me importa concluillo.

FABRIANO:

               Digo, donoso pastor,
               que como el vencejo quiera
               a la venceja primera
               es bien pagarle su amor,
               por más que el padre lo impida,
               y sentencio que la amada
               le goce y que desterrada
               la venceja aborrecida,
               aunque alegue más consejos,
               luego al momento se vaya,
               porque yo no sé que haya
               nobleza entre los vencejos.


Pág. 122 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Esta vez os he cogido;
               contra vos es el proceso.
               ¿Por qué ha de estar por vos preso,
               viejo honrado y afligido,
               vueso vencejo, decí,
               si él a una venceja adora,
               que en la sierra le enamora,
               y no puede dar el sí
               a la venceja que tiene
               su nido allá entre los godos?
               Pues que son vencejos todos,
               Y estos dos se quieren bien,
                  casadlos, que las altivas
               noblezas son espantajos,
               y todos, altos y bajos,
               nacimos de Adán y Adivas.

FABRIANO:

               Idos con la maldición.

SABINA:

               Vos el preito sentenciastes;
               si vos mismo os condenastes
               un asno sois con perdón.

FABRIANO:

               Echa, Alejandro, de aquí
               estos bárbaros, o haré
               una bajeza.

SABINA:

               ¡A la hé,
               vos sois buen juez, pues ansí
               heis justicia!

ALEJANDRO:

               Este lugar
               desocupad.


Pág. 123 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PASTOR 1:

               Con paciencia.

SABINA:

               Acójome a la sentencia.
               Ella os ha de condenar.

FABRIANO:

               Echalde de aquí, o matalde.

SABINA:

               ¿Por la primera venceja
               sentencias, y tenéis queja.
               Muy bobo sois para alcalde.
               Dios vuelva por la verdad.
               Pues lo mandáis, casaránse.

ALEJANDRO:

               Idos, villanos.

SABINA:

               Iránse,
               que no son bestias. Cantad.
Vanse cantando

FABRIANO:

               Mucha prudencia he tenido,
               pues muerte no les he dado.

ALEJANDRO:

               Aunque el villanejo ha estado
               malicioso, hubiera sido
               indigno de vueselencia
               manchar en él el acero.

FABRIANO:

               Partirme esta noche quiero
               a Roma. Vuestra presencia
               no falte nunca de aquí,
               ni deje llegar villano
               una legua de Fabriano,
               porque sospecho que ansí
               le vienen a dar aviso
               de Montalto.


Pág. 124 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


ALEJANDRO:

               Podrá ser.

FABRIANO:

               Mal hice no los prender;
               que afligirme el cielo quiso
               con darme un hijo travieso.

ALEJANDRO:

               La mocedad nunca es sabia.

FABRIANO:

               Ha de ser su esposa Octavia,
               o tiene de morir preso.
Vanse todos.
Sale CAMILA con un lío de ropa
blanca y un mazo, y MARCO Antonio

MARCO:

               Por Dios, lavandera hermosa,
               que desde el punto que os vi
               cojer vuestra ropa ansí
               está el alma recelosa
               y de vuestro amor perdida;
               porque obligáis de manera
               que os abate, la bandera.
               Lavandera de mi vida,
               escuchadme una razón.

CAMILA:

               Andad con Dios, caballero.

MARCO:

               Lavadme el alma primero.

CAMILA:

               ¿Que os la lave escamizón?

MARCO:

               Sí, vestíosla por camisa,
               y veréis que no hay holanda
               que esté más tratable y blanda.

CAMILA:

               ¿Alma de holanda? ¡Oh, qué risa!

MARCO:

               Dado os tengo el corazón.


Pág. 125 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               ¿A jabonar?

MARCO:

               Sí, eso os ruego.

CAMILA:

               ¿Qué tiene?

MARCO:

               Como Amor es fuego,
               le ha puesto como el carbón.

CAMILA:

               ¿Como el carbón? Pues a un lado,
               que estoy limpia, y si me topa,
               ensuciaráme la ropa
               vueso corazón tiznado.

MARCO:

               ¡Qué gracia!

CAMILA:

               No llegue al brazo,
               y sepa que en mi lugar
               nadie sabe jabonar,
               si no es con jabón de mazo.
               Por eso no haga cosquillas
               si no quiere en conclusión
               llevar, señor, un jabón
               que le quiebre las costillas.

MARCO:

               Para aliviar los enojos
               del alma, darla podéis
               los ojos, que es bien los deis,
               pues tenéis tan bellos ojos,
               y la podréis jabonar.
               Vuestra es, tomadla.

CAMILA:

               La astucia;
               no quiero yo alma tan sucia,
               que se ha menester lavar.

MARCO:

               Yo estoy ya tan rematado,
               mi graciosa lavandera,
               que ser el jabón quisiera
               según los celos me ha dado
               de que ande cada instante
               en vuestras manos, que en suma
               son más blandas que su espuma.


Pág. 126 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               Sí haréis, que acá todo amante
               es jabón que a los despojos
               de tiranas hermosuras
               derrama en jabonaduras
               el corazón por los ojos
               aunque vos sois palaciego,
               y no habrá tomaros tino,
               que todos pregonáis vino
               y vendéis vinagre luego.
               ¡En la boba que creyere
               en vuestras bachillerías;
               sabéis muchas romerías
               y olvidáis a quien os quiere!

MARCO:

               Cuando es perfecto el amor
               y bien nacido el amante,
               ni burla ni es inconstante.

CAMILA:

               El noble engaña mejor.
               Yo conozco una serrana
               a quien burló un escolar
               con parlar y más parlar.

MARCO:

               ¿Quién es?

CAMILA:

               Sabina, mi hermana.

MARCO:

               ¿Sois vos hija de Pereto.
Hace reverencia

CAMILA:

               Para lo que le cumpliere.

MARCO:

               Errará quien no tuviere
               a Césaro por discreto
               en despreciar por Sabina
               a mi hermana, que, por Dios,
               si es tan bella como vos,
               que es cuerdo quien desatina
               por tan dichoso sayal.


Pág. 127 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               Soy yo un coco comparada
               con mi hermana.

MARCO:

               ¡Qué extremada
               belleza! ¡Qué al natural!
               Yo vine determinado
               de castigar a Pereto
               y a Sabina, que en efeto
               me tuve por agraviado
               de que Césaro dejase
               mi hermana Octavia por ella;
               pero el Amor, que atropella
               soberbias, quiso que hallase
               en vos el justo castigo,
               pues a vuestro amor sujeto,
               a las hijas de Pereto
               y aquestas sierras bendigo.
               Bien hayan, amén, los robles,
               los peñascos y asperezas
               que crían tales bellezas,
               pues por fuerza han de ser nobles
               almas que viven y habitan
               en cuerpos que son tan bellos,
               y bien hayan los que en ellos
               su libertad depositan.
               ¡Ay, serrana; muerto estoy!

CAMILA:

               Pues ¿vos por acá pensáis
               que hilamos? ¡Bien quillotráis!
               Algún diabro os trajo hoy
               por aquí.


Pág. 128 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


MARCO:

               ¿Quiéresme bien?

CAMILA:

               ¿Qué sé yo?

MARCO:

               Pues, ¿quién lo sabe?

CAMILA:

               El cura. Apártese, acabe.
               (¡Qué buena cara que tién!) (-Aparte-)

MARCO:

               Dame esa mano.

CAMILA:

               (Recelo (-Aparte-)
               que en el alma se me entró.)

MARCO:

               Dame aquesos brazos.

CAMILA:

               ¿Yo?

MARCO:

               ¿Pues qué?

CAMILA:

               ¿Tan presto, es buñuelo?
Salen CÉSARO de galán, y los pastores
músicos y SABINA, de pastor

CÉSARO:

               Apenas de allí os partisteis
               cuando mi padre se fue;
               luego escalas tracé
               de las cuerdas que me disteis
               que atadas a las almenas
               a las guardas engañaron
               y a pesar suyo, quedaron
               colgadas de ellas mis penas.
               Seguíos, y como amor
               vuela ligero, alcancéos.


Pág. 129 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               ¡Ay, esposo! Mis deseos
               cumplió el cielo. Ya el rigor
               que en mí vuestro padre emplea.
               mi miedo y temor divierte,
               que no temeré la muerte
               como a vuestros ojos sea.

CÉSARO:

               Contra su enojo crüel
               pienso llevarte a Milán;
               que allí mis deseos podrán
               tener fin viviendo en él,
               hasta que el paterno amor
               venciéndole te reciba
               por hija y mi esposa.

PASTOR:

               ¡Viva
               tal firmeza y tal amor!

SABINA:

               ¡Camila!

CAMILA:

               ¡Sabina mía!

MARCO:

               ¡Césaro aqui!

CÉSARO:

               ¡Marco Antonio
               en tal lugar!

MARCO:

               Testimonio
               de amor y su monarquía.
               Abrasar vine a Montalto
               y a dar muerte a la serrana
               que os enamora, y su hermana
               dió en mi libertad asalto,
               pues cuando su hacienda y casa
               quise abrasar, con sus ojos
               el alma, cuyos despojos
               la adoran, rinde y abrasa.
               Será, Césaro, mi esposa;
               que vuestra justa elección
               me llama a su inclinación.


Pág. 130 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               Yo me tendré por dichosa.

SABINA:

               Y yo con tan buen cuñado
               mil gracias al cielo doy.

CÉSARO:

               ¡Qué de dichas juntas hoy
               Amor y el cielo me han dado!

CAMILA:

               Es miércoles, y bastaba
               serlo para mi ventura.

SABINA:

               ¡A buen tiempo y coyuntura
               te casas!

CAMILA:

               Pues, ¿qué pensaba?
               ¿Todo ha de ser para ella?
               ¿No somos acá personas?

MARCO:

               Los Ursinos y Colonas
               por vos, mi Camila bella,
               y por vos, Sabina hermosa,
               establecerán desde hoy
               eternas paces.

CAMILA:

               ¡Que estoy
               maridada! ¡Linda cosa!

PASTOR 2:

               Aun sin aguardar al cura
               los cuatro se han desposado.

PASTOR 1:

               No hay cura ni licenciado
               mejor que la coyuntura.

CAMILA:

               Demos a mi padre aviso
               de su dicha y mis amores.

PERETO:

               Pedidme albricias, pastores. (-Dentro-)
               ¡Viva Montalto! Pues quiso
               poner mi nombre tan alto
               de un principio tan humilde,
               al cielo albricias pedilde.


Pág. 131 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Salen PERETO, CRENUDO, CHAMOSO, y FABIO


CÉSARO:

               ¿Qué es esto?

TODOS:

               ¡Viva Montalto!
 

PERETO:

               No sé cómo el contento de estas nuevas
               no me ha muerto, que ya mis flacas canas
               no son para tan grande sobresalto.
               Hijas, fray Félix, cardenal de Roma;
               cardenal de Roma es vuestro hermano.

CÉSARO:

               ¡Válgame Dios!

SABINA:

               ¡Ay cielos qué ventura!

CHAMOSO:

               ¿Ya es cardenal? Pues presto será cura.

CÉSARO:

               Dadme, dichoso padre, aquesos brazos.

MARCO:

               Y a mí me conceded por hijo vuestro.

SABINA:

               Éste es mi esposo, padre mío, que preso
               ha estado por mi amor. Todo fue engaño,
               engaño todo fue lo que os dijeron
               de Octavia; por burlarnos lo hicieron
               e huir de la prisión.

PERETO:

               Estoy sin seso

SABINA:

               Libre está ya y en mis amores preso.

PERETO:

               Dadme, señor, los pies.

CÉSARO:

               No, padre mío,
               los brazos sí, con nudo estrecho y tierno.

CAMILA:

               ¡Hola, padre! Catad acá otro yerno;
               abrazadle también, que no ha nacido
               en las malvas.


Pág. 132 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CÉSARO:

               También es hijo vuestro
               Marco Antonio, la nobleza que es de Italia
               y aun del mundo. Enamoróse
               de la belleza de Camila, y quiere
               que por esposa se la deis.

PERETO:

               O sueño,
               o estoy loco. ¿Hay más bien, cielos piadosos?

CAMILA:

               Supimos escoger buenos esposos,
               para no tener dote. La nobleza
               virtud quiere por dote con belleza.

PERETO:

               Vamos a Roma luego, y eche el sello
               mi buena suerte con hallar mi hijo
               honrado de la púrpura romana;
               que, pues tan nobles sucesores dejo,
               la muerte pido con el santo viejo.
Sale FABRICIO

FABRICIO:

               Yo vengo, dichosísinio Pereto,
               a llevaros a Roma con Sabina
               y Camila. Aquí traigo tres carrozas.

CHAMOSO:

               ¿Qué son carrozas, ao?

FABRICIO:

               Unas doncellas
               que se llaman carrozas en Italia.

CHAMOSO:

               Casarme quiero, pues, con una de ellas;
               mostradme esas carrozas o doncellas.

FABRICIO:

               Césaro, vuestro padre Ursino gusta
               que seáis de Sabina amado esposo;
               que luego que en llegando a Roma supo
               que era de Monseñor Montalto hermana,
               a dicha tiene ser pariente suyo,
               porque sospechan que ha de ser monarca
               de Roma y gobernar su sacra barca.


Pág. 133 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Agora fenecieron mis recelos.

CÉSARO:

               ¡Que tan dichoso soy, benignos cielos!

FABRICIO:

               Vamos, que monseñor está aguardando
               con toda la romana y sacra curia,
               que quiere el papa que a su honrado padre
               reciba en triunfo.

PERETO:

               Vamos, nobles hijos,
               que mi vejez de nuevo se remoza.

TODOS:

               ¡Coches, coches!

CHAMOSO:

               ¿Dó está doña Carroza?
Vanse todos.
Salen JULIANO y RICARDO

JULIANO:

               Esto es lo que en Roma pasa.
               Todo el popular aplauso
               la ventura de fray Félix
               celebra y estima en tanto,
               que habiendo la santidad
               de Pío Quinto consagrado
               al cardenal por obispo
               de Fermo, hoy miércoles cuatro
               de Agosto, a los senadores
               y caballeros romanos
               mandó que a recibir salgan
               a su padre, cuyos años
               han merecido llegar
               a ver de pobre serrano
               cardenal de Roma un hijo
               de las peñas de Montalto.


Pág. 134 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


RICARDO:

               Su prudencia lo merece;
               porque no es soberbio sabio,
               ni pobre presuntuoso.

JULIANO:

               Decís la verdad, Ricardo.

RICARDO:

               Oíd, que según las voces
               del vulgo y pueblo voltario
               entran ya.

JULIANO:

               ¡Notable día!

RICARDO:

               ¡Oh, venturosos serranos!

Por una puerta salga el príncipe FABRIANO Colona,
el EMBAJADOR Dr España, ASCANIO, de cardenal,
SIXTO, de cardenal también. Y por otra, al mismo tiempo,
salgan MARCO Antonio, CÉSARO, FABIO, SABINA, CAMILA y
CHAMOSO. Y arriba se descubre un corredor donde está EL
PAPA Pío QuiNTo. Y en un caballo que lleve del diestro un
lacayo, entre PERETO, de pastor; toque la MÚSICA; y en
llegando, SIXTO le tiene el estribo a su padre para que se apee

SIXTO:

               Yo, padre, os tendré el estribo.

PERETO:

               Hijo, aguarda que ya abajo.
               ¿Un cardenal ha de hacer
               tal cosa?

SIXTO:

               Si por honraros
               me honra el cielo de este modo,
               no es mucho, mi padre caro,
               que teniéndoos el estribo
               estribe en él mi descanso.
De rodillas
               Aquesa mano me dad.


Pág. 135 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


PERETO:

               Levanta y toma los brazos,
               que no es justo que a mis pies
               esté un cardenal postrado.

SIXTO:

               Si como soy cardenal
               gozara del trono sacro
               de san Pedro, ya os he dicho
               que os besara arrodillado
               esta venerable diestra.
               Sepan los que me llamaron
               villano, lo que me precio
               de este sayal tosco y basto.
               Montalto ha sido mi patria,
               que aunque pobre, el nombre es alto,
               un monte serán mis armas
               y mi apellido Montalto.
               Montalto han de llamarse
               mis parientes, comenzando
               mi linaje en mí, que espero
               que mi dicha ha de encumbrarlo.
               Llegad, padre, y desde aquí
               adoraréis el pie sacro
               de su beatitud.

PERETO:

               ¿Qué aguardan
               mis regocijados años?
De rodillas
               Santísimo padre Pío,
               cuya piedad ha mostrado
               lo que la humildad estimas,
               los humildes ensalzando,
               tus pies beatisimos beso.


Pág. 136 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               Venerable viejo, alzáos,
               que os debe Italia infinito
               por el hijo que habéis dado
               a la militante iglesia,
               de cuya prudencia aguardo
               célebres y heroicos hechos.
               Su aumento tomo a mi cargo,
               y para que ponga casa
               le doy siete mil ducados
               de renta.

FABRIANO:

               Y yo le señalo
               otros cinco mil de renta.

EMBAJADOR:

               Y yo y todo también en nombre
               del rey católico y sabio,
               el gran monarca Filipo
               el segundo, le señalo
               otros cinco mil de renta.

SIXTO:

               Cielos, no merezco tanto.

SABINA:

               Hermano, ¿no nos habláis?

SIXTO:

               Con el alma y con los brazos,
               por hermana y compañera
               de mi estudio y mis trabajos.
               Césaro es ya vuestro esposo,
               que el príncipe de Fabriano
               lo quiere ansi.

FABRIANO:

               Con tal dicha,
               infinito es lo que gano.

CÉSARO:

               Pues Marco Antonio Colona
               la mano a Camila ha dado,
               también con vuestra licencia.


Pág. 137 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SIXTO:

               Hónrome con tal cuñado.
               Tráiganme, Sabina mía,
               a vuestro hijo Alejandro
               a Roma, porque se críe
               en ella, y tenga Montalto
               por apellido.

FABRIANO:

               Sea ansí;
               y críese en vuestro palacio,
               ilustrísimo señor,
               vuestra virtud imitando.

CHAMOSO:

               ¿No os acordáis de Chamoso
               que vos dió un día su cuartago
               con que venistes a Roma
               más presto que por encanto?
               Pues yo bien me acuerdo de él.
               O pagalde, o dadnos algo,
               o, pues ya sois cardenal,
               hacedine chichón.

SIXTO:

               El pago
               que os doy por tan buen socorro,
               son de renta cien ducados
               para vos y vuestros hijos.

CHAMOSO:

               Saldrá el vientre de mal año.
               Yo sé que habéis de ser papa,
               que cuando érades mochacho
               de teta, todos los días
               decíades, "teta, papa."


Pág. 138 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               Vamos,
               que quiero que Roma vea
               lo que han alcanzado
               las letras de un pastor pobre.

SIXTO:

               Los que a sus padres honraron,
               premia el cielo de esta suerte.

CÉSARO:

               Si los sucesos extraños
               quiere saber el curioso
               de Sixto Quinto, en cuatro años
               que gozó de la tiara
               y sumo pontificado,
               a la segunda comedia
               le convido, que son tantos,
               que no pueden reducirse
               a tan corto y breve espacio.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg