La entretenida: 004

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 004 de 106
La entretenida Jornada I Miguel de Cervantes


OCAÑA

Con todo, te has de quedar,
Cristina...


CRISTINA

¿A qué?


OCAÑA

A buenas noches,
    Eres muy solicitada 65
y muy vista, y no está el toque
en que la flor no se toque,
si al serlo está aparejada.
   Las flores en el campo están
sujetas a cualquier mano: 70
a las del bajo villano
y a las del alto galán,
    al arado y al pie duro
del labrador que le guía;
pero la flor que se cría 75
tras el levantado muro
    del recato, no la ofende
el cierzo murmurador,
ni la marchita el ardor
del que tocarla pretende. 80
    La mujer ha de ser buena,
y parecerlo, que es más.


CRISTINA

Gran predicador estás;
mas tu dotrina condena
    a tus lascivos intentos. 85


OCAÑA

Levántasles testimonio:
que al blanco del matrimonio
asestan mis pensamientos.


CRISTINA

A mucho te has atrevido.
Muestra; aquí está la cebada. 90


(Dale el harnero.)


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III