La entretenida: 019

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 019 de 107
La entretenida Jornada I Miguel de Cervantes


(Entra DON ANTONIO, hermano de MARCELA.)
MARCELA

Mira do viene suspenso;
tanto, que no echa de ver
que aquí estamos. De su ser
que está trastrocado pienso.
   Escuchémosle, y advierte 535
cómo de Marcela trata.


DON [ANTONIO]

Es tu ausencia la que mata;
no el desdén, aunque es tan fuerte.
   ¡Ay dura, ay importuna, ay triste ausencia!
¡Cuán lejos debió estar de conocerte 540
el que al furor de la invencible muerte
igualó tu poder y tu violencia!
   Que, cuando con mayor rigor sentencia,
¿qué puede más su limitada suerte
que deshacer la liga y nudo fuerte 545
que a cuerpo y alma tiene inconveniencia?
   Tu duro alfanje a mayor mal se estiende,
pues un espíritu en dos mitades parte.
¡Oh milagros de amor, que nadie entiende!
   Que, del lugar de do mi alma parte, 550
dejando su mitad con quien la enciende,
consigo traiga la más frágil parte.
   ¡Oh Marcela fugitiva
y sorda al lamento mío!
¿Cómo quiere tu desvío 555
que ausente muriendo viva?
   ¿Dónde te ascondes? ¿Qué clima,
inhabitable te encierra?
¿Cómo a tu paz no da guerra
el dolor que me lastima? 560
   ¡Téngote siempre delante,
y no te puedo alcanzar!


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III