La entretenida: 020

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 020 de 107
La entretenida Jornada I Miguel de Cervantes


MARCELA

Para temer y pensar,
¿esto no es causa bastante?


   

DOROTEA

Sí, por cierto. Nunca estés 565
sola, si fuere posible;
de que aspire a lo imposible,
jamás ocasión le des;
   rómpase en tu honestidad,
en tu advertencia y recato, 570
la fuerza de su mal trato,
que nace de ociosidad.
   Y vámonos, no nos vea;
dé a solas rienda a su intento.


MARCELA

Yo estoy en tu pensamiento, 575
que es muy bueno, Dorotea.

 
(Éntrase MARCELA y DOROTEA.)
 
(Sale OCAÑA, de lacayo,
con una varilla de membrillo
y unos antojos de caballo en la mano,
y pónese atento a escuchar a su amo.)

  

DON [ANTONIO]

Amor, que lo imposible facilitas
con poderosa fuerza blandamente,
allanando las cumbres,
¿por qué las nubes de mi sol no quitas? 580
¿Por qué no muestras por algún Oriente
las dos hermosas cumbres
que dan rayos al sol, luz a tus ojos,
por quien te rinde el mundo sus despojos?
   ¿Qué quieres, Ocaña?


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III