La entretenida: 032

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 032 de 107
La entretenida Jornada I Miguel de Cervantes


TORRENTE

¡Eso es lo que yo digo, pesia al mundo!


DON [ANTONIO]

¿Mandabas tú a los vientos, o pudiste
del proceloso mar las altas olas 935
sosegar algún tanto? ¿No es locura
hacer caso de honra los sucesos
varios de la fortuna, siempre instable,
o, por mejor decir, del cielo firme?


TORRENTE

¡Ea, señor, que ya pasa de raya 940
tan grande pertinacia! ¡Vive Roque,
señor, que es don Silvestre de Almendárez,
vuestro primo y cuñado, el peregrino,
y mi amo, que es más!


CARDENIO

Pues tú lo dices,
no quiero más negarlo, pues no importa. 945
Dadme, señor, las manos.


DON [ANTONIO]

Doy los brazos,
y el alma en su lugar, querido primo.


CARDENIO

Tomad los míos, que, entre aquestos brazos,
también os doy mi alma.
  [A TORRENTE.]
En recompensa,
no te la cubrirá pelo, si puedo. 950


TORRENTE

Que no temo amenazas mal nacidas,
porque esto es lo que importa a nuestro hecho.


MUÑOZ

¿Y cómo?


DON [ANTONIO]

No hayáis miedo que se os toque
al pelo de la ropa por lo dicho.


TORRENTE

Mi señor es discreto, y verá presto 955
de cuán poca importancia era el silencio,
en semejante caso.


DON [ANTONIO]

Señor primo,
vamos a casa, y sepa vuestra esposa
vuestra buena venida y deseada.


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III