La entretenida: 044

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II
Pág. 044 de 106
La entretenida Jornada II Miguel de Cervantes


(Entra DON AMBROSIO.)
DON AMBROSIO

Por ti, virgen hermosa, esparce ufano,
contra el rigor con que amenaza el cielo,
entre los surcos del labrado suelo, 300
el pobre labrador el rico grano.
   Por ti surca las aguas del mar cano
el mercader en débil leño a vuelo;
y, en el rigor del sol como del yelo,
pisa alegre el soldado el risco y llano. 305
   Por ti infinitas veces, ya perdida
la fuerza del que busca y del que ruega,
se cobra y se promete la vitoria.
   Por ti, báculo fuerte de la vida,
tal vez se aspira a lo imposible, y llega 310
el deseo a las puertas de la gloria.
   ¡Oh esperanza notoria,
amiga de alentar los desmayados,
aunque estén en miserias sepultados!

 
(Entra CRISTINA.)

  

CRISTINA

Habrá fiesta y regodeo, 315
y la parentela toda
vendrá, sin duda, a la boda.


DON AMBROSIO

Mi norte descubro y veo.
   ¡Oh dulcísima Cristina!


CRISTINA

De alcorza debo de ser. 320


DON AMBROSIO

Tribunal do se ha de ver
lo que el Amor determina
   en mi contra o mi provecho.


CRISTINA

¡Estraña salutación!


DON AMBROSIO

La lengua da la razón 325
como la saca del pecho.
   Pero vengamos al punto.
Mi esperanza, ¿cómo está?
¿Ha de morir? ¿Vivirá?
¿Contaréme por difunto? 330
   ¿Dificúltase la empresa?
¡Presto, que me vuelvo loco!


CRISTINA

Idos, señor, poco a poco,
que preguntáis muy apriesa.


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III