La entretenida: 072

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 072 de 106
La entretenida Jornada III Miguel de Cervantes


TORRENTE

Es una penca verduga 290
que las espaldas arruga
del maldiciente más diestro.


OCAÑA

Luego, ¿vais a castigar
algún maldiciente?


TORRENTE

Sí.


OCAÑA

Pues no pasemos de aquí, 295
que yo también he de dar
   doce palos a un bellaco,
socarrón, traidor, y miente.


TORRENTE

Si lo dices por Torrente,
daré destierro a este saco, 300
   y haré en calzas y en jubón,
ya con el palo o sin él,
que confieses ser tú aquel
desmentido y socarrón.


OCAÑA

Tente, Torrente; ¿estás loco?, 305
ten tus cóleras a raya,
si quieres que yo me vaya
en las mías poco a poco.
   ¿Han de fenecer aquí,
por gustos de mozas viles, 310
dos Héctores, dos Aquiles?


TORRENTE

Mueran. ¿Qué se me da a mí?


OCAÑA

¡Vive Dios!, que Cristinilla
me mandó te apalease;
a lo menos, te reglase 315
la una y otra mejilla
   con una navaja aguda:
que es, si en ello mirar quieres,
entre las crudas mujeres,
la más insolente y cruda. 320
   Lo mismo a mí me mandó
que a ti.


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III