La entretenida: 078

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 078 de 106
La entretenida Jornada III Miguel de Cervantes


DOROTEA

No toméis menos; puesta de rodillas 450
dentro de un oratorio, papa santos
dos horas más allá de los maitines.


CRISTINA

También es mi señora una bendita,
y, por nuestra desgracia, ellas son santas.


DOROTEA

Pues ¿no es mejor, amiga, que lo sean? 455


CRISTINA

No; ni con cien mil leguas. Si ellas fueran
resbaladoras de carcaño, acaso
tropezaran aquí y allí rodaran;
y, sabiendo nosotras sus melindres,
tuviéramos la nuestra sobre el hito: 460
ellas fueran las mozas, y nosotras
fuéramos las patronas a baqueta,
como dice il toscano.


DOROTEA

Verdad dices:
que el ama de quien sabe su criada
tiernas fragilidades, no se atreve, 465
ni aun es bien que se atreva, a darle voces,
ni a reñir sus descuidos, temerosa
que no salgan a plaza sus holguras.


CRISTINA

¿Has visto qué calzado trae Lorenza,
la que sirve al letrado boquituerto? 470
¿Quién se le dio, si sabes?


DOROTEA

Un su primo
donado, que es un santo.


CRISTINA

¡Ay Dorotea,
cómo los canonizas!


DOROTEA

Oye, hermana,
que los músicos suenan, y el barbero,
gran bailarín, es éste que aquí sale. 475


MUÑOZ

¡Vive el cielo!, que es cosa de los cielos
el entremés.


OCAÑA

Aquel viejo me enfada;
que le he de dar, pondré, una bofetada.


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III