La entretenida: 103

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 103 de 106
La entretenida Jornada III Miguel de Cervantes


CARDENIO

Estos soles sobrehumanos,
por quien mi mal crece y mengua,
pusieron freno a mi lengua,
como esposas a mis manos.
   En los rayos de sus ojos 1160
se despuntaban los míos,
y nunca mis desvaríos
llegaron a darla enojos.
   Si me queréis castigar,
primero advertid, señores, 1165
que los yerros por amores
son dignos de perdonar.


DON [ANTONIO]

En albricias, el perdón
te diera, mas ten aviso
que el Pontífice no quiso 1170
conceder dispensación
   entre mi primo y mi hermana.


MARCELA

Casamientos de parientes
tienen mil inconvenientes.


CLAVIJO

El favor todo lo allana. 1175
   Yo iré a Roma, y la traeré.


DON SILVESTRE

Yo, aunque primo verdadero,
ni quedarme en casa quiero,
ni poner en ella el pie:
   que la honra de mi prima 1180
ha de ir contino adelante,
sin que haya otro estudiante
que la asombre o que la oprima.


CRISTINA

¿No ha de haber un casamiento
en esta casa jamás? 1185


OCAÑA

Tú, Cristina, le harás,
si te ajustas a mi intento.


CRISTINA

Yo me ajusto al de Quiñones.


QUIÑONES

Pues yo no me ajusto al tuyo.


CRISTINA

¿Tú, para no ser mi cuyo, 1190
hallas razón?


La entretenida de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III