La hermosa Ester: 021

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 021 de 123
La hermosa Ester Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ASUERO:

Ya no le puedo tener,
que eres el reino que adoro.
  Arrojaré los diamantes,
los vasos, la plata y seda,
en los mares circunstantes,
y aun el seso, si me queda,
en tristezas semejantes.
  ¿Qué importaba que estuvieras
con tus damas ocupada
y a mi ruego no salieras?
No fuiste tú tan culpada,
que tanto mal merecieras;
  yo fui quien fin tan amargo
ha dado a tan dulce unión;
que siempre trae por cargo
breve determinación
arrepentimiento largo.
  Ven, Amán: vente conmigo:
contaréte mi dolor
y descansaré contigo;
que las tristezas de amor
descansan con el amigo.

AMÁN:

  No aumentes el descontento
con los celos, pues podrán
los tiempos mudar tu intento.

ASUERO:

En toda mi vida, Amán,
Persia me ha de ver contento.
(Váyanse el REY y AMÁN.)


<<<
>>>