La hermosa Ester: 034

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 034 de 123
La hermosa Ester Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SIRENA:

  Selvagio, como le agrada
el aldea al cortesano,
agrada al rudo villano
ver la techumbre dorada:
la dama de oro cansada
pardo picote desea,
y el oro la del aldea:
truécanse plumas y varas;
que si en los gustos reparas,
no hay gusto que firme sea;
  el casado al libre envidia,
y el libre envidia al casado;
quien tiene el mundo abreviado:
del gobierno se fastidia:
India, Etiopía, Numidia,
no dan a Asuero, en rigor,
contento, y muere de amor
de que le falta Vastí;
que siempre decir oí:
lo que falta es lo mejor.

SELVAGIO:

  Tente y advierte, Sirena,
que me dejas a morir.

SIRENA:

Déjame, Selvagio, ir
a donde mi suerte ordena;
que mañana tendrá pena
alguna reina de amores;
¿iréis allá labradores?


La hermosa Ester de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III