La hermosa Ester: 046

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 046 de 123
La hermosa Ester Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARDOQUEO:

Quien le estimare, le vea.
(MARDOQUEO solo.)
  Dios de mis padres, no es soberbia mía
no me rendir a Amán, tan arrogante
como Nembrot, aquel feroz gigante
que escalar vuestros cielos pretendía:
introdújose así la idolatría;
no es bien que con el culto se levante,
debido a quien no tiene semejante,
quien no tiene poder seguro un día.
Vos sois la majestad a quien debida
es nuestra adoración, y por quien vierte
sangre en las aras donde sois servida.
Nadie con vos es poderoso y fuerte;
que como sois el dueño de la vida,
también tenéis el cetro de la muerte.
(BAGATÁN y TARES.)

BAGATÁN:

  Paréceme que es mejor
que le matemos de hecho.

TARES:

Tengo a la guarda temor.

BAGATÁN:

Que te ayudarán sospecho,
conociendo tu valor;
  que aunque allí se escandalicen,
mil príncipes has de hallar
que nuestra hazaña autoricen.


<<<
>>>