La hermosa Ester: 057

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 057 de 123
La hermosa Ester Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MARDOQUEO:

Solo al Supremo Señor
pongo la rodilla en tierra;
quien le da a los hombres, yerra:
solo es Dios digno de honor.
(Váyase.)

AMÁN:

  ¿Quién es el que sale allí?

MARSANES:

¿Aquel, señor? Un hebreo.

AMÁN:

¿Pues cómo se ha estado así?

MARSANES:

Porque tan libre le veo
siempre delante de ti.

AMÁN:

  Parece que lo he notado
que en pie y cubierto se ha estado:
que entre o salga, y en su ley
no se dirá que a un virrey
no respete el más honrado.

MARSANES:

  De tal manera le hallo
mil veces en tu presencia,
que él es el rey, tú el vasallo,
porque a ti te reverencia
lo mismo que a tu caballo;
  y como nunca se quita
de la puerta, es muy notado.

AMÁN:

La espada y el brazo incita.

MARSANES:

El mismo mármol helado
adonde se arrima, imita.


<<<
>>>