La hermosa Ester: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 123
La hermosa Ester Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MARSANES:

¡Que un hombre que aun no es vasallo
le cause tanta pasión!
  ¡Un esclavo, un vil cautivo,
mísero pez del Jordán
a la alta nave de Amán
se quiere oponer altivo!
  Mas hoy acaba con él,
y en la horca fabricada,
lo que es indigno a su espada,
hará un infame cordel;
  en quitándole la vida,
cesará tan triste enojo.

ZARES:

Infamará su despojo
espada tan bien nacida;
  y así, es justo que un verdugo
acabe con su arrogancia;
y sin admitir distancia,
de la esclavitud el yugo
  del mísero pueblo hebreo
corte quitando las vidas.

MARSANES:

Por tu vida, que le pidas
que no entierre a Mardoqueo.
  ¡Cómanle perros!

ZARES:

Sí harán;
que aun no ha de quedar ceniza
de hombre que desautoriza
los pensamientos de Amán.


<<<
>>>