La hermosa Ester: 115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 115 de 123
La hermosa Ester Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entre AMÁN, y ESTER se siente en un estrado.)
AMÁN:

  Si merece un enemigo
que una Reina poderosa
temple el rigor del castigo.
y que te muestres piadosa
en tanta ofensa conmigo.
  vesme aquí puesto a tus pies;
pero dirás que no es
humildad de aquel vasallo
que lo estuvo del caballo
deste que tan alto ves.
  Nunca el valor generoso
fue ingrato, señora, al ruego;
abre tu pecho piadoso,
a cuya hermosura llego
humillado y vergonzoso;
  mira estos ojos que ayer
tuvieron tanto poder,
que bañan de llanto el suelo.
e imita en piedad al cielo
como en hermosura, Ester.
  Nunca me ha pesado a mí
de que fueses mi señora
y el Rey dejase a Vastí;
entonces, siempre y agora
al Rey hablé bien de ti.
  Airado está; si tú quieres.
tú sola le templarás.
Más en perdonarme adquieres
que yo en vivir, pues es más
que ser yo, ser tú quien eres.


La hermosa Ester de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III