La hermosa Ester: 118

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 118 de 123
La hermosa Ester Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ASUERO:

  ¡Hay tal maldad! Pues, amigos,
pase por la misma ley;
haya menos enemigos,
que iguales tocan al Rey
los premios y los castigos.
  Si tuvo ese mal deseo,
hoy los de Susa verán
que es de la humildad trofeo
ocupar la horca Amán
que esperaba a Mardoqueo.
  Llevalde y ponelde en ella,
porque vea mi Ester bella
cuánto soy agradecido
al favor que he recibido
de los hebreos y della.
  Dejaré en el mundo ejemplo
de piedad y gratitud.
(Llévenle.)

ESTER:

Juntas en ti las contemplo.

ASUERO:

Por diosa de mi salud
quisiera labrarte un templo.

MARDOQUEO:

  Háblale, amada sobrina,
sobre lo que determina
hacer de la sangre nuestra.


<<<
>>>