La hermosa Ester: 120

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 120 de 123
La hermosa Ester Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ESTER:

Él, airado, condenó,
no solamente su cuello
a la muerte, como has visto,
pero a todos los hebreos.
Cartas están despachadas
con tu soberano sello,
por orden de Amán, que todos
el día décimo tercio
del mes Adar, mueran juntos,
y así los soldados fieros
están aguardando el día
para ejecutar sangrientos
sus muertes, y saquearlos.
Revoca, señor, te ruego,
este decreto cruel,
por ser de las manos hecho
de un hombre tan envidioso,
y por ser tu esposa dellos;
que si no mandas que cese
el riguroso decreto,
la primera seré yo,
el segundo Mardoqueo;
y puesto que soy tu esclava
y que esta muerte merezco,
por no merecerte a ti,
que es delito que te debo,
Mardoqueo está inocente,
y asimismo muchos buenos
que ruegan por tu salud
al gran Dios de los ejércitos.
Duélate, señor, mi llanto,
que aunque soy río pequeño,
van al mar de tu piedad
estas lágrimas que vierto.


<<<
>>>