La hija del aire: 015

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 015 de 174
La hija del aire Jornada I Pedro Calderón de la Barca


NINO:

Desde hoy vivir en ella determino
en la ciudad que, de mi nombre, Nino,
Nínive se ha llamado,
a quien por grandeza he edificado.
Tú, Menón, que valiente
los sagrados laureles de mi frente
tanto has facilitado,
que a ti el mirarme de ellos coronado
confesaré que debo,
si bien bien a pagártelos me atrevo,
hoy con la gente en Ascalón te queda,
donde, a tu orden, disponer se pueda
ese despojo todo;
y en su distribución dispón el modo,
de suerte que el más mísero soldado
no vuelva sin que vuelva coronado
con trofeos marciales
a pisar de su casa los umbrales.
Y porque a dar hoy enseñado vivas,
quiero que antes recibas;
porque no sabe cuánto es lisonjero
el dar, el que primero
no supo cuánto fue, Menón, penoso
que liberal no fuera un poderoso;
quiero que en este punto
el dar y el recibir lo aprendas junto.
Esa Provincia bella,
con cuanto en sí contiene, hinche y es de ella,
es tuya; de Ascalón eres ya dueño,
aunque triunfo pequeño
a tus grandes servicios.


<<<
>>>