La hija del aire: 020

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 020 de 174
La hija del aire Jornada I Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Viento, llévale a Irene estos suspiros,
y tú, diosa Fortuna,
condicional imagen de la Luna,
estate un punto queda;
diviértela tú, Amor, para su rueda,
para que sean testigos
los Cielos que una vez han sido amigos.
(Vanse, y se quedan CHATO y SIRENE.)

SIRENE:

Bien veis cuán desvergonzado
sin Dios, sin justicia y ley,
delante del propio Rey
hoy conmigo habéis andado
diciendo males de mí.

CHATO:

No os cause aqueso inquietud;
que pensé que era virtud.

SIRENE:

¿Cómo?

CHATO:

A un sacerdote oí
del dios Baco el otro día,
que sus sacerdotes son
con quien tengo devoción,
que hace mal el que decía
de sus propias cosas bien;
y como sois propia cosa
vos, puesto que sois mi esposa,
dije mal para hacer bien.


<<<
>>>