La hija del aire: 022

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 022 de 174
La hija del aire Jornada I Pedro Calderón de la Barca


CHATO:

Bruto, ¿no ves que no ves
la pata que está escondida?
Si la vieras descalza,
sin medias y sin zapatos,
dedos con más garabatos
que una letra procesada,
nunca que es limpia dijeras.
¿Pues qué habiendo de asistir
al desnudar y vestir?
Y más si, tal vez, la vieras,
por los hombros un manteo,
en chapines ir andando
con los pies de águila, cuando
es necesario el deseo,
llegaras a conocer
que tú mirándola estás
como una mujer no más,
y yo como mi mujer.

SIRENE:

Todo aquesto no es disculpa,
y bien que llegamos ya
a casa, y que sabré allá
absolveros de esa culpa
con la tranca de la puerta.
(Sale FLORO.)

FLORO:

Una, dos, tres; aquí es.

CHATO:

¿Qué es aquí una, dos, tres?


<<<
>>>