La hija del aire: 025

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 025 de 174
La hija del aire Jornada I Pedro Calderón de la Barca


SIRENE:

En viendo un soldado yo,
se me quitan los enojos,
tras él me llevan los ojos.

FLORO:

Ya con aqueso me dio
vuestra hermosura licencia
para un abrazo que os pido.

SIRENE:

A ningún recién venido
fuera el negarlo decencia;
pero esto es en cortesía.

FLORO:

¿Quién vio tan villano agrado?
(Sale CHATO.)

CHATO:

¡Válamos Dios, seor soldado!
¿Pues tanta prisa corría
que no esperarais a entrar
en casa? Venid, por Dios;
no deis qué decir de vos
en la calle.

SIRENE:

Maliciar...

CHATO:

¿Yo malicio?


La hija del aire de Calderón

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III