La hija del aire: 044

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 044 de 174
La hija del aire Jornada I Pedro Calderón de la Barca


SEMÍRAMIS:

En esta lid nos halló
Tiresias, que había salido
a hacer del mortal eclipse
no sé qué astrólogo juicio;
y viendo de fieras y aves,
en dos bandos divididos,
un duelo tan desusado,
un tan nuevo desafío,
llegó al lugar, viome en él,
y llevándome consigo,
vio que le seguían las aves,
llevando en garras y en picos
de las rústicas majadas
hurtados los lacticinios,
que ser pudiesen entonces
primero alimento mío.
A tanto portento absorto,
fue a consultar el divino
oráculo de Venus,
que de esta suerte le dijo:
«Esa infanta alumna es mía,
y como siempre vivimos
opuestas Diana y yo,
la ofende ella y yo la libro.


<<<
>>>