La hija del aire: 051

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 051 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Palabra de ser tu esposo
te ofrecí, con que no alcanza
mi fe más que la esperanza
de que seré tan dichoso
si en este estado amoroso
hoy a la Corte me voy,
y dejo tu beldad hoy;
aquí bien me ha disculpado
el ver cuán amenazado
de tus influjos estoy.
Yo no me puedo casar
-que esto es obediencia y ley-
sin dar cuenta de ello al Rey.
Mientras lo voy a tratar
y lo vuelvo a efectuar,
que en esta quinta te estés,
prevención, no prisión es,
aunque todo lo es, señora;
que no he de negarte ahora
lo que has de saber después.
Pues si ocultarte pudiera,
tanto mi amor te ocultara,
que ni el Sol viera tu cara
ni el aire de ti supiera.
Si hacerla pudiera, hiciera
una torre de diamante,
y para que más constante
fuese, Semíramis bella,
a todas las llaves de ella
quebrara luego al instante.


<<<
>>>