La hija del aire: 058

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 058 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


SIRENE:

Yo hablaré.

CHATO:

No, sino yo.

SIRENE:

No conviene.

CHATO:

Sí conviene.

SEMÍRAMIS:

Decid vos. Callad, Sirene.

CHATO:

Oíd si tengo causa o no.
Finalmente quiso Dios,
como digo de mi cuento,
si no lo habéis por enojo,
que al vivir en nueso puebro
cuando allí estuvo el Rey Nino,
le dieron alojamiento
en nuesa casa a un soldado,
cariñoso por extremo,
pues, desde el primer instante
que entró, nos entró diciendo
que abrazaba en cortesía,
si en ella se abraza recio.


<<<
>>>