La hija del aire: 070

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 070 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Ni bien rubio, ni bien negro
su variado color era,
sino un medio entre los dos,
como en la estación primera
del día luces y sombras
confusamente se mezclan,
que ni bien sombras ni luces
se distinguen; así, hecha
del azabache y del oro
una mal distinta mezcla,
crepúsculo era el cabello,
siendo sus neutrales trenzas
para ser negras, muy rubias,
para ser rubias, muy negras.
No de espaciosa te alabo
la frente; que antes, en esta
parte sólo, anduvo avara
la siempre liberal maestra,
y fue, sin duda, porque
queriendo, señor, hacerla
de una nieve que hubo acaso,
la hubo de dejar pequeña,
porque no le fue posible
que entre la más pura y tersa
se hallase ya un poco más
de una nieve como aquélla.


<<<
>>>