La hija del aire: 072

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 072 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

De sus mejillas la tez
era otra unión de diversas
colores. ¿Viste la rosa
más encendida y sangrienta
en la púrpura de Venus?
¿La azucena viste en ella
con el candor de la Aurora?
Pues tú allá te considera
esa azucena, esa rosa,
ajadas entre sí mesmas,
y sus mejillas verás
al mismo instante que veas
a la rosa desteñida,
o teñida la azucena.
La boca, corte del alma,
donde la hermosura reina,
ya severamente grave,
ya dulcemente risueña,
era, no digo una joya
de corales y de perlas
-que esta alabanza común
ya es particular ofensa-,
sino un archivo de todo
cuanto la Naturaleza
pudo asegurar; y así
grande hubo de ser por fuerza.


<<<
>>>