La hija del aire: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Mi ingratitud, ¡ay de mí!,
es lealtad.

NINO:

¿Pues cómo así?
¿Oponiéndote a mi gusto?

MENÓN:

Como tu gusto no es justo.

NINO:

¿De qué suerte?

MENÓN:

Escucha.

NINO:

Di.

MENÓN:

Aquella hermosa pintura,
que hoy has visto imaginada,
es ésta que miras viva
puesta conmigo a tus plantas.
Semíramis es, señor,
y si pretendí guardarla
de ti, fue porque tú mismo
advertiste a mi ignorancia
que aun pintada no llevase
a un poderoso mi dama,
porque era necia fineza.


<<<
>>>