La hija del aire: 102

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 102 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


NINO:

Aguarda;
que, para lo que yo tengo
de hacer ahora, me falta
informarme del estado
en que con ella te hallas.

IRENE:

 (Aparte.)
Mucho harán mis sentimientos,
¡Cielos!, si hoy no se declaran.

SEMÍRAMIS:

Eso he de decirlo yo,
que a mi decoro, a mi fama,
a mi altivez, mi soberbia,
mi ambición y mi arrogancia
conviene que sepan todos
que antes de ver que me llama
Menón su esposa, no tuvo
de mí más que confianza
de que, en siéndolo, sería
suya; pues aunque me saca
su valor de una prisión
de esas rústicas montañas;
aunque en su poder me tuvo,
él sabe de mi constancia
que no me debió jamás
más que sola la esperanza,
hasta que ya como esposo
la mano le doy.


<<<
>>>