La hija del aire: 103

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 103 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


NINO:

Aguarda
tú también; que, eso sabido,
no es buen día en que se casan
dama a quien debo la vida
y amante que es mi privanza,
ser en un monte y acaso.
A ti, Menón, debo cuantas
victorias hoy me coronan
de la siempre verde rama
de laurel; a ti, divino
pasmo de aquestas montañas,
la vida debo. Y, así,
con demostraciones varias
honrar pretendo a los dos,
a cuyo efecto la fama
quiere que convide a cuantos
príncipes contiene el Asia
a estas bodas, y que en ellas
públicas fiestas se hagan
que mis grandezas publiquen...
 (Aparte.)
...y que dilaten mis ansias.

MENÓN:

Señor, aunque generoso
a tus hechuras ensalzas,
para un amante no hay fiestas
como que fiestas no hagan.

SEMÍRAMIS:

¿Por qué? Si el Rey quiere honrarnos,
Menón, con mercedes tantas,
no a mi presunción le quites
la vanidad de lograrlas.


<<<
>>>