La hija del aire: 104

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 104 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


IRENE:

 (Aparte.)
Dice Semíramis bien.
¡Oh, si pudiesen mis ansias
dar término, Cielos, entre
mi deseo y mi venganza!

NINO:

Pues tú, bellísima Irene,
a Semíramis gallarda
contigo a Nínive lleva
por sus calles y sus plazas
en tu Real carro. Vestida
de plumas, joyas y galas,
triunfe, y como a mí se humillen;
que a su beldad soberana
su Rey le debe la vida,
y solicita pagarla.

IRENE:

Ven, Semíramis, conmigo;
que yo haré lo que el Rey manda.
 [Aparte.]
Y aun lo que no me mandare,
pues haré que tu esperanza
en el horror de mis celos
tropiece, ya que no caiga.

NINO:

Acompañad a las dos
todos.


<<<
>>>