La hija del aire: 107

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 107 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Mi vida
pondré, señor, a tus plantas.

NINO:

Menos quiero; pues, porque
no diga jamás la fama
que Nino a Menón quitó
su esposa, quiero que haga
la amistad, y no el poder,
una conveniencia extraña;
y es que, esto asentado ahora,
volvamos a la pasada
metáfora. ¿No dijistes
que ésta, verdadera o falsa,
tenía una novedad
que era fácil desatarla?
Pues yo quiero que sean dos,
y que en el fin también haya
nuevo estilo. Esto ha de ser,
ya que introducidos se hallan
aquí Rey, dama y valido,
vencerte tú, porque salga
de andar en duelos de amor
la Majestad: desatada
una, otra es, desde hoy,
yo el amarla y tú olvidarla.

MENÓN:

Señor, vencerse a sí mismo
un hombre es tan grande hazaña
que sólo el que es grande puede
atreverse a ejecutarla.
Tú eres Rey, vasallo soy.


La hija del aire de Calderón

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III