La hija del aire: 112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 112 de 174
La hija del aire Jornada II Pedro Calderón de la Barca


NINO:

¡Basta!

MENÓN:

¿Que soy tu privanza olvidas?

NINO:

Donde hay celos no hay privanza.
Y puesto que esto ha de ser,
yo he de decir que se haga
la boda, y tú has de decir
que a tu disgusto te casas,
sin que a mirarla te atrevas
desde este instante. Repara
que te quebraré los ojos
si te atreves a mirarla.
  (Vase.)

MENÓN:

¡Ay, Semíramis divina!
¡Ay, hermosura, ay, soberana
Hija del Aire! ¡Llevose
tu nombre mis esperanzas!


<<<
>>>