La hija del aire: 115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 115 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


ARSIDAS:

Ya la música otra vez
suena; ya se apean.
(Tocan y salen IRENE, SEMÍRAMIS, ricamente vestidas, y DAMAS.)

NINO:

Dichoso
yo, que merecí adorar
dos deidades en un solio,
dos soles en una esfera
y dos diosas en un trono.

SEMÍRAMIS:

Más dichosa quien de vos
tuvo aplausos tan heroicos.

CHATO:

  [Aparte.]
¿Quién no dirá que mi ama
siempre trujo aquel adorno?
Pues yo me acuerdo de cuando
eran pellejos de un lobo.
Pero como ésas, pellejas
vemos hoy cubiertas de oro.


<<<
>>>