La hija del aire: 129

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 129 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

[Aparte.]
¡Que sea, ¡ay de mí!, forzoso,
siendo sus enojos falsos,
hacer ciertos sus enojos!
  [Aparte a ella.]
Semíramis, aunque tengas
quejas de mí, y aunque ignoro
la ocasión, no te he de dar,
¡quién vio más terrible ahogo!,
satisfacciones, porque
no puedo. ¡Atiende a mis ojos,
hermoso imposible mío!
Esto a las quejas respondo;
y en cuanto a que ser no quieras
mi esposa, yo te perdono
el desaire... No hago tal
de decírmelo en mi rostro,
pues con eso has excusado
que yo te diga lo propio.

SEMÍRAMIS:

¿Que tú lo dijeras?

MENÓN:

Sí.

IRENE:

  [Aparte.]
¡Él la desprecia! ¡Qué oigo!

NINO:

[Aparte.]
No empieza a fingirlo mal.


<<<
>>>