La hija del aire: 139

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 139 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


(Sale ARSIDAS.)
ARSIDAS:

Señor.

NINO:

A esa fiera
desconocida e ingrata
que a quien alimenta mata,
las armas quitad, y muera
en la prisión más severa
de Nínive; su castigo
que sea escarmiento, digo,
de toda Siria, pues hallo
ser malo para vasallo
quien no es bueno para amigo.

MENÓN:

Esta, señor, es mi espada;
que no puedo en trance igual
darte mejor memorial
que a ella de sangre bañada.
Mira ya a tus pies postrada
la que fue rayo de Oriente;
sólo pido que, prudente,
adviertas que rayo ha sido,
y que, así, no habrá ofendido
los laureles de tu frente.
Todo mi delito es
que amor hiciese delito.


La hija del aire de Calderón

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III