La hija del aire: 154

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 154 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


NINO:

Ya me es forzoso seguirle.
Aunque recatado intentes
huir, aborto de las sombras,
tengo que saber quién eres.

MENÓN:

La voz es del Rey; aquí
no hay resistencia más fuerte
que el huir. ¡Quieran los dioses
que ya con la puerta acierte!
(Vanse y vuelve el REY desnuda la espada.)

NINO:

Sin darme respuesta alguna,
cobarde la espalda vuelve.
Sabré quién es quien al culto
sagrado de estas paredes,
licenciosamente osado,
a tales horas se atreve.

MENÓN:

Perdí el tino. ¡Hojas y ramas,
pues sois de amor delincuentes
toda la vida abrazadas,
en vuestro centro esconderme!

NINO:

No podrán; que a mucha luz
te sigue mi fuego ardiente.


<<<
>>>