La hija del aire: 156

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 156 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Obedecerte
quise; salí, mas no hallé
otro refugio sino éste.

NINO:

¿Por dónde entraste?

MENÓN:

No sé.

NINO:

Aunque es tu honor darte muerte
yo, muere, traidor, a mis manos.

SEMÍRAMIS:

No le mates, señor, tente.

MENÓN:

Suspende la ira, si es que
celos del ruego no tienes.

NINO:

No; que son mis celos nobles,
y, rogados, se suspenden;
que si el vengarme interés
es mío, cuando eso fuere,
es interés del respeto
de Semíramis el verse
obedecida; y así,
entre los dos intereses,
quiero ser rebelde al mío
por ser al suyo obediente.
La vida te doy; levanta,
pues Semíramis lo quiere.


<<<
>>>