La hija del aire: 160

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 160 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


SEMÍRAMIS:

Detente,
señor, que si agradecida
a tus honras y mercedes
me mostré, de mi fortuna
logrados los accidentes
que favorables conmigo
se mostraron, cuando pienses
que son favores de amor,
más que me ilustran, me ofenden.

NINO:

Semíramis, un afecto
persuadido fácilmente
a una dicha, mal de aquel
concepto se desvanece.
Yo creí que eran favores
hechos a mi amor haberte
quedado en palacio, y ya
más creeré que son desdenes.
En mi poder estás hoy,
yo te adoro: neciamente
dejaré a tu rendimiento
mi ventura.

SEMÍRAMIS:

No lo intentes,
que primero que de mí
triunfe amor, me daré muerte.


<<<
>>>