La hija del aire: 168

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 168 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


MENÓN:

Sí, amigo; que esto ha podido
de mi fortuna el rigor.
Dime, ¿qué la causa ha sido
de este festivo rumor?

CHATO:

No sé si hablarte podré;
pero, al fin, la causa fue
que hoy el Rey a la persona
de Semíramis corona
por esposa y Reina.

MENÓN:

¿Qué
te daré en albricias yo?
Solamente me dejó,
por acaso, mi desdicha
este diamante.

CHATO:

Fue dicha
grandísima; pero no
hizo bien la suerte esquiva
en que no sea esta centella
tan grande como una criba.
[Gente dentro.]

[VOCES]:

¡La gran Semíramis bella,
Reina del Oriente, viva!


<<<
>>>