La hija del aire: 170

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 170 de 174
La hija del aire Jornada III Pedro Calderón de la Barca


(Descúbrese un trono y en él, sentados, NINO y SEMÍRAMIS; IRENE, ARSIDAS y gente.)
NINO:

¡Viva! Y de aqueste eminente
laurel ciña su arrebol,
dividido de mi frente,
y, pues es Reina del Sol,
Reina será del Oriente.

IRENE:

Del tiempo dulces engaños,
cuente tu posteridad
con felices desengaños,
de una edad en otra edad,
por siglos y no por años.

SEMÍRAMIS:

El rendimiento y amor
con que tu luz reverencio,
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
agradézcale el silencio,
que es el que sabe mejor.


<<<
>>>